Autoclassic 2008: Recuperando el prestigio

a fondo Autoclassic 2008 1
Enrique Marco28 oct 2008
La decimoquinta edición del Autoclassic de Alcañiz celebrada este pasado fin de semana, contaba entre sus mejores clásicos con un Delahaye de 1937, un Hotchkiss de 1938 y un Jaguar XK140 de 1955.
Recuperando el prestigio
El pasado fin de semana, desde el viernes 30 de octubre hasta el domingo 2 de noviembre, se celebró la decimoquinta edición del Autoclassic de Alcañiz, una feria dedicada al automóvil de época que durante su primera década logró posicionarse entre las mejores ferias nacionales -sólo superada por el Auto Retro de Barcelona y el Retromóvil de Madrid- pero que durante los últimos había bajado su nivel.
Con el fin de recuperar el prestigio y seguir resultando una cita ineludible para los cada vez más numerosos aficionados al automóvil de colección, este año la dirección del Salón cambio de manos, pasando ahora a la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Teruel. Estos nuevos organizadores han sabido contentar mejor a los expositores, reuniendo a un total de 88 especialistas en los más de 3.000 metros cuadrados destinados a la exposición de automóviles, motocicletas, recambios, libros, revistas, miniaturas, clubs y entidades relacionadas con el automovilismo.
De este modo, el ambiente general de la feria ha ganado muchos enteros respecto a las últimas ediciones. Lástima que la adversa climatología se encargase de que el número de visitantes no subiese considerablemente respecto a anteriores ediciones (unas 15.000 personas). Pero entre los que confiaron en esta recuperación de la feria bajoaragonesa encontramos muestras de satisfacción y un optimismo generalizado de cara a próximas ediciones, y más a partir de 2009, cuando se podrán aprovechar las sinergias que brindarán las espectaculares instalaciones de Motorland Aragón, el macrocomplejo de circuitos permanentes que estará finalizado a mediados del próximo año y que se inaugurará el 25 de octubre de 2009 con una carrera de las World Series de Renault.
Pero centrándonos en lo visto es esta decimoquinta edición del Autoclassic, cabe destacar el buen ambiente que se respiraba en el parking exterior, donde muchos de los aficionados acudieron con sus coches de colección, incluidos algunos clubs, que organizaron excursión para tal evento. También hubo exhibiciones, como la caravana de Renault 8 TS y Alpine que recorrió el antiguo trazado urbano de Alcañiz.
Al acceder al interior, tres interesantes piezas de Ramón Magriñá recibían al visitante: un Delahaye de 1937, un Hotchkiss de 1938 y un Jaguar XK140 de 1955. Una vez dentro del recinto, cada aficionado mostraba mayor interés en función a sus gustos, aunque nadie podía pasar por alto el stand en el que se hallaban varios vehículos de transporte y un coche de carreras, todos ellos de la marca Hispano Suiza. Estos vehículos, junto a algún veterano como el Buick Ten, fueron de los más admirados.