Audi TT Sport: Casi de competición

Diego Zotes28 feb 2005
Audi lanza una nueva versión de su cupé TT que representa perfectamente la filosofía purista de coche deportivo. La fórmula ha sido la que se sigue en competición: aligerar peso, incrementar potencia y retocar suspensiones.
Inicio
CASI DE COMPETICION

a fondo Audi TT Sport 1

Audi lanza una nueva versión de su cupé TT que representa perfectamente la filosofía purista de coche deportivo. Si ya el Audi TT se caracteriza por un comportamiento divertido y excitante, esta nueva versión Sport promete alcanzar cotas todavía más altas. La fórmula ha sido la que se sigue en competición: aligerar peso, incrementar potencia y retocar suspensiones. Un ejemplo similar de “versiones aligeradas” lo hemos visto hace poco en BMW, con los M3 y M3 CSL.
  La base sobre la que se ha trabajado para lograr esta versión Sport es el TT 1.8 T Quattro con cambio manual de seis velocidades. Por lo pronto, la potencia que alcanza el 1,8 litros turboalimentado es de 240 cv (casi como los “Leones de la Copa de circuitos”) y el par llega a los 320 Nm. Con este potencial, el bajo peso, y la perfecta capacidad de tracción del sistema Quattro, el Audi TT Sport es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 5,9 segundos.
Pero vayamos a la parte en la que más se ha trabajado, en la “reducción de peso”, en total 75 kilos. En primer lugar hay que decir que no sólo se han disminuido unos cuantos kilos, sino que se han buscado soluciones para conseguir un reparto de peso óptimo que lo hagan más manejable, como por ejemplo llevar la batería a la parte trasera (también muy típico en competición). Ahora el TT es un biplaza, ya que se ha quitado la banqueta trasera, y los asientos delanteros son dos baquets con arneses firmados por Recaro y tapizados en piel alcántara a juego con el color de la carrocería. Incluso el equipo de aire acondicionado se elimina para disminuir el peso, aunque el cliente puede pedir que se deje montado sin sobreprecio (la mayoría supongo que preferíriamos no pasar calor en verano que ganarle 12 kilos a la báscula, que son los que pesa el sistema del aire). En total 1.390 kilos y 240 cv, una excelente relación peso-potencia de 5,8 kilos por cv.
En cuanto a las suspensiones se toman elementos de los paquetes deportivos “S Line”, las llantas presentan un nuevo diseño de 15 radios que permiten ver las pinzas de freno pintadas en rojo, y los neumáticos van en medida 235/40 R18. Estéticamente también se diferencia por diversos elementos aerodinámicos, como los paragolpes, estribos laterales, tomas de aire, frontales, retrovisores exteriores, spoiler o difusor de la doble salida de escape pintada en negro; pero sobre todo por esa carrocería pintada en dos colores: el techo siempre en negro phantom con efecto perla, y el resto de la carrocería en azul mauritius, plata avus, rojo misano o el propio negro phantom. En el interior, volante, freno de mano y pomo están cosidos en piel alcántara, a juego con los asientos. Y por último, los faros de xenón son de serie, lo que se puede completar con un buen equipo de sonido y navegador.
El Audi TT Sport llegará a los concesionarios en breve, aunque todavía no sabemos la fecha exacta ni su precio concreto. Evidentemente costará algo más de los 40.450 euros del 1.8 T Quattro 225 cv, pero seguramente no llegará a los 48.330 euros del 3.2 V6 (más potente y refinado pero no tan rápido y radical como este Sport).