BMW 320d: Rápido y sólido

Diego Zotes14 mar 2005
BMW lanza al mercado la nueva Serie 3 con unos objetivos comerciales muy ambiciosos. El nuevo modelo es más grande y amplio que el anterior, impecable por estabilidad y capaz de ser llevado deprisa por cualquier conductor; pero trasmite menos sensaciones deportivas de las que muchos clientes esperan de él.
Inicio
RAPIDO Y SOLIDO

a fondo BMW 320d 1

BMW lanza al mercado la nueva Serie 3 con unos objetivos comerciales muy ambiciosos. El nuevo modelo es más grande y amplio que el anterior, impecable por estabilidad y capaz de ser llevado deprisa por cualquier conductor; pero trasmite menos sensaciones deportivas de las que muchos clientes esperan de él.
p>   El fabricante bávaro no ha escatimado medios a la hora de proyectar la nueva Serie 3. Incorpora muchos elementos opcionales heredados de las berlinas grandes de la casa y estrena algunos más, relacionados todos ellos con la seguridad. Además han estirado las medidas exteriores para ofrecer una habitabilidad interior más favorable, y como guinda en cuanto a espacio se refiere, los neumáticos "Run Flat" hacen innecesaria para BMW la rueda de repuesto, cuyo espacio es aprovechado para aumentar la capacidad del maletero en 20 litros. Las dimensiones crecen un poco en todos los sentidos. El nuevo coche es cinco centímetros más largo, siete más ancho y seis milímetros más alto. La batalla se incrementa 35 mm. y a consecuencia de todo esto el interior se beneficia de importantes centímetros más en todas las cotas. Tanto las plazas delanteras como las traseras son casi ocho centímetros más anchas y el maletero se conforma con crecer 20 litros hasta los 460, justo hasta la cifra con la que iguala a la competencia en este aspecto. La habitabilidad del 320d es por tanto mejor que la de su antecesor, se mire por donde se mire, y se nota nada más acceder al coche.
p>El bastidor mantiene el tradicional equilibrio de la marca. El eje delantero está realizado en aluminio para compensar la masa correspondiente al motor que debe soportar sobre sí y poder mantener la relación de peso 50/50, un balance perfecto para garantizar nobleza de reacciones. La propulsión seguirá siendo santo y seña de la marca, pero también dentro de unos meses llegará la tracción total a algunos modelos, probablemente de seis cilindros en gasolina y diesel. El eje delantero, además de aluminio, tiene un nuevo esquema de doble articulación con sistema antihundimiento. Las ruedas traseras por su parte siguen guiadas por un sistema de cinco brazos. Las vías aumentan en ambos trenes de forma casi pareja, 29 milímetros más delante y 30 mm. detrás. Como opción en los modelos de seis cilindros se ofrece la dirección activa (heredada de la Serie 5), por lo que nuestro protagonista no tiene posibilidad de equiparla. Todos los motores están montados longitudinalmente, una disposición que favorece el reparto equitativo de pesos limitando las transferencias de masas, y trasmiten la potencia al asfalto mediante cajas de cambios de seis velocidades. En el caso del 320d, los desarrollos son los mismos que en el modelo precedente.
Carlos Lera, Autocity
14 de Marzo de 2005.