BMW 650i Cabrio: Tan exclusivo como deportivo

generica_6e820ef71d96cd8c735725edf.jpg
Diego Zotes01 mar 2012
Al volante del nuevo Serie 6 Cabrio, y más con el motor V8 de gasolina más potente hasta la fecha, disfrutamos al máximo tanto de una elegancia y diseño supremos como de un comportamiento realmente ágil y deportivo.
Nos ponemos al volante de uno de los coches más bonitos y elegantes del mercado que se ha renovado recientemente. Se trata del nuevo Serie 6 Cabrio de BMW, que curiosamente llegó al mercado antes que su hermano Coupé, un gran cabrio que levanta pasiones a su paso ya desde su primera generación, desde luego no sin razón, puesto que resulta superatractivo, conjungando con gran maestría el dinamismo de un deportivo con la elegancia de una gran berlina. Esta segunda generación renueva su estética con una carrocería más sugerente y de mayores dimensiones, transmitiendo mayor elegancia y distinción desde cualquier ángulo. Cierto es que quizás la versión anterior ostentaba una personalidad aún más acentuada, pero a la larga seguro que este gran refinamiento del nuevo modelo resultará a sus poseedores bastante más premium.
a favorExcepcional motor V8Lujo total para 4 pasajerosElegancia deportivaen contraPeso muy notableConsumos elevadosEl precio, evidentemente
Cierto es que el precio también ha variado ligeramente, encareciéndose para alcanzar en esta versión 650i Cabrio los 111.600 euros sin extras, hasta la fecha el más alto de la gama, algo que está al alcance de muy pocos bolsillos.
Exquisito diseño de gran cabrio
El diseño resulta de lo más atractivo gracias a una combinación perfecta entre estilo deportivo y una elegancia suprema, mucho más notable que en su anterior generación. Ostenta las clásicas líneas de un deportivo, con el morro largo, una larga distancia entre ejes con un habitáculo retrasado y bajo y una zaga corta y robusta, de una aerodinámica ejemplar en un tamaño realmente llamativo, con un habitáculo perfectamente adaptado a cuatro pasajeros a todo confort y lujo. En esta nueva versión descapotable continúa cubriendo sus cabezas una evolucionada capota de lona de alta calidad que quiere rememorarnos a los cabrios más clásicos, como lo hacen también Audi con su A5 y Jaguar con el XK, abriendo de forma totalmente eléctrica en tan sólo 19 segundos al plegarse y tardando tan sólo 24 segundos para desplegarse, en movimiento y consiguiendo una buena insonorización interior.El BMW Serie 6 Cabrio nuevo presenta un diseño más refinado que su antecesor, que a la larga resultará más premium
Su imagen de conjunto llama poderosamente la atención con varias zonas destacables. El frontal transmite imagen de vanguardia e innovación, con la típica doble parrilla ovoide ensanchada e inclinada hacia delante, una gran entrada de aire inferior y flanqueado todo ello por unas atractivas ópticas rasgadas colocadas en los extremos, que sujetan un capó marcado y agresivo. El lateral se caracteriza por unas fluidas líneas dinámicas que recorren la carrocería y unos abombados pasos de rueda que sugieren potencia, aplomo y estabilidad, alargando su silueta desde la branquia de respiración del motor en las aletas delanteras. Estos trazos alcanzan una zaga robusta y aplomada en la que resaltan las atractivas ópticas de color rojo brillante iluminadas por led´s que se extienden en forma de “L” hacia el centro del portón, un paragolpes ensanchado con los reflectantes en sus extremos, separados de los faros principales, y un sistema de escape doble a los lados con grandes salidas trapezoidales.

detalle_e11c5350c37c75da71540dcd3.jpg


La carrocería del nuevo Serie 6 Cabrio ha crecido ligeramente hasta casi alcanzar los 5 metros, aunque resultando muy proporcionada y atlética gracias a las marcadas líneas que recorren la carrocería del frente a la zaga y una baja línea baja de cintura que ponen la guinda a un diseño dinámico ejemplar. Tremendas dimensiones que dejan un habitáculo muy cómodo para cuatro pasajeros en sus 2+2 plazas con un maletero espacioso y más que aceptable para ser un cabrio, brindando desde 300 a 350 litros dependiendo de si se va cubierto o descubierto.
Tan impresionante como su diseño exterior se muestra la presentación del habitáculo, creando un ambiente de lujo para los pasajeros de las cuatro amplias plazas mediante materiales de altísima calidad y última tecnología, ubicado todo ello en un salpicadero muy ergonómico orientado hacia el conductor que sugiere bienestar y seguridad a los pasajeros. La posición de conducción es exquisita con cantidad de regulaciones eléctricas en todas direcciones propias de los asientos de piel de serie en nuestra unidad. El salpicadero en su parte superior alberga una gran pantalla Control Display de 10,2 pulgadas de la unidad de mando iDrive con el que se manejan todos los sistemas electrónicos como la navegación, la telefonía y el entretenimiento. Debajo, en la consola central, encontramos el sistema de audio de alta calidad y los mandos del climatizador multizona para las cuatro plazas. Ya a la altura de la palanca del cambio, junto a la mano del conductor, encontramos los mandos de la capota eléctrica, el del freno de mano electrónico y los del sistema de control dinámico del chasis. Esta consola presenta junto al acompañante una moldura forrada en piel que se extiende desde el apoyabrazos hasta la puerta, envolviendo al copiloto. Llaman la atención los amplios asientos que albergan cómodamente a cuatro pasajeros, sujetando muy bien el cuerpo y con una apariencia realmente exquisita. Aunque los BMW de última hornada están siendo bastante criticados por su sobriedad y un aspecto demasiado espartano, el confort interior, la ergonomía y la facilidad de uso son absolutos.
El equipamiento de serie es muy completo, con tapicería de piel, equipo de sonido de alta calidad con conexiones auxiliares Aux-in y USB, cámara de visión trasera, el climatizador multizona con función descapotable y sensores de lluvia y luces. Opcionalmente, como casi todos los lujos disponibles para este coche, puede llevar luces dinámicas en curva, volante calefactado, ventilación de los asientos, sistema de navegación Professional con disco duro y sistemas de asistencia a la conducción ampliados con advertencia de cambio de carril, información sobre los límites de velocidad, sistema de visión nocturna Night Vision en la pantalla del cuadro de mandos con modo de detección de personas y asistente de aparcamiento.El motor V8 de 4.4 litros turbo de 408 cv es el mismo que mueve a las versiones M del Serie 5, X5 y X6 aunque descafeinado
Mucha potencia y comportamiento deportivo
El nuevo 650i que probamos destaca notablemente por el motor que lo mueve, excatamente el mismo que lo hace con las versiones más deportivas M del X5, el X6 y el nuevo M5. Se trata de un V8 turbo con inyección directa de 4.4 litros, que aunque para la ocasión entrega “sólo” 408 cv de potencia y un par de 600 Nm, es una cifra más que respetable para dejarnos pegados al asiento en aceleraciones fuertes y para circular a 120 km/h por debajo de las 2.000 rpm. Esto es gracias también al nuevo cambio automático de 8 velocidades de funcionamiento excepcional, con cuatro modos de cambio, desde totalmente automático normal y automático deportivo, hasta manual desde la palanca del cambio o mediante las levas del volante.

detalle_73248e5ca5d418588d88657c8.jpg

Gracias a los 408 cv y los 600 Nm de este impresionante motor turboalimentado, acelera de 0 a 100 km/h en 5 segundos y alcanza los 250 km/h de velocidad máxima autolimitada.
La nota negativa de este 650i con motor V8 la encontramos en el gran peso del conjuto, que se dispara hasta los 2.015 kilos, unido a un precio muy alto, puesto que por mucho menos dinero y con un peso final más recatado tenemos la versión 640i, que resulta 100 kilos más ligero gracias a su motor de 6 cilindros en línea biturbo con 3.0 litros de cilindrada para entregar 320 cv, consiguiendo acelerar en sólo 7 décimas más que el V8. Asimismo las cifras de consumo se contienen mucho más, bajando de de 11,4 litros a los 100 km hasta 7,8 litros, una cifra mucho más llevadera.
De todas formas, hemos de destacar la agilidad con la que se mueve en todas las circunstancias este 650i, desde por las calles más ratoneras de la ciudad hasta por grandes autopistas abiertas y sin tráfico, debido fundamentalmente a una exquisita dirección activa que permite giros pronunciados con leves movimientos de volante, además de ofrecer un confort absoluto gracias a una precisa suspensión neumática regulable en cuatro niveles, Comfort, Normal, Sport o Sport Plus, que también actúan sobre la gestión del motor y el cambio.