Audi RS4: ¡Adios, M3!

Diego Zotes22 feb 2005
Adiós, M3! eso es lo que le podrá decir el afortunado conductor de un Audi RS4 cuando se cruce con el BMW M3 y decida poner a trabajar a los 420 cv de su motor V8 FSI. Tal es el poder del nuevo Audi RS4 que ni el exclusivo M3 CSL podrá con el de los cuatro aros.
Inicio
¡ADIOS, M3!

a fondo Audi RS4 1

Adiós, M3! eso es lo que le podrá decir el afortunado conductor de un Audi RS4 cuando se cruce con el BMW M3 y decida poner a trabajar a los 420 cv de su motor V8 FSI. Tal es el poder del nuevo Audi RS4 que ni el exclusivo M3 CSL podrá con el de los cuatro aros. Eso sí, el dominio del Audi podría verse inquietado muy pronto, pues si bien el RS4 se espera para el verano, poco después está previsto que llegue la versión M de la quinta generación de la Serie 3, la cual abandonaría definitivamente el bloque de seis cilindros en línea y pasaría a montar un V8 de unos 400 cv; por lo que la igualdad podría volver a imponerse entre estos eternos rivales.
  Pero centrándonos en el modelo que hoy nos ocupa, vemos como esta variante es un paso más que el recién llegado S4 de idéntica base mecánica pero con 344 cv. Una evolucionada tecnología del sistema de inyección directa de gasolina FSI, entre otras cosas, ha logrado aumentar en 76 cv la potencia de este V8 de 4,2 litros de cilindrada, que a su vez proporciona un par máximo de 430 Nm a 5.500 rpm. Con una potencia específica altísima (más de 100 cv por litro), el nuevo V8 FSI es de los motores atmosféricos de mayor rendimiento jamás fabricados. Su régimen máximo de potencia se sitúa en las 8.250 rpm, aunque entre 2.250 y 7.600 rpm ya se encuentra disponible el 90% del par motor.
En prestaciones puras, la velocidad máxima se limita electrónicamente a 250 km/h, pero en aceleración de 0 a 100 km/h logra una cifra sobresaliente: 4,8 segundos. Además hay que tener en cuanta el “plus” que significa contar con la excelente motricidad que le proporcionará su sistema de tracción Quattro, que dicho sea de paso monta una nueva evolución para hacerlo más efectivo, con diferencial central autoblocante tipo Torsen; al igual que el ESP, que en el RS4 será menos intrusivo.
La carrocería ha pasado por el quirófano para ponerse a dieta, ya que según los responsables de Audi “el RS4 no debía pesar ni un solo gramo más de la cuenta”, por lo que la mayoría de las piezas del tren de rodaje son de aluminio, los asientos tipo bacquet de material ligero, y algunos elementos como el guardabarros delantero o el capó son también de aluminio. El resultado es una relación peso-potencia de 3,93 kilos por cv -algo hasta ahora reservado a grandes deportivos- por lo que el peso total del Audi RS4 será de1.650 kilos.
Para aumentar la estabilidad, no sólo se han modificado las suspensiones (se rebaja la altura 30 mm), sino que también se han ensanchado las vías delantera y trasera, lo que también aporta una estética más agresiva con los pasos de rueda abultados. En el equipo de frenos se montan discos de mayor diámetro todavía que en el S4, siendo en este caso de 365 mm los delanteros y de 324 mm los traseros.
Y para finalizar hablaremos del diseño y equipamiento, que como se puede observar no rompe totalmente con la línea de los Audi A4, pero sí se diferencia por diversos detalles: rejilla delantera de diseño de rombos, entradas de aire adicionales, llantas específicas, faldón trasero, dos salidas de escape de gran tamaño y un discreto alerón. En el interior destaca el volante con la parte inferior achatada, los asientos tipo bacquet que pueden inflar sus sujeciones laterales para adaptarse a todo tipo de corpulencias, el arranque mediante botón y el predominio de cuero, aluminio y carbono. De serie el RS4 llevará ayuda al aparcamiento y amortiguación variable DRC entre otras cosas, y podrá completarse opcionalmente con navegados o luces adaptativas en curva.
Enrique Marco, Autocity
22 de Febrero de 2005