Audi RS4: Deportividad superlativa

Diego Zotes31 ago 2006
Tras los grandes éxitos deportivos a nivel mundial y para completar una larga saga de modelos de orientación deportiva, la marca alemana Audi ha confiado a su filial Quattro GmbH el desarrollo de otra de sus creaciones superlativas.
Deportividad superlativa
Tras los grandes éxitos deportivos a nivel mundial y para completar una larga saga de modelos de orientación deportiva, la marca alemana Audi ha confiado a su filial Quattro GmbH el desarrollo de otra de sus creaciones superlativas conocidas con las iniciales RS, que representa la máxima expresión de la marca en cuanto a dinamismo, prestaciones, diseño y tecnología aplicada al automóvil. Es el nuevo RS4, que sustituye así a su antecesor con el mismo nombre y se coloca como el máximo exponente de la gama A4 con una tecnología derivada directamente de los vehículos de competición de la marca, estableciendo nuevos estándares del concepto deportivo en el segmento de las berlinas de tamaño medio.

a fondo :: Audi RS4 1

Los encumbrados deportivos conocidos hasta la fecha en la categoría se verán obligados a rendirse ante esta obra tecnológica de la marca de los cuatro aros. Iconos automovilísticos de la competencia como el BMW M3 de 343 cv, a la espera de un más que probable motor V8 con cerca de 400 cv que introduzca la marca para el próximo M3, o el Mercedes C55 AMG con 367 cv encuentran su verdadera competencia en el poderoso Audi S4 de 344 cv, un paso inferior con respecto al protagonista de nuestra prueba.

La potencia y las prestaciones de esta máquina infernal se asemejan más a las de superdeportivos de marcas como Ferrari, Aston Martin, Maserati o Porsche de gama alta que a berlinas medias de tamaño y proporciones equivalentes. De hecho la competencia más real la encuentra en su propia casa en el modelo RS6 de 450 cv, el hermano mayor de nuestro protagonista. El precio sin embargo se sitúa en unos exclusivos 82.200 euros, aunque no nos parece desorbitado a juzgar por la innovación tecnológica que presenta en todos los campos.
Un motor de carreras
Audi descubre al público con este superdeportivo multitud de innovaciones técnicas que tienen su origen en la competición, como la tecnología FSI de muy alto rendimiento, la profusión del aluminio en el chasis y la última generación de la tracción integral quattro con distribución asimétrica-dinámica del par motor. Pero la innovación fundamental en este coche de carreras vestido de calle es el nuevo propulsor de altas revoluciones V8 de 4.2 litros que entrega 420 cv de potencia y puede girar hasta las 8.250 rpm. El par máximo de este motor es de 430 Nm a 5.500 rpm, mientras que el 90% del par lo mantiene desde las 2.250 hasta las 7.600 rpm. De esta forma, la potencia se entrega de forma muy elástica en todo el régimen, consiguiendo una dualidad de comportamiento perfecta entre la conducción más rápida y exigente al pisar el acelerador a fondo, únicamente experimentable con esta máquina en un circuito, como lo comprobamos en el Jarama que visitamos para la ocasión, o en una conducción tranquila y relajada sin la obligación de recurrir en exceso al cambio, aunque este tipo de conducción se torna algo dificil con un pedal tan sensible.

a fondo :: Audi RS4 2

De hecho no hay más que mirar las cifras oficiales de prestaciones para darnos cuenta de que lo que tenemos enfrente es un verdadero superdeportivo, realizando los 0 a 100 km/h en sólo 4,8 segundos, mientras que tarda 16,6 segundos en alcanzar los 200 km/h. De esta forma vertiginosa continúa acelerando hasta los 250 km/h de velocidad máxima que se ha limitado electrónicamente. ¡Increíble!
El objetivo prioritario para los ingenieros de Quattro GmbH al concebir el RS4 era aligerar al máximo el conjunto obteniendo la rigidez necesaria para digerir los sobreesfuerzos que iba a soportar. Así se desarrolló una nueva carrocería en la que el protagonista absoluto era el aluminio, empleado en piezas como los pasos de rueda, el capó y en casi la totalidad de piezas del tren de rodaje, además de un considerable número de planchas bajo toda la carrocería con la función de optimizar la aerodinámica. Todo este compendio de piezas de aluminio bien distribuidas ha conseguido disminuir el peso hasta los 1.650 kg optimizando además la rigidez y equilibrio del conjunto. Esta drástica reducción de peso también se ha logrado con unos ligeros y anatómicos asientos deportivos RS, que ofrecen una excelente sujeción del cuerpo.

a fondo :: Audi RS4 3

Para lograr transmitir con la máxima efectividad al asfalto las tremendas cifras de potencia y par del RS4, Audi ha apostado como viene haciendo desde hace 25 años, por la tracción quattro, que se ha revisado totalmente para la ocasión. Esta clásica tracción permanente a las cuatro ruedas se presenta por primera vez en el RS4 con una nueva distribución electrónica asimétrica-dinámica del par motor en una relación de 40 para el eje delantero y de 60 para el eje trasero, acompañada por un diferencial central autoblocante de tipo Torsen. Así, este RS4 con tren de rodaje deportivo establece unas nuevas dimensiones de la dinámica de conducción, garantizando una tracción óptima en las situaciones de adherencia más inverosímiles. Asimismo se recurre al sistema DRC (Dynamic Ride Control), heredado del RS6, que reduce los balanceos y cabeceos del vehículo en fuertes apoyos a alta velocidad.
Para frenar este misil tierra-tierra se ha elegido un espectacular sistema de frenado, con discos ventilados y perforados de 365 mm delante y también ventilados y perforados de 324 mm detrás, proporcionando unos valores de deceleración excelentes. Para optimizar la eficiencia de frenado y reducir el efecto de "fadding" en la conducción más extrema, se ha estudiado a conciencia la ventilación y refrigeración de los discos.

Con tanto potencial bajo el pedal del acelerador, lo mejor era dotar también al RS4 de unos sistemas de ayuda a la conducción muy precisos, ante posibles descuidos de sus "pilotos" para mantener la estabilidad y la tracción óptima en todo momento. Así se ha rediseñado completamente el programa de control de estabilidad ESP para adaptarse a las prestaciones "especiales" de este vehículo. Ahora las intrusiones de este sistema se activan más tarde y son más cortas de duración, permitiendo la mayor diversión al volante pero con garantías de seguridad. Además se puede desactivar en dos fases, una primera en la que se desactiva sólo el ASR y el ESP sigue atento a las pérdidas de estabilidad, y una segunda que desactiva totalmente el ESP, incluido el control de tracción, con lo cual pasamos a una conducción absolutamente sin ningún control electrónico. Otro sistema novedoso que incorpora este RS4 es el de los "frenos secos", que cuando el trazado está mojado acerca las pastillas a los discos para eliminar el agua de los mismos y garantizar una frenada al 100% en todo momento.

Ante el musculado y voluminoso RS4 parece que simplemente estamos frente a un A4 vitaminado o que ha ido unas cuantas horas al gimnasio, nada más lejos de la realidad. Es un coche totalmente diferente que se ha desarrollado desde patrones nuevos, es decir, un coche de carreras vestido de calle. Tiene más similitudes con los coches del campeonato del DTM alemán que con cualquier coche de calle.

a fondo :: Audi RS4 4

Los únicos elementos comunes que le identifican con su familia, especialmente con sus hermanos pequeños de la gama A4 son la parrilla del radiador de una sola pieza, la parte trasera del vehículo que alterna líneas redondeadas y vértices rectos y la elevada línea de cintura que define el diseño del conjunto. Toda esa agresividad se ha elevado a la enésima potencia, incluyendo unas nuevas formas romboidales del panelamiento de la parrilla del radiador, unas funcionales entradas adicionales de refrigeración en el paragolpes delantero y unas ruedas específicas para esta versión RS4 de altas prestaciones. La vista se recrea asimismo con el nuevo diseño del faldón trasero en forma de difusor que deja hueco a las dos inmensas bocas ovaladas de los tubos de escape laterales, así como con un discreto alerón integrado en el portón del maletero y en las aletas traseras, que muestra el potencial de esta máquina de circuito. La suspensión ha sido rebajada en 30 mm respecto a un A4 normal, mientras se han ensanchado notablemente las vías delantera y trasera, lo que ha engordado la carrocería y ha aumentado su eficacia en conducción extrema.
Interior deportivo de lujo
El interior del RS4 rezuma deportividad por los cuatro costados, aunando la funcionalidad de los modelos más racing enfocados a la conducción pura con el ambiente de lujo propio del segmento Premium al que pertenece. Los materiales predominantes en el habitáculo, a medio camino entre deportivos y de lujo, son la piel, el aluminio y el carbono. Aunque incluye también multitud de detalles exclusivamente deportivos, como se puede comprobar nada más tomar asiento en unos anatómicos asientos RS tipo bacquet de piel que abrazan el cuerpo con mucha fuerza y disponen además de una función de inflado de los laterales de las caderas y la espalda mediante botones que se ajustan al volumen corporal de los pasajeros delanteros. El agresivo volante achatado y cromado en su parte inferior, el botón de arranque del motor sobre el túnel central y los pedales de aluminio son también reminiscencias de los coches de carreras.

a fondo :: Audi RS4 5

Dada su exclusiva orientación deportiva, el volante incluye un botón Sport (S) que proporciona un comportamiento aún más dinámico, modificando el recorrido del pedal del acelerador para que el motor responda antes, aumentando el sonido que emiten los escapes mediante la apertura de una tapa en los escapes que regula la intensidad del sonido.

Como es característico en cualquier Audi, y más en este tope de gama Premium del A4, incluye todos los elementos de confort y seguridad del mejor A4. Entre ellos encontramos el climatizador automático, el cierre centralizado con control remoto o los elevalunas eléctricos delante y detrás. Adicionalmente, el RS4 dispone también del sistema de aparcamiento delante y detrás, de equipo de radio Concert con sistema de sonido Bose y de un tren de rodaje deportivo con amortiguación variable DRC y un programa de control de estabilidad ESP muy especial, que incluye el resto de sistemas de ayuda a la conducción.
Porque las prestaciones más deportivas no están reñidas con el máximo lujo y exclusividad, como demuestra el RS4.