Audi TT: Diseño ToTalmente Audi

Diego Zotes28 abr 2006
El renovado diseño del TT está levantando muchas expectativas y nos han desvelado varios secretos. Esta "delicatessen" se pondrá a la venta en septiembre con motores 2.0 TFSI de 200 cv y 3.2 V6 FSI con 250 cv.
Recientemente, los componentes de la prensa de motor española hemos tenido una cita ineludible y muy esperada en el Audi Forum de Madrid, el principal escaparate comercial y de imagen de la marca Audi en nuestra ciudad, para observar en directo la irresistible imagen de la reedición del icono deportivo de la marca, el TT.

La cita se ha desarrollado a modo de visita guiada a través de la concepción del diseño, de la mano del diseñador español de Audi, Jorge Díez, el encargado de llevar a buen puerto este ambicioso proyecto del TT. De forma muy amena nos iba contando como el nuevo TT mantiene el espíritu exclusivo de la anterior generación, un reto muy complicado, puesto que el pequeño coupé es un icono deportivo muy importante para la marca, aunque necesitaba un lavado de cara frente a la competencia, incluso acorde a la nueva imagen de la marca. En esta línea, se le ha dotado de mayor dinamismo y una gran fluidez mediante unos detalles de diseño muy elaborados, que encontramos en una gran cantidad de superficie metálica frente a la escasez del vidrio, que transmite un aspecto muy robusto y aerodinámico. El nuevo TT ha crecido respecto a su predecesor en 137 mm de largo y 78 mm de ancho alcanzando los 4,178 metros de longitud y los 1,842 metros de anchura. La carrocería está fabricada en aluminio y acero mediante el método Audi Space Frame (ASF), que se ha visto alargada desde el pilar A para conseguir un habitáculo mayor. El 69% de la carrocería está compuesta de aluminio y el 31% restante, ubicado en la zona trasera para equilibrar los pesos, se compone de acero de alta resistencia. Los pasos de rueda, como siempre, están muy ensanchados, mientras las luces y sombras que crean las marcadas líneas laterales ensalzan el diseño, la calidad y la grandiosidad del modelo.

a fondo Audi TT 1

El frontal tiene una imagen mucho más agresiva, superando la imagen bonachona de su predecesor, con unos grupos ópticos muy rasgados y deportivos y un paragolpes muy abombado con grandes aperturas de ventilación, al estilo RS4, y sobresale un capó prominente para dar cabida a sus dos potentes motores de gasolina iniciales, el 2.0 TFSI de 200 cv y el 3.2 V6 FSI de 250 cv.
La zaga se muestra mucho más uniforme y de líneas más suaves que la generación anterior, aunque muchos podrán opinar que ha perdido parte de su originalidad y encanto, aunque a la vista se presenta mucho más refinado y elegante, además de mucho más moderna y actual. De hecho, en esta zona encontramos un parecido evidente al 911 Carera de Porsche o a la competencia directa, el Nissan 350Z. Los trazos que configuran el habitáculo fluye hacia la parte trasera deslizándose sobre los faros sin ningún corte, suprimiendo los antiguos hombros laterales, una evolución sobre su predecesor que cortaba con una forma de media luna que dejaba paso a una trasera redondeada muy original y a un alerón fijo, que deja paso a uno retráctil desplegable desde 120 km/h. Ahora, la luneta trasera se integra con el maletero en un portón plano de grandes dimensiones, lo que ha permitido mayor habitabilidad interior y mayor espacio de carga, que asciende a 290 litros, ampliables hasta 700 litros con los respaldos traseros abatidos.
El interior es mucho más habitable y dinámico en todo su conjunto, apreciable desde que abrimos unas puertas de diseño aerodinámico y agresivo que disminuyen su tamaño hacia atrás, hasta la organización de los instrumentos del interior. Todos los mandos útiles para la conducción están descaradamente orientados hacia el conductor, como la palanca del cambio, la instrumentación de la consola central, el freno de mano, el navegador con sistema de sonido, etc. El aluminio cobra protagonismo dentro del habitáculo en los difusores de aire redondeados, en el volante o en la palanca de cambios así como en muchos elementos de funciones. Además, el volante de serie de piel está recortado por su parte inferior, resultando muy deportivo al estilo Golf R32 o Audi RS4, que incluye unas levas del cambio secuencial opcional muy ergonómicas. Los asientos tienen una estética realmente preciosa con tres terminaciones posibles en cuero y son muy envolventes, sujetando el cuerpo de los pasajeros delanteros a la perfección en cualquier tipo de conducción. Los traseros, que más vale que sean niños, son muy pequeños y escasamente habitables, con un respaldo muy plano y poco anatómico.
Inicialmente se va a comercializar su versión coupé de 2+2 plazas con los motores iniciales de gasolina 2.0 TFSI con turbo e inyección directa de 200 cv, el mismo que monta el Golf GTI, y el 3.2 FSI V6 de inyección directa con 250 cv, conocido en el Golf R32. Ambos se combinarán con cambio manual de 6 velocidades, pudiéndose optar por el cambio automático secuencial de doble embrague S Tronic (el nuevo nombre del DSG en Audi) también de 6 relaciones. La tracción será delantera para el 4 cilindros de 2.0 litros, mientras el V6 de 250 cv distribuirá su fuerza tanto al eje trasero como al delantero mediante su sistema de tracción integral Quattro. El TT estará disponible en los concesionarios desde el mes de septiembre, aunque por ahora el precio se desconoce.
El tren de rodaje se ha optimizado y perfeccionado con un comportamiento de volante neutral que lógicamente tiende al subviraje en apoyos límite, para hacer la conducción lo más sencilla posible, proporcionando un gran placer de conducción, una gran agilidad y un comportamiento muy estable en marcha. También se han ensanchado las vías, que pueden albergar llantas de hasta 19 pulgadas, y se ha incluido un nuevo eje trasero multibrazo que permite gran dinamismo. Opcionalmente, la suspensión, ya deportiva de serie, se puede completar con una de tipo adaptativo Magnetic Ride, con partículas magnéticas dentro del aceite, que mediante una reacción en décimas de segundo y dependiendo de la situación, se regula automáticamente proporcionando un alto confort de rodadura o un dinamismo extremadamente deportivo.