BMW 3.0 CSL Hommage: Orgullo de marca

bmwprototipoportada_e45ac6e2fbade7f02144a3f57.jpg
Raúl Toledano25 may 2015
BMW demuestra su potencial tecnológico y visual con este 3.0 CSL Hommage que rinde homenaje al coupé de mismo nombre de los 70 y que aporta soluciones de sus deportivos más vanguardistas. Se ha presentado en el Concurso de Elegancia de Villa d'Este, siendo poco probable que llegue a las carreteras.
Antes de abandonar la especialización por necesidades del mercado, BMW fue históricamente reconocida como la marca europea más reputada en el desarrollo de coupés y berlinas deportivas. Ahora, enfangada en el desarrollo de vehículos de propulsión alternativa o de concepción familiar para cubrir un espacio comercial más amplio, el fabricante de Múnich levanta la voz y reinterpreta algunos de sus modelos más célebres para que nadie olvide de donde vienen sus últimas creaciones.
Que nadie olvide que en los años 70, por ejemplo, tuvo entre sus filas al BMW 3.0 CSL (Coupé Sport Leichtbau, en castellano, coupé, deportivo y ligero), que fue apodado como el Batmóvil, que derivaba del BMW 3.0 CS pero con 200 kilogramos menos de peso y diferentes kits aerodinámicos que, claro estaba, tenía como punto culmen su participación en campeonatos de turismos y carreras de resistencia más importantes de la época donde no fueron pocos sus triunfos.
Como el CSL original el nuevo 3.0 CSL Hommage es una redefinición que los diseñadores de BMW han llevado hasta Villa d'Este con muchas más posibilidades de quedar expuesto en el museo de la marca que subirse a una cadena de montaje. En cualquier caso, como en otros prototipos similares (M1 Hommage o 328 Hommage), la configuración del CSL del Siglo XXI ha sido respetuosa con la versión original: coupé de dos puertas, enormes capó y batalla, pasos de ruedas sobredimensionados, motor de seis cilindros, uno de los alerones traseros sobre la luneta o el diseño de los asientos tipo baquet.
Eso sí, no es fácil obviar que ese musculoso frontal evoca a los actuales M3/M4, que lailuminación láser y la distribución de los pilotos de LED han sido trasplantados del i8, o que donde su antecesor aplicaba aluminio por doquier el BMW 3.0 CSL Hommage se decanta por una construcción ligera más moderna basada en la fibra de carbono con refuerzos de plástico (CFRP). Mecánicamente pocos detalles conocemos salvo que se ha respetado la configuración clásica de los seis cilindros en línea y que a ésta se ha unido un motor eléctrico en lo que puede ser, quién sabe, una futura combinación para los modelos de serie más prestacionales de BMW.Seis cilindros en línea con el auxilio de un motor eléctrico