BMW 220i Coupé: Mayor de edad

bmwiportada_f1670cf085fe0011509913088.jpg
Raúl Toledano19 ago 2014
Probamos el coupé más accesible y compacto de BMW, garantía siempre de deportividad y que estrena nomenclatura, Serie 2 Coupé. Concretamente, la variante de gasolina 220i con 184 cv transmitidos a las ruedas posteriores y con la impronta más radical de la casa gracias al paquete deportivo ''M''.
Las señas de identidad de BMW son reconocibles en el nuevo Serie 2 Coupé, el sustituto del saliente Serie 1 Coupé, el miembro más exclusivo y deportivo de la familia de compactos (Serie 1 de 3 y 5 puertas) de la casa bávara, donde el potencial de sus motores y chasis no se discute. Este nuevo Serie 2 Coupé, militante de uno de los segmentos más prolíferos para BMW a lo largo de su historia, afianza un concepto clásico de coupé en el que muy pocas marcas se adentran: un cuerpo de tres volúmenes con dos puertas laterales, cuatro plazas y tracción trasera.
a favor- Imagen- Prestaciones- Comportamiento deportivoen contra- Consumo sensible- Acceso plazas traseras- Precio equipamientos
Estos tres pilares se acentúan respecto al Serie 1 Coupé, reconociendo el esfuerzo de BMW para que el Serie 2 Coupé no sea tan sólo un cambio numérico y un guiño evocador a la nomenclatura del '2' que representó su abuelo, el BMW 2002. Y es que el Serie 2 Coupé, que comparte plataforma y algunos motores con los Serie 1 3 y 5p, ofrece una imagen más distintiva y un comportamiento muy superior al del anterior Serie 1 Coupé.
Su cuerpo ya no es tan minicuerpo, o como algunos menospreciaban al anterior Serie 1 Coupé, "es un Serie 1 con un culo postizo". Ahora el Serie 2 Coupé ofrece unas medidas más grandes y proporcionadas, siendo ligeramente más largo (en total 4,43 metros), ancho (1,77 m) y bajo (1,42 m) que su antecesor. Pero sobre todo destaca por un ancho de vías muy superior (1.52 m delante / 1.56 m detrás), de lo que se beneficia una zaga con un tercer volumen más marcado en lo que a diseño se refiere y también un maletero con 20 litros más de capacidad, ahora con 390 l en total.Un mayor ancho de vías y un tercer volumen más marcado, claves del nuevo diseño
La unidad de prueba que pasa por nuestro garaje redondea un conjunto exterior sugerente y deportivo gracias al paquete de personalización ''M'' con llantas y paragolpes específicos y una suspensión específica que rebaja en 10 mm la altura de la carrocería. La mecánica probada, 220i, corresponde a un motor de gasolina de cuatro cilindros turboalimentado de 184 cv de potencia. Su precio, 32.900 euros, extras aparte. Con estas características ni Audi ni Mercedes, las dos oponentes naturales de BMW, tienen carrocerías similares, teniendo que bucear en marcas más económicas o de enfoque algo más radical. Entre las primeras encontramos a los Peugeot RCZ THP 200 (200 cv) y Volkswagen Scirocco 2.0 TSI (180 cv), ambos tracción delantera; y entre las segundas a los gemelos Toyota GT86 y Subaru BRZ, como el Serie 2 propulsión trasera pero ligeramente más económicos, menos espaciosos y sobre todo menos cómodos para el día a día.
Pasamos al interior del Serie 2, donde el diseño del salpicadero y el cuadro es calcado al del Serie 1 del que deriva, con el que también comparte equipamientos como por ejemplo los asientos deportivo "M" de tela y cuero que son una delicia tanto por su confort como por su capacidad de agarre y esa postura de conducción tan BMW, con el asiento bajo y retrasado y todos los mandos orientados hacia el conductor, incluida la pantalla a color superior de 6,5 pulgadas (de serie) gestionada por la famosa ruleta iDrive. Además, las plazas delanteras cuentan con la extensión de la banqueta, muy útil para los conductores de más talla.
En la parte trasera el espacio es apto para dos adultos (sólo el Scirocco puede equipararse con él), eso sí, los pasajeros tendrán que penar con los típicos inconvenientes de un coupé de estas características: respaldo demasiado vertical, rodillas encogidas, acceso complicado por la altura limitada de la carrocería, o la ausencia de asideros superiores.En relación a sus competidores, el Serie 2 Coupé destaca por su espacio interior y de maletero
Vía botón de arranque y con el sugerente volante deportivo ''M'' frente a nosotros, es turno de probar la mecánica gasolina de cuatro cilindros, dos litros de cilindrada y turbocompresor TwinScroll, el nuevo 220i, que sustituye al anterior atmosférico 120i Coupé (2.0 l de 170 cv). Por números, la diferencia es apreciable a favor del 220i: es más potente (184 cv) corre más (235 km/h de velocidad máxima) y consume menos (homologa 6,1 l/100 km). Además destaca por un funcionamiento más suave y silencioso y por una mejor respuesta a bajas vueltas (270 Nm a 1.250 rpm), lo que junto a un cambio manual de seis velocidades calibrado con unas relaciones bastante cortas, le permite salir disparado de 0 a 100 km/h en 7 segundos, 8 décimas más rápido que el 120i. Con el cambio automático opcional (2.500 euros más), estos números mejoran ligeramente y las vibraciones del pomo y la sequedad y dureza del engranaje de marchas del manual desaparecen.
La mayor laguna del BMW 220i es su alta sensibilidad de uso, esto es, que si nos pasamos con el gas, el consumo se puede disparar de unos interesantes 7,5 l/100 km a unos preocupantes 10-11 litros. Esta característica es habitual en este tipo de motores, a los que la implantación del turbo les permite acercarse (sólo acercarse) al valor de consumo que homologan. El BMW 220d, 1.000 euros más caro, oficializa 4,5 litros y aunque no lo hemos probado estamos seguros de que en una conducción más alegre será difícil superar los 6,5 l.

Dinámicamente, el BMW 220i se conduce solo. Su corta batalla (los mismos 2,69 metros que el Serie 1 3 y 5p), un centro de gravedad bajo y retrasado y dos aliados esenciales para quien busque el toque más deportivo (la dirección de desmultiplicación variable y la suspensión más firme ''M'') permiten extraer al Serie 2 su lado más rebelde sin renunciar a un notable confort de marcha. Su comportamiento es tan neutro que salvo que desconectemos todas las ayudas electrónicas (modo Sport+ del chasis M adaptativo, otro equipamiento opcional), es muy difícil notar que la trasera se deslice. En una conducción normal, la estabilidad en curvas es absoluta, la sensación de control sobre sus reacciones total, y únicamente un ruido de rodadura más perceptible (las ruedas no ayudaban, 225/40 R18 delante y 245/35 R18 detrás) que no molesto le alejaban de ser un coupé redondo.El 220d, 1.000 € más caro, consume claramente menos... aunque al carácter deportivo del Serie 2 este motor gasolina de dos litros le sienta genial
Tanto nos ha gustado este nuevo Serie 2 Coupé que por precio, lustre y funcionalidad, y prestaciones y comportamiento, podría poner en cuestión al espectacular Serie 4 Coupé, su hermano mayor y que por si alguno se lo pregunta igualando mecánica (BMW 420i) es 6.400 euros más caro que nuestro protagonista de hoy.