Audi RS5 Cabrio 2013: Por prestaciones y potencia, imbatible

audirscabrioportad_da6437ba87370559245888376.jpg
Raúl Toledano07 sep 2012
Por prestaciones, potencia y tecnología, el Audi RS5 Cabrio será el rival a batir cuando se estrene en la primavera de 2013 con similares atributos que los de su hermano Coupé, pero con el añadido de la diversión de la conducción a cielo abierto gracias a su elegante capota de lona. Sus 450 cv superan los 100.000 € de factura.
Uno de los deportivos más esperados en el Salón de París será el nuevo RS5 Cabrio, el descapotable de cuatro plazas con techo de lona de Audi que estrena nuevo motor V8 FSI 4.2 litros de 450 cv, el mismo que la versión cerrada del RS5 Coupé, y que en el Cabrio reduce el 0 a 100 km/h por debajo de la frontera de los cinco segundos, posicionándose en la cumbre de la gama A5 por prestaciones y tecnología, y ya sólo por detrás del superdeportivo biplaza R8 Spyder con motor 5.2 FSI de hasta 560 cv.
MÁS DE 15.000 EUROS MÁS CARO QUE EL COUPÉ
¿Será un pesadilla para el BMW M3 Cabrio? Hasta la primavera de 2013 habrá que esperar para ver rodar por las carreteras al Audi RS5 Cabrio, cuyo precio de partida, confirmado para España, será de 103.360 euros, toda una declaración de intenciones de la marca de Ingolstadt, que comercializa desde febrero de este año el RS5 “normal” por 87.830 €, y ya no digamos si lo comparamos con sus hermanos pequeños descapotables: el S5 Cabrio (333 cv por 71.680 €) y el A5 Cabrio normal (con precios y potencias que oscilan entre los 42.310 y 59.620 € y 170 y 272 cv con mecánicas diésel y gasolina).
Las dimensiones del nuevo RS5 Cabrio son de 4,64 metros de longitud, 1,86 m de ancho y una batalla de 2,75 m, y respecto al Coupé los cambios principales afectan a los 20 mm que se reduce la altura libre hasta el suelo (el Cabrio va “más pegado al suelo”), los refuerzos específicos de este tipo de carrocería, así como rediseños en paragolpes y aletas en busca de un notable coeficiente aerodinámico que tan solo aumenta de 0,32 (Coupé) a 0,34 (Cabrio).El RS5 Coupé es más bajo y ligeramente peor a nivel de aerodinámica que el Coupé
Al igual que en el RS5 Coupé, el diseño de la carrocería del RS5 Cabrio ofrece algunos detalles exclusivos de corte más deportivos, como las defensas delanteras y las ópticas de LED integral, taloneras acentuadas y unos neumáticos de 265/35 con llantas de 19” de serie (opcionales de 20”) en los laterales, y el difusor con doble salida de escape, uno a cada lado, y forma ovalada en la zaga.

audirscabrioapoyo_4100382192f58a7d0d3141246.jpg

La capota del Audi RS5 es de lona y color negro, pero lo más importante de accionamiento automático desde el interior del habitáculo con un interruptor que tardará en completar las acciones de plegado y desplegado 15 y 17 segundos, respectivamente, incluso pudiéndose realizar en marcha a velocidades inferiores de 50 km/h. ¿La mala noticia? A pesar de los 4,64 m de longitud, Audi ha querido conservar la habitabilidad en las plazas traseras del coche y por lo tanto es el maletero el que sale perjudicado por la capota, porque es allí donde ésta se esconde cuando queremos disfrutar de la conducción a cielo abierto: pasando de 380 litros (viajamos “cerrados”) a un limitado espacio de 60 l (“abiertos”).La capota se acciona automáticamente, tarda 15 o 17 segundos, y se puede realizar en marcha a menos de 50 km/h
El futuro rival del BMW M3 Cabrio mantiene la imagen tecnológica del habitáculo del RS5 Coupé, con inserciones en plata, abundantes materiales blandos excelentes a la vista y al tacto, asientos con infinitas posibilidades de configuración (de serie en cuero y Alcantara; opcional, el elegante cuero Napa) que incluirán una pigmentación especial que reduce la temperatura, y por supuesto inscripciones deportivas de las siglas “RS” en volante, pomo del cambio, molduras de acceso y en los propios asientos.
Por último, el apartado mecánico-prestaciones nos vuelve a seducir. Los amantes de los grandes motores turboalimentados siguen de enhorabuena cuando hablamos de Audi, que apuesta por el bloque 4.2 litros en configuración V8 para desarrollar 450 cv de potencia y 530 Nm de par máximo, entregándose a ambos ejes a través de la tracción Quattro con un diferencial central que regula este reparto en función de las necesidades, aunque la configuración normal es 40%-60% delante-detrás. Todo un lujo que, en combinación con el rapidísimo cambio automático/secuencial S-Tronic de siete velocidades, deja la velocidad máxima limitada a 250 km/h (puede colocarse en 280) y la aceleración de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos (cuatro décimas más que el Coupé pero cuatro décimas más rápido que el M3 Cabrio). El consumo mixto homologado es de 10,9 l/100 km (casi medio litro más que el Coupé pero considerablemente menor que la cifra oficial en el M3, de 12,7 l/100 km).El RS5 Cabrio es más rápido y consume menos que el BMW M3 Cabrio