BMW 530d: La Serie ganadora

Diego Zotes03 nov 2005
El Serie 5 adapta de forma magistral el nuevo diseño de BMW y con el 530d de 218 cv han dejado claro que la elegancia y el lujo son perfectamente compatibles con la deportividad y las prestaciones de auténtico deportivo.
Inicio
LA SERIE GANADORA

a fondo :: BMW 530d 1

unca deja de sorprendernos el Serie 5 de BMW en cualquiera de sus versiones. En Autocity ya hemos tenido algún contacto anterior con este modelo y siempre hemos llegado a la misma conclusión: es un portento en cuanto a diseño y motorizaciones, sin dejar de lado, como no, el gran nivel de vida a bordo y el lujo "discreto" que ofrece a los entusiastas conductores o poseedores de este abanderado de la firma muniquesa. Desde hace ya varios años es de dominio público que entre las berlinas de gama alta, BMW representa una de las opciones más deportivas y en principio hemos de decir que es cierto, con las ventajas e inconvenientes que eso conlleva, muy buena estabilidad en conducción dinámica, pero unas suspensiones que pecan un poco de duras y un chasis muy rígido que se muestra como tal en todo momento.
p>   Cuando en julio de 2003 confirmaban desde las filas de BMW que se iba a presentar la nueva Serie 5 ya había creada una gran expectación al respecto. Primero porque ya se sabía que aportaría una tecnología muy superior a la aportada por el modelo anterior, que tuvo un gran éxito en nuestro país, y porque se confirmaba desde todos los foros de opinión que el diseño, el comportamiento y la dinámica del coche eran muy innovadores y daban un soplo de aire fresco a la imagen de las grandes berlinas.
p>Hemos de confesar que para nosotros el Serie 5 es una de las berlinas más atractivas y elegantes del mercado, hermanándose así, por filosofía, diseño y calidad de equipamiento, con el mayor de los BMW, el Serie 7. Este abrió el camino del nuevo diseño de la marca que continuó seguidamente el Serie 5, un modelo que está cosechando un éxito sin parangón, a pesar de unos precios algo elevados sólo al alcance de unos pocos.
p>Para la ocasión hemos elegido el propulsor estrella de la marca, el 3.0 turbodiesel de 6 cilindros en línea, el 530d, que entrega una potencia de 218 cv y consume tan sólo 7,8 litros a los 100 km en ciclo combinado según los datos oficiales. Este motor diesel sólo es superado en la casa muniquesa por el pionero 535d, con los mismos 3.0 litros pero con doble turbo secuencial, que rinde nada menos que 272 cv, toda una demostración tecnológica.
p>Recientemente el precio de esta gran berlina ha bajado ligeramente colocándose en los 47.600 euros, 400 euros menos que hace tan solo un año, motivado por la gran variedad de motorizaciones para elegir que hay en la marca para el mismo modelo y buscando una buena posición ante la competencia de marcas premium como el Audi A6 3.0 TDI de 225 cv, el Jaguar S-Type 2.7 D Biturbo con 207 cv, el Mercedes E320 CDI con 204 cv o el nuevo Chrysler 300C 3.0 V6 CRD con 218 cv, exactamente la misma cifra de potencia, como una berlina enfocada hacia la deportividad. El único problema de su precio es que la gran mayoría de elementos de lujo y confort hay que pagarlos como opción, como es habitual en las marcas premium, aunque de serie lleva ya una buena dotación para hacernos la vida a bordo muy cómoda y sencilla.
Diego Zotes, Autocity
3 de Noviembre de 2005
br>

DISEÑO VANGUARDISTA

a fondo :: BMW 530d 2

p>
A golpe de vista, la imagen exterior se muestra poderosa, con unas dimensiones ciclópeas desde cualquier ángulo. Pero resulta paradójica su doble apariencia, por una parte parece muy pesado y voluminoso y por otra muy deportivo y dinámico. Además de sugerir la máxima elegancia, deja entrever una deportividad intrínseca mediante sus líneas dinámicas, marcadas expresamente, que recorren su carrocería. El frontal inclinado es muy atractivo, incorporando el nuevo diseño de la doble parrilla en forma de riñones de mayores dimensiones, para enfatizar el espíritu exclusivo de la marca y resaltar el logotipo de BMW que preside el frente. Las líneas que se dibujan sobre el capó fluyen desde el paragolpes delantero enmarcando los riñones, realzando el dinamismo del Serie 5 y dejando un lugar destacado para los afilados faros de mirada felina, con los intermitentes integrados en la parte superior del mismo formado por una línea de leds, transmitiendo en conjunto mucha agresividad y actualidad.
p>Lateralmente se apoya con fuerza en el suelo, transmitiendo aplomo y seguridad. La nota dinámica del diseño la pone la típica "línea dinámica" de las nuevas creaciones de BMW que recorre el lateral del coche por la parte baja de las puertas, sugiriendo agilidad, mientras los trazos descendentes de la silueta del coche generan sensación de gran volumen y peso, imagen a la que contribuye también el inmenso maletero de forma cuadrada. Nada más lejos de la realidad, puesto que mediante la combinación en el chasis del aluminio en la parte frontal con el acero se ha logrado mantener el peso del modelo anterior.
p>Una gran variedad de colores y llantas coronan el conjunto, en nuestro caso un precioso y elegante color berenjena metalizado que refuerza el señorío de este berlina, coronado por las llantas opcionales de 18 pulgadas con neumáticos deportivos de tipo Run Flat de 245/40 delante y 275/35 detrás, que realzan la deportividad del Serie 5.
Interior de lujo discreto

INTERIOR DE LUJO DISCRETO

a fondo :: BMW 530d 3

p>
Tras abrir alguna de las inmensas, aunque ligeras, puertas podemos acceder al interior donde nos sorprende una gran limpieza de líneas y sobriedad, sin ningún tipo de exceso visual, que refleja una imagen discreta, elegante y refinada. La armonía es la nota dominante en el interior, con una combinación exquisita de superficies, materiales y colores, existiendo hasta cinco niveles de acabado para elegir, que lo hacen muy acogedor. Todo se organiza perfectamente ante nuestros ojos, el salpicadero con el frente de madera, sin invadir demasiado el espacio de los pasajeros delanteros, los asientos de piel de alta calidad, regulables eléctricamente en multitud de posiciones para sujetar el cuerpo de maravilla y lo cuidan con dedicación en largos recorridos, con la opción confort incluida para el reposacabezas, que sostienen la cabeza para evitar movimientos laterales, o el volante de piel de regulación eléctrica que también se reclina al quitar la llave del contacto, lo que permite un perfecto ajuste de los instrumentos para conducir a nuestro gusto.
p>El túnel de transmisión separa convenientemente los asientos delanteros y muestra la elegante palanca del cambio automático de piel con un pequeño detalle en aluminio pulido. El salpicadero está presidido por una pantalla de información donde se ven todas las funciones del coche, que se manejan con el mando i-Drive o con los mandos del volante, así como algunas funciones de la consola, ahora de utilización más sencilla, desde donde se regulan todos los elementos variables de confort y seguridad, desde la radio o el cambiador de CD´s, pasando por el climatizador bizonal, hasta las funciones generales del coche, como cierre de puertas automático, encendido de luces automático, e incluso, podemos observar el estado de los componentes o comprobar los periodos de revisión.
p>El espacio para las plazas tanto delanteras como traseras es inmenso, a la altura de las grandes berlinas, pero con una sensación aún mayor que en aquellas por lo diáfano del conjunto. En las plazas de atrás, tres personas adultas se acomodan perfectamente en su banqueta, con las piernas bien estiradas, que en el caso de ser sólo dos los pasajeros, podrán bajar el apoyabrazos central que ofrece grandes huecos para depositar objetos y bebidas. Toda esta sensación de amplitud se complementa con un espacio para la carga del maletero de 520 litros, donde se pueden alojar los objetos más voluminosos.
Motor y comportamiento deportivos

MOTOR Y COMPORTAMIENTO DEPORTIVOS

a fondo :: BMW 530d 4

p>
El propulsor elegido para este análisis es el más codiciado de todos los disponibles para esta gran berlina, el grandioso 3.0 litros diesel de seis cilindros en línea con turbocompresor de geometría variable y un enfriador de aire de grandes dimensiones, que entrega hasta ahora 218 cv y pronto pasará a entregar hasta 231 cv. De hecho es uno de los 6 cilindros en línea diesel más potentes del mercado.
El renovado 6 cilindros diesel mediante su tecnología de inyección directa por common rail de segunda generación a una presión muy alta de 1.600 bares consigue un gran par motor desde muy bajas vueltas, gran potencia y un consumo relativamente bajo, con un empuje muy contundente y plano en todo el régimen.
p>Este prodigioso propulsor combinado con la caja de cambios automática secuencial Steptronic de 6 velocidades de nuestra unidad de pruebas y un peso contenido auguran unas muy buenas prestaciones, que incluso acomplejan a verdaderos deportivos, alcanzando los 100 km/h desde parado en sólo 7,3 segundos y una velocidad máxima de 243 km/h, según datos oficiales de la marca. Durante todo el período de prueba del coche, circulando indistintamente por ciudad y carretera, el ordenador de abordo ha indicado un consumo de 10 litros a los 100 kilómetros, aunque la cifra oficial es de 7,8, una buena cifra tratándose de un automóvil que pesa 1.665 kilos, realiza unas aceleraciones fugaces y alcanza velocidades de vértigo.
p>Cuando conducimos el Serie 5, especialmente este dinámico 530d, lo que más nos sorprende es la agilidad que muestra en cualquier circunstancia, paradójicamente con la pesada imagen que transmite. Esta nobleza de rodadura se consigue mediante materiales ligeros, con gran parte de aluminio, perfectamente adaptado al peso del conjunto, con un reglaje óptimo de todos los componentes mecánicos que en gran parte son activos y hacen de la conducción algo fácil y sencillo, apoyada para los imprevistos por el control de estabilidad, que incluye en sí mismo el de tracción (DSC que incluye el DTC), que entra en funcionamiento justo cuando debe, sin interferir en una conducción alegre y deportiva.
p>Las suspensiones resultan muy firmes y sostienen el conjunto con esmero, filtrando a la perfección y sin sobresaltos las imperfecciones del terreno, en mayor medida si las combinamos con varios elementos opcionales que resultan fundamentales para realizar una conducción verdaderamente deportiva con este gran volumen, como el chasis deportivo Dynamic Drive que incluye unas estabilizadoras activas opcionales, que impiden cualquier cabeceo en apoyo en curva por muy fuerte que sea, y la dirección activa, que también pagaremos aparte, endureciéndose ambos sistemas progresivamente respecto a la velocidad y aligerándose la dirección a baja velocidad y en maniobras de aparcamiento, que facilita el manejo y la fluidez del Serie 5 en pequeños espacios. Con estos avanzados elementos mecánicos, el comportamiento de esta gran berlina es muy deportivo, transmitiendo una sensación de gran aplomo y seguridad con cada leve movimiento de volante. Pero no hemos de olvidar la excepcional frenada que posee el 530d, que detiene el conjunto en pocos metros gracias a unos inmensos y eficaces discos ventilados de 324 mm delante y 320 mm detrás.En definitiva, con el 530d nos encontramos ante un vehículo de gama alta, que gracias a su confort y dinamismo es ideal para aquellos amantes de los largos viajes de calidad en solitario o en familia.
A favor y en contra

A FAVOR Y EN CONTRA

a fondo :: BMW 530d 5

p>

A favor:+ Prestaciones de auténtico deportivo.
+ Chasis deportivo Dynamic Drive.
+ Imagen exterior vanguardista.
+ Consumos reducidos.





En contra:

a fondo :: BMW 530d 6

+Aceleración brusca.
+ Suspensión muy rígida para una berlina de representación.
+ Mando i-Drive complicado de utilizar.