BMW 635d: Elegante coupé diésel

Enrique Marco02 jul 2007
BMW incorpora a su elegante deportivo Serie 6 coupé y cabrio el vanguardista motor biturbo 3.0 diésel de 272 cv, que entrega unas impresionantes prestaciones: 6,3 segundos de 0 a 100 km/h y 250 km/h limitada electrónicamente.
Elegante coupe diesel
Era de esperar. Si los diesel se han impuesto claramente en las berlinas de representación, y también han llegado a algunos deportivos y descapotables, el que una mecánica diesel tan sobresaliente como la biturbo de BMW se implantara en el lujoso coupe de la Serie 6 ya no le cogerá de sorpresa a nadie. ¡Ah! Y está mecánica está disponible igualmente en el Serie 6 Cabrio.

a fondo BMW 635d 1

La llegada del 635d para el modelo coupe y para el cabrio es la novedad principal de la nueva gama Serie 6, que efectúa también un restyling, tan mínimo, que apenas de aprecia. En cuanto a técnica sí hay otra novedad destacable, y es la modificación del 630i, el cual ahora monta la nueva inyección de alta presión HPI y mejora las prestaciones y consumos.
Comenzando por el 635d (con motor derivado del ya visto en el 535d), este precioso deportivo diesel viene asociado obligatoriamente a una caja de cambios automática, con mandos de cambio en el volante y “tecla Sport”. Gracias a su motor con doble turbo, que genera una potencia de 286 cv y un par de 580 Nm, el BMW 635d acelera de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos, y sólo necesita como media 6,9 l/100 km, unas cifras estupendas y más si tenemos en cuenta que este modelo supera las dos toneladas de peso. El cabrio es igualmente brillante, aunque unas décimas peor en consumo y prestaciones debido a sus 160 kilos extra.
En gasolina el 650i de 367 cv sigue siendo el tope de gama (sin contar con el todopoderoso M6), pero éste permanece invariable. El que cambia es el 630i, que ahora desarrolla 272 cv (14 cv más que el viejo 630i) y mejora las prestaciones. En este caso de serie viene con cambio manual, aunque opcionalmente lo puede llevar automático como el diesel. La aceleración es muy similar al de gasóleo, pues invierte en el 0 a 100 km/h 6,2 segundos con cambio manual y 6,4 segundos con el automático; pero donde sí pierde frente al diesel –aunque no por mucho- es en los consumos: 7,9 l/100 km con cambio manual y 7,7 l/100 km con automático. Todos los Serie 6 tienen la velocidad máxima limitada a 250 km/h.