Audi S7 Sportback, rabia disfrazada:

Audi S7 Sportback, rabia disfrazada 1
Agencia EFE10 jul 2012
La apariencia no siempre engañan, aunque en este caso sí, porque el conductor está envuelto bajo una capa de lujo y estilo señorial, pero bajo el pie esconde 420 caballos vestidos de tecnología muy refinada.

Esto es el Audi S7 Sportback, una berlina de corte coupé refinado, estilizado, que acuna un motor de ocho cilindros que puede actuar con cuatro para reducir el consumo, que saca un fuerte temperamento dinámico a través de un sistema de alimentación biturbo que cuando entra en funcionamiento crea vértigo.

Coupé, berlina y familiar multiuso son los tres conceptos que Audi ha combinado en la berlina A7, de la que la S7 toma la carrocería y el bastidor, capaces de soportar aún más potencia que la estipulada por el fabricante para este motor.

Anchura generosa, silueta de baja altura, una suave línea de techo muy tendida hacia la zona trasera, son los argumentos novedosos de esta berlina de 4,97 metros de largo, una batalla de 2,91 metros, una anchura de 1,91 metros y una altura de 1,42 metros.

La línea de cintura es determinante en el diseño, marcando una potente silueta completada con un fuerte dibujo de las aletas y sus enormes neumáticos montados en llantas de 21 pulgadas, aunque éstas son opcionales frente a las de 19 de serie.

La parrilla del radiador Singleframe en gris platino está rematada en la parte superior por esquinas oblicuas y exhibe una potente imagen delantera, que está acompañada en la parte inferior por una tercera entrada de aire más plana y más ancha y un pronunciado borde.

En la imagen del S7, como en el resto de la gama, tiene gran influencia la iluminación, ya que deja una huella característica con cualquiera de los dos sistemas con los que se puede equipar este S7.

De serie monta la tecnología de gas xenón para las luces de cruce y carretera y LED para el resto, y opcionalmente el fabricante ofrece un equipo LED para la iluminación principal, aún más cercana a la calidad de la luz diurna.

El color y la intensidad con la que ilumina este sistema, sin molestar al resto de los conductores, es toda una experiencia, aún habiendo conducido con los dispositivos de xenón más avanzados.

Es especialmente eficaz conduciendo sobre carreteras mojadas o climatología adversa con presencia de niebla o aguaceros intensos. Además, los faros de diodos ofrecen una gran resistencia al paso del tiempo y el consumo de energía necesario para su funcionamiento en mucho más bajo que el resto de los sistemas.

El interior del S7 muestra un ambiente deportivo realizado en negro, con algunas terminaciones en negro carbono y aluminio, aunque por el camino de las opciones se pueden añadir toques de color a través de la madera y alguna nota tonal en la tapicería.

La entrada en la cabina está dificultada por la baja línea del techo y la menor altura del bastidor con respecto al suelo frente a un A7 normal.

En el interior hay espacio suficiente, pero no sobra tampoco, por una arquitectura que distribuye el espacio abusando de las dimensiones de algunos elementos, como es el caso del túnel central, muy voluminoso, sobre el que se aloja una instrumentación muy completa, que deja muy encajados en su sitio al conductor y al acompañante.

En la línea posterior hay espacio para tres ocupantes, pero la arquitectura de los asientos, muy definida para dos, deja al central sobre una superficie poco ergonómica

Es agradecido el espacio disponible de maletero, con sus 535 litros ampliable abatiendo los respaldos del banco trasero. Al maletero se accede a través de un extenso portón que lleva incorporado la bandeja que oculta la carga y en el exterior un espoiler que se despliega de forma automática al alcanzar los 130 km/h y se repliega a los 80. El funcionamiento de este dispositivo aerodinámico también puede ser manual.

El tablero muestra dos zonas muy diferenciadas y separadas por el túnel central, sobre el que emerge una pantalla de ocho pulgadas, que emerge electrónicamente del tablero de a bordo.

Esta pantalla es la parte visible del sistema de control de algunos de los reglajes de suspensión y gestión del motor, además del completo sistema de info entretenimineto de Audi, basado en un disco duro de 60 GB, un reproductor de DVD y dispositivo de control por voz.

El sistema multimedia materializa el sonido a través de un sistema Bang & Olufsen formado por 15 altavoces conectados a un amplificador de 1.200 vatios de potencia. Un espectáculo acústico.

La construcción del bastidor es uno de los puntos a destacar del S7, ya que en ella prima la tecnología ultraligera, con más del 20 % fabricado en aluminio, y el resto en aceros especiales más resistentes y ligeros que los utilizados hasta ahora.

La construcción híbrida en aluminio y aceros de alta resistencia hace que el coche pese un 15 % menos que una carrocería realizada completamente en acero.

El motor de esta versión deportiva es el nuevo 4.0 TFSI biturbo, que incorpora la primicia en la marca del sistema de 'cylinder on demand: cilindros bajo demanda', capaz de funcionar en determinadas situaciones, en regímenes de carga media o baja, con sólo la mitad de los cilindros.

Se trata de un sistema que no es nuevo en el mercado, porque Chrysler ya lo ha utiliza en sus V8 con un alto grado de eficiencia en consumo, que Audi lleva más allá con medidas supletoria de eficiencia.

Cuando se dan las condiciones, el sistema cierra en ambas bancadas las válvulas de admisión y de escape de los cilindros 2, 3, 5 y 8, al tiempo que la gestión del motor suprime la inyección y el encendido.

A partir de ese momento el V8 pasa a funcionar como un V4, es decir, que por cada vuelta del cigüeñal se produce la chispa de encendido dos veces en lugar de cuatro (secuencia de encendido 1-4-6 -7). En los cilindros activos se incrementa el rendimiento, dado que los puntos operativos se desplazan hacia cargas más elevadas.

El conductor puede ver el modo de cuatro cilindros en la pantalla del sistema de información al conductor (FIS) ubicada en el cuadro de instrumentos, en la que aparece la barra de color verde del indicador de consumo y en un texto indicativo, porque de otra manera es imposible saber en qué situación de carga se encuentra el motor. Los cambios de un motor a otro son suaves y muy rápidos, entre una y menos de cuatro centésimas de segundo.

A una velocidad de 100 km/h, por ejemplo, el sistema reduce el consumo por sí solo en más de un 10 %, asegura el fabricante, aunque en condiciones de conducción reales los 9,6 litros oficiales de promedio superan los 12 sin exigirle demasiado a la mecánica.

La ingeniaría de Audi se ha esmerado en complementar el sistema de cilindros bajo demanda con un dispositivo de interferencias intencionadas para hacer desaparecer las diferencias de sonido entre un V8 y un cuatro cilindros.

El 'Active noise control' (ANC) utiliza el principio de la interferencia destructiva. Cuando dos ondas de igual frecuencia se superponen, sus amplitudes se cancelan, siempre y cuando sean iguales pero de fase opuesta (180 grados de desfase), según la explicación del fabricante.

Cuatro pequeños micrófonos en el revestimiento interior del techo registran los sonidos de fondo y una unidad de mando del ANC calcula a partir de estas señales una imagen ultrasónica espacial y además utiliza información procedente del sensor del cigüeñal relativa al régimen del motor, para generar sonidos a través del sistema de audio del coche que neutralizan los no deseados.

El Active noise control puede combinarse con todos los sistemas de sonido disponibles y, además, permanece activo aunque el equipo de sonido esté desactivado o el volumen esté bajo o en silencio.

Independientemente del ANC, el Audi S7 Sportback equipa un segundo sistema que compensa las vibraciones de segundo orden del motor que se generan en el modo de cuatro cilindros mediante la generación de antivibraciones de fase opuesta.

El resultado merece el adjetivo de espectacular. El sonido ronco y aterciopelado del V8 se mantiene en 8 o en 4 cilindros y el silencio interior de un nivel poco común en un automóvil.

El motor está gobernado por la caja S tronic de doble embrague de siete velocidades, con dos engranajes que se encargan de las marchas pare e impares de forma separada, e forma que cuando está engranada una velocidad está preparada la siguiente para hacer casi instantáneo el cambio de relación.

El S tronic puede utilizarse en automático, bajo un programa normal o deportivo, o en manual, mediante la palanca del cambio o con las levas en el volante.

El S7 Sportback transfiere la potencia al suelo a través de la tracción integral permanente quattro, con un diferencial central autoblocante.

En condiciones normales, el engranaje planetario puramente mecánico envía un 60 % de la fuerza motriz al diferencial del eje trasero y un 40 % al eje delantero, y en el caso de que una rueda patine, traslada la mayor parte de las fuerzas al eje con la mejor tracción: hasta el 80 % puede llegar al eje trasero y un máximo del 70% al delantero.

La tracción quattro en esta versión incorpora un sistema de gestión del par individual para cada rueda, que determina la distribución óptima del par, de forma que las ruedas en el interior de la curva están a punto de patinar, las frena muy suavemente.

La unidad probada también incorpora un sistema opcional, el diferencial trasero deportivo distribuye las fuerzas motrices entre las ruedas del tren trasero de forma variable y continua.

Para completar la unión al suelo, el Audi S7 Sportback dispone de de serie de la 'adaptive air suspension sport', un sistema que combina la suspensión neumática con una amortiguación regulada que en su ajuste más duro baja un centímetro la altura de la carrocería y en el más suave la eleva dos centímetros. En el modo de conducción 'efficiency' se reduce la altura de la carrocería ya desde el principio.

En la práctica, en la conducción más deportiva, el coche ofrece un tacto no lo suficientemente duro, ya que en las frenadas se sienten claramente desplazamientos de la masa hacia el eje delantero y en curva, especialmente en los cambios de apoyo, se produce más balanceo del deseado para la rapidez con la que se mueve esta berlina. Hay que recordar que en 4,7 segundos se llega a los 100 km/h desde cero.

Afortunadamente, el S7 está plagado de sistemas de asistencia a la conducción y para hacer segura una conducción que sin ellos seria arriesgada y reservada a conductores con experiencia y formación adecuada.

Por ejemplo, el sistema basado en radar, 'adaptive cruise control' con función de parada y arranque Stop & Go, regula la distancia con el vehículo precedente. Con velocidades inferiores a 30 km/h, el sistema inicia una frenada a fondo en caso de detectar la amenaza de una colisión por alcance.

Estos dos sistemas colaboran con el sistema de seguridad Audi pre sense, disponible en distintas versiones. El Audi active lane assist ayuda al conductor a no salirse del carril por accidente, mientras que el Audi side assist le ayuda a cambiar de carril.

La larga lista de asistentes contiene el de visión nocturna con marcación de los peatones detectados. Un sistema muy útil en la conducción nocturna, pero algo alejado de la línea de visión del conductor.

No menos interesante, dadas las dimensiones de la berlina deportivas es el sistema de aparcamiento con indicación del entorno, que asume las maniobras de giro.

En conducción, salvo los pequeños balanceos transversales y longitudinales, las sensaciones son comunes al resto de la gama. Se siente sobre raíles una vez neutralizados estos movimientos de la carrocería con una buena dosis de suavidad en los movimientos de volante, que, por otra parte, es muy sensible a los órdenes rápidas.

Ante el extraordinario temperamento del motor, la frenada es poco tranquilizadora. Los frenos son potentes, pero el traslado de peso al eje delantero resta poder de retención. No es una buena sensación cuando se exprimen los 420 caballos turboalimentados.

La posición en el mercado de este S7 es muy selecta, pero es también la más ventajosa. Es una berlina deportiva de gran tamaño para perfiles de comprador muy específicos, lo que limite una venta fácil, acotada por un interesante precio, irreal, porque hay que sumarle algunos miles más si se quiere un equipamiento completo, aunque no tantos como los que pide la competencia por su alternativas.

CARACTERISTICAS TECNICAS

------------------------

Longitud 4,980 m.

Anchura 1,911 m.

Altura 1,420 m.

Distancia entre ejes 2,914 m.

Ancho de vía delantera 1,644 m.

Ancho de vía trasera 1,635 m.

Chasis Monocasco de acero y aluminio

Peso 1.945 kg.

Coeficiente aerodinámico 0,30

Capacidad depósito 75 l.

Capacidad maletero 535 a 1.390 l.

Posición del motor Delantero longitudinal

Alimentación Inyección directa de

gasolina, dos árboles de

levas en cabeza (DOHC) y

sobrealimentación turbo para

gases de escape.

Cilindros 8 en V con bloque motor de

aluminio con sistema

'cylinder on demand'

Cilindrada 3.993 c.c.

Potencia 420 CV a 5500 - 6400 rpm

Par máximo 550 Nm a 1.400-5.200 rpm

Transmisión Manual automatizado S tronic

de 7 marchas con

accionamiento

electrohidráulico

Embrague Dos embragues multidisco

electrohidráulicos bañados

en aceite

Velocidad máxima 250 km/h (limitada

electrónicamente)

Aceleración 0-100 4,7 seg.

Emisiones de CO2 225 g/km

Impuesto de Matriculación 14,75 %

Consumo mixto 9,6 l.

Dirección Electromecánica con

asistencia en función de la

velocidad

Diámetro de giro 11,9 m.

Frenos delanteros Discos ventilados

Frenos traseros Discos ventilados

Suspensión delantera Eje de 5 brazos, 2 brazos

transversales superiores

e inferiores respectivamente,

barra estabilizadora,

suspensión neumática

Suspensión trasera Eje de brazos trapezoidales

con control de vía, brazo

oscilante transversal, barra

estabilizadora, suspensión

neumática

Tracción Integral permanente quattro

con diferencial central

autoblocante

Neumáticos 265/35 R 21

Equipamiento ABS, ESP, EBV

Precio 63.900 euros

RESTO DE GAMA

-------------

Versión Cilindrada Potencia PVP

-----------------------------------------------------------------

Gasolina:

2.8 FSI multit. 8v 2.773 c.c. 204 CV 57.510

2.8 FSI quattro S tronic 7v 2.773 c.c. 204 cv 60.660

3.0 TFSI quattro S tronic 7v 2.885 c.c. 310 CV 67.260

Diesel:

3.0 TDI multitronic 8v 2.967 c.c. 204 CV 58.590

3.0 TDI quattro S tronic 7v 2.967 c.c. 204 CV 61.610

3.0 TDI quattro tiptronic 8v 2.967 c.c. 245 CV 65.190

3.0 TDI c.d. quattro S tronic 7v 2.967 c.c. 245 CV 66.490

3.0 Bi TDI quattro tiptronic 8v 2.967 c.c. 313 CV 69.150

COMPETENCIA DIRECTA

--------------------

Modelo Cilindrada Pot. PVP

-----------------------------------------------------------------

BMW 6 GranCoupé 640i 2.979 c.c. 320 CV 87.600

Merceles CLS 500 BlueEfficiency 4M 4.663 c.c. 408 CV 93.300

Maserati Quatroporte 4.244 c.c. 400 CV 128.621

Porsche Panamera 4S PDK 4.806 c.c. 400 CV 113.958

Fernando A. Marqués