BMW 120d: Mucho carácter

Diego Zotes17 jul 2006
Te presentamos en detalle uno de los compactos del momento. Con una estética y un comportamiento realmente deportivo, monta un motor diesel con 163 cv que corre mucho y gasta poco.
Uno de los automóviles que más expectación y polémica ha creado desde su lanzamiento es la nueva Serie 1 de BMW, que se concibió como sustituto del exitoso Compact de la Serie 3 con dos objetivos, sustituir al ya vetusto Compact con una imagen algo anticuada y alejar la imagen y el concepto del compacto de la marca bávara de la venidera berlina media de la Serie 3.

El Serie 1 en pocas palabras se podría definir como la representación de BMW en el segmento de las berlinas compactas deportivas de 5 puertas, a la espera del todavía futuro Serie 1 Coupé, presentado con un chasis muy deportivo y evolucionado, algo en lo que BMW es una marca experta, favoreciendo la deportividad con la clásica propulsión trasera tan sensacionalista común a todos los vehículos de la firma, a lo que se suma la distancia entre ejes más amplia del segmento, que lo convierte en único dentro de su categoría, y todo ello con las dimensiones propias del segmento en el que compite.

a fondo :: BMW 120d 1

El Serie 1 pone al alcance del segmento de los compactos la calidad y el nivel de equipamiento que ofrecen los BMW de gama alta, marcando el paso entre los representantes de la categoría, donde encontramos modelos como el A3 de Audi, el 147 de Alfa Romeo, el Golf de Volkswagen, el Mazda3, el Toyota Corolla o el nuevo Civic de Honda, entre otros muchos compactos de altos vuelos. En cuanto al precio se ha posicionado en la zona alta de la lista con un precio final de 29.000 euros de la versión 120d que hemos elegido para este análisis, que monta el motor diesel de cuatro cilindros hasta hace poco el más vanguardista del segmento, que ahora tiene la competencia directa con el A3 2.0 TDI de 170 cv que le supera en 7 cv y en poco más de 1.000 euros en su versión Sportback de 5 puertas.
Motor explosivo
En el momento del apogeo del combustible diesel, BMW ha extraído la quintaesencia a esta tecnología y ha desarrollado nuevos motores de cuatro cilindros elevados a la máxima potencia, como es el caso del motor 2.0 litros turbodiesel que nos ocupa, montado en nuestro 120d de pruebas, que es lo "fundamental" de este automóvil y representa la máxima tecnología de los motores diesel actuales de alto rendimiento.

Aplicado con posterioridad a la nueva generación de la Serie 3 de la marca, experimentó su evolución cuando se preparó inicialmente para esta Serie 1 modificando multitud de componentes internos, como la gestión electrónica, la presión en el rampa de inyección hasta los 1.600 bares o incorporando un turbocompresor de geometría variable de nueva generación con paletas optimizadas y regulación eléctrica, para pasar de los 150 cv iniciales hasta los 163 cv a 4.000 rpm que entrega actualmente, junto con una cifra de par de 340 Nm a tan sólo 2.000 rpm. Las prestaciones son propias de modelos deportivos, ya que alcanza los 100 km/h desde parado en 7,9 segundos, aunque aún impresiona más en las cifras de recuperaciones, subiendo de 80 a 120 km/h en sexta en 6,6 segundos alcanzando un máximo de 220 km/h, una velocidad muy alta para ser un diesel de cuatro cilindros. Otro de los datos que más sorprende de este motor es el bajo consumo de 5,7 l/100 km en ciclos combinados, situándose entre los más económicos del segmento con características similares.

La suavidad de funcionamiento del motor es otra de las claves de este 120d, convirtiéndose en una delicia durante su conducción gracias a la incorporación de unos árboles de compensación de fuerzas que reducen las vibraciones que llegan a los pasajeros a la mínima expresión. De hecho, se ha anulado el típico claqueteo en este motor diesel hasta parecer que conducimos una versión de gasolina.

a fondo :: BMW 120d 2

Nuestra unidad 120d de 163 cv se combinaba con una transmisión manual de seis velocidades muy precisa y con recorridos de palanca muy cortos, facilitando de inserción de las marchas y la velocidad de reacción en conducción deportiva. El escalonamiento no es excesivamente largo, pero sí lo suficientemente progresivo, algo idóneo para realizar cualquier tipo de conducción con un vehículo con tanto par, donde las marchas se agotan fugazmente. Con esto se consigue mayor suavidad de marcha en circulación tranquila, mayor aprovechamiento del par en conducción rápida, reducir el consumo de combustible y mayor velocidad máxima.
El Serie 1 se diferencia de toda la competencia de su categoría por ser el único que incorpora la propulsión trasera, con la consiguiente deportividad y capacidad de tracción que supone conducir empujado, con las inercias que recaen sobre el eje de tracción, en lugar de arrastrado por el tren delantero, además de una mejor estabilidad de marcha con una dirección muy fiel a las órdenes del conductor, por una repartición de pesos perfecta entre ejes, con una estructura de motor delantero y tracción trasera. También, el bajo peso del Serie 1 como buen compacto que es, facilita su maniobrabilidad y dinamismo.

a fondo :: BMW 120d 3

El chasis presume de tener la mayor distancia entre ejes del segmento alcanzando los 2,66 metros, que unido a unas vías muy ensanchadas y a unos voladizos extremadamente cortos, sobre todo en la zona delantera, fomentando una conducción especialmente ágil al tiempo que con absoluta seguridad, es decir el placer de conducir típico de BMW.

Para realizar una conducción netamente deportiva, como se presta el Serie 1, los sistemas electrónicos de ayuda a la conducción como el DSC o control dinámico de estabilidad con la modalidad de conducción dinámica DTC, que es equipo de serie en este pequeño BMW, están alerta para ayudar a mantener la trayectoria y sujetar toda la caballería y fuerza de par que ofrece el 120d. El control de tracción ASC y el bloqueo electrónico del diferencial le ayudan a mantener la trazada bajo cualquier circunstancia de aceleración, impidiendo que una rueda de tracción empujen más que la otra. Si es necesario activará los frenos de las ruedas que sean necesarios para mantener la trayectoria y reducirá el par entregado por el motor para que la fuerza sea entregada con docilidad. El DSC tiene un programa muy deportivo que permite una conducción muy dinámica antes de entrar en funcionamiento, sólo si la estabilidad está seriamente comprometida.

Uno de los secretos del dinamismo del Serie 1 está en su eje posterior de cinco brazos que permite largos recorridos de suspensión, para filtrar correctamente los baches y las irregularidades del terreno, y un perfecto guiado de las ruedas, lo que redunda en un comportamiento dinámico excepcional y sumamente ágil, sin percibirse en absoluto el efecto palanca de las suspensiones menos elaboradas. La ligereza del eje delantero fabricado en aluminio también contribuye a esa agilidad innata del Serie 1, además de a aumentar la rigidez del conjunto.
Entre los sistemas electrónicos que encontramos entre el equipamiento de seguridad figuran el sistema antibloqueo de frenos ABS, el sistema de control dinámico de los frenos (DBC), el sistema de control de frenado en curva CBC, la distribución electrónica de la fuerza de frenado EBV y la mejor capacidad de frenado del segmento de los coches compactos, gracias a unos discos de grandes dimensiones de 292 mm delante y 300 mm detrás.

La seguridad pasiva del Serie 1 es también un referente para el segmento de los compactos, con luz de freno de encendido en dos fases, avisador de desgaste de pastillas de freno, neumáticos run-flat con indicador de pinchazos RPA y un circuito eléctrico de seguridad para la desconexión de la bomba de gasolina, desbloqueo de las puertas, activación de las luces de emergencia y encendido de las luces del habitáculo ante accidente. Con estas cualidades, el Serie 1 ha conseguido fácilmente las 5 estrellas en los crash test de EuroNCAP.

El BMW Serie 1 es un modelo compacto, que para su lanzamiento y hasta ahora solo se ha presentado con carrocería de 5 puertas, para potenciar el confort y la funcionalidad como BMW de origen que es. Pero no por ello se olvida de la deportividad propia de la marca, tanto estética como mecánicamente, y lo hace con una imagen muy compacta y dinámica de morro largo y habitáculo retrasado que sugiere gran velocidad. En la zona superior presiden unas pequeñas ventanillas que ceden el protagonismo a la estructura metálica de las puertas, silueteadas con la clásica "línea dinámica" de BMW que transmite movimiento y dinamismo. Esta imagen potente y deportiva conjuga a la perfección con la propulsión trasera que tanto placer genera en la conducción, tanto en el plano del confort como en el de la deportividad.

a fondo :: BMW 120d 4

El frontal transmite potencia con un aspecto muy agresivo, mediante unas ópticas rasgadas al estilo del Serie 3 o Serie 5, con faros dobles en su interior, que muestran la clásica mirada agresiva de la marca, integrados perfectamente con el típico doble riñón de grandes dimensiones y un paragolpes de gran presencia con una gran apertura central, que consiguen una excelente refrigeración del motor y del turbo, escoltada por los faros antiniebla redondos en las esquinas inferiores. La imagen lateral es muy peculiar, caracterizada por unos voladizos muy cortos y una línea de techo descendente hacia la zaga, que junto a la clásica "línea dinámica" que crea diferentes luces y sombras, compartida con el Z4, generan deportividad. Coronan el conjunto unas deportivas y elegantes llantas de aleación de 16 pulgadas de cinco radios. La zaga se muestra muy compacta y aligerada, dejando el espacio suficiente para el portón, con una luna de dimensiones contenidas, el logotipo de BMW como tirador y un paragolpes de contornos fluidos y dinámicos.
El interior está muy bien terminado, con infinidad de similitudes con sus hermanos mayores de gama, aunque no con la calidad de acabados que presentan aquellos y en un tamaño mucho más reducido, precisamente por estar en un segmento más funcional y enfocado a la practicidad y no tanto al lujo, aunque de ninguna forma este pequeño BMW renuncia a algunas exquisiteces. Un simple vistazo al interior es suficiente para apreciar el "savoir fair" de BMW en cuestión de lujo y adaptación deportiva. El cuadro de mandos se muestra sencillo y práctico, sin florituras, y se acompaña de una consola central muy protagonista también sencilla, con los botones imprescindibles y totalmente accesibles para el manejo de las funciones de confort. En ésta encontramos las funciones electrónicas como el control dinámico de estabilidad DSC o las luces de emergencia sobre la consola central, así como el equipo de música o al climatizador bizona. El salpicadero es de estilo panorámico y simétrico, plagado de líneas curvas de estilo moderno. El túnel central está separado de la consola y decorado con superficies cromadas, como en la tira frontal del salpicadero y en los guarnecidos de las puertas, imitando las escamas de la piel de una serpiente.

a fondo :: BMW 120d 5

Los asientos de nuestra unidad estaban terminados opcionalmente en una piel de alta calidad, que gracias a las sujeciones laterales, abrazaban el cuerpo de forma magistral, sin agobios, algo que contrarresta notablemente con la sensación de claustrofobia que genera un habitáculo de dimensiones muy reducidas, apreciable sobre todo en las plazas traseras, que sólo permiten viajar cómodamente a dos pasajeros a ser posible de estatura media. Sin embargo el espacio destinado al maletero es bastante aceptable, con un mínimo de 330 litros hasta los 1.150 litros con los asientos traseros abatidos. Los asientos delanteros tienen multitud de regulaciones, incluso el del conductor con regulación en cuatro posiciones del apoyo lumbar. Los relojes tienen un diseño muy sencillo y muestran la información de forma muy clara, donde sin embargo se echa en falta un simple testigo de la temperatura del agua. Entre los dos relojes encontramos la pantalla del ordenador de viaje que muestra toda la información necesaria para afrontar viajes largos.
El equipamiento de serie del 120d es muy amplio, entre los mejores del segmento, con un botón de arranque del motor, sensor del nivel de carga de la batería, ordenador de a bordo, indicador de kilometraje restante para las piezas de desgaste, climatizador bizona, etc, dejando como opción funciones como el mando iDrive, asientos deportivos con regulación neumática del ancho de los respaldos, el acceso sin llave, conexión bluetooth para teléfonos móviles con sistema de manos libres para el teléfono móvil y control mediante las teclas del volante, memorización del sistema de audio, del climatizador y de la posición del asiento y de los espejos retrovisores.