Barcelona fabricará a partir de 2014 un nuevo coche Nissan y se crearán 4.000 puestos de trabajo:

Nissan adjudica a la planta de Barcelona nuevo coche que creará mil empleos 1
Agencia EFE04 feb 2013
La multinacional Nissan ha confirmado hoy que su planta de Barcelona fabricará a partir de julio de 2014 el nuevo turismo que lanzará para Europa, un coche de pasajeros de clase C que permitirá crear 1.000 puestos de trabajo directos y 3.000 más indirectos.

Fuentes de la empresa automovilística han confirmado a Efe que la multinacional nipona ha dado ya el visto bueno a esta adjudicación al acoger de manera positiva el acuerdo para reducir los costes laborales cerrado en Barcelona con los sindicatos la semana pasada.

La adjudicación llega después de seis meses de negociación entre la empresa y los sindicatos y de un pacto para aumentar la productividad de la planta de Barcelona que contempla la creación de una doble escala salarial, de manera que los nuevos contratados cobrarán un 20 % menos que la plantilla actual.

Aunque la adjudicación se daba ya prácticamente por hecha tras el acuerdo con los sindicatos, la dirección del Japón tenía la última palabra y no ha sido hasta esta mañana que la multinacional ha confirmado que el nuevo modelo se fabricará en Barcelona.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, estará presente hoy en el acto en el que la multinacional anunciará oficialmente la adjudicación y que se celebrará en la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona.

Mas acompañará en el acto al consejero delegado de Nissan Motor Ibérica, Frank Torres, que ha negociado con los sindicatos para conseguir el acuerdo para la adjudicación.

Además, también asistirán al acto el conseller de Empresa y Empleo, Felip Puig; el secretario de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa del Gobierno, Luis Valero, y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias.

El vehículo adjudicado, que se empezará a fabricar en 2014, será el primer turismo que se producirá en la factoría de Barcelona, especializada en 4x4 y furgonetas comerciales, y competirá en el mercado con modelos como el Seat León.

Esto supondrá la creación de mil puestos de trabajo directos y 3.000 indirectos, además de una inversión de 130 millones de euros.

La adjudicación del nuevo vehículo en liza en Nissan ha estado siempre condicionada por parte de la multinacional a la asunción de una reducción importante de costes laborales, lo que provocó la división sindical en la planta, donde están representados USOC, CCOO y UGT.

El acuerdo final llegó después de que la semana pasada USOC, la primera fuerza sindical, aceptara ya firmar en solitario el pacto de competitividad que reclamaba Nissan y de que la empresa anunciara que Barcelona había perdido su oportunidad de conseguir la adjudicación y augurara una 'muerte lenta' de la planta.

El giro que permitió el acuerdo fue la propuesta alternativa elaborada por CCOO y UGT, con mayoría juntos en el comité, y que avalaron sus afiliados este pasado fin de semana en asamblea.