Bentley GTC Speed: 610 cv y más de 250.000

a fondo Bentley GTC Speed 1
Enrique Marco08 ene 2009
Bentley completa su gama de modelos Continental “Speed” con su versión descapotable, que con un precio que rondará los 250.000 euros, se converteen en el cabrio de cuatro plazas más rápido y selecto del mundo.
Bentley completa su gama de modelos Continental Speed al lanzar dicha variante deportiva también para su modelo descapotable. Así las cosas, cuando el nuevo Bentley Continental GTC Speed salga a la venta por un precio que rondará los 250.000 euros- se convertirá quizá en el cabrio de cuatro plazas más rápido y selecto del mundo. Cierto es que la propia Bentley posee vehículos como el Azure T, que resulta todavía más caro y ostentoso, aunque no es ni tan veloz ni tan eficaz como este nuevo modelo.
La versión cabrio del Continental GT nació en 2006. Entonces, con el nombre de GTC, rendía 560 cv, al igual que el resto de la gama. Pero la saga Speed se iba a ir imponiendo poco a poco en la familia Continental. Primero llegó el coupe GT Speed, en 2007, y después, hace apenas unos meses, la berlina Flying Spur Speed. La fórmula aplicada ha sido, tanto en los dos casos anteriores como en este nuevo ejemplo, la misma: aumentar 50 cv la potencia y 100 Nm el par de su motor 6.0 W12 sobrealimentado, efectuar leves retoques estéticos y realizar una puesta a punto de chasis algo más deportiva.
De este modo el nuevo Bentley Continental GTC Speed es un centímetro más bajo que el GTC convencional y añade unas llantas más grandes (con neumáticos Pirelli P Zero UHP en medida 275/35 ZR20). Sus prestaciones son espectaculares, más aún si tenemos en cuenta que mide 4,80 metros de largo y pesa 2.485 kilos. Puede acelerar de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y su velocidad máxima es de 322 km/h. Eso sí, con la capota abierta tan solo se puede circular a 312 km/h ¡Más vale no llevar ninguna chaqueta en el asiento trasero a esa velocidad y sin poner la capota!
Otras de sus cifras ya son meramente anecdóticas para un vehículo de este precio. Por ejemplo, el consumo medio es de 16,6 l/100 km (25,3 l/100 km en ciudad), y candidato para premio al coche más ecológico tampoco es, pues emite 396 g/km de CO2. En definitva, un coche con unas cifras de escándalo y un comportamiento más deportivo que su predecesor que prácticamente no tiene rival en el mercado.