Audi RS 3 Sportback: Repertorio de aptitudes por 55.900 euros

a fondo Audi RS 3 Sportback 1
Raúl Toledano17 mar 2011
La marca de los cuatro aros cierra esta generación de su compacto A3 con la punta del iceberg de la gama, el RS 3, basado en el tren de rodaje del TT RS, con cambio S Tronic, tracción integral, aditamentos aerodinámicos y 340 cv
Lanzamiento
En primavera de este año los más apasionados de la casa Audi ya contarán en sus concesionarios, por 55.900 euros, con la unidad más salvaje de la presente generación del Audi A3, el RS 3 Sportback de 340 cv de potencia, cambio S Tronic de siete velocidades y tracción integral. Entramos en el terreno de los compactos deportivos de pata negra, los más excitantes y exclusivos del mercado. Motores con turbocompresor que superan los 300 cv de potencia, aditamentos aerodinámicos, diseños agresivos y radicales, y tracción integral, o en su defecto autoblocante diferencial mecánico, y trasera. No son los compactos GTI a la antigua usanza, que tienen en el Mazda3, el Seat León Cupra R, el Renult Megane RS, el Volkswagen Golf R, el BMW 135i o en el propio Audi S3 sus representantes más cotizados. El asunto es más complejo, acercándonos a unidades preparadas para la competición en la división de rallyes o asfalto: este RS 3, que llega a España justamente cuando la presente generación del A3 alcanza su fin, supera en potencia a los legendarios Subaru Impreza STI (301 cv), Mitsubishi Lancer Evo (295 cv) y Focus RS (305 cv), y se posiciona a la par del BMW Serie 1 M, el compacto de turbocompresor de doble entrada o twin scroll de última generación de la casa de Munich que fiscaliza 340 cv de potencia por un precio de 56.500 euros.
"En situación normal, el 100% de la fuerza se transmite a las ruedas delanteras, y es al perder adherencia cuando se puede llegar a producir un reparto del hasta 50-50% entre ambos ejes"El Audi RS 3 es la máxima expresión del nivel prestacional de las marcas Premium alemanas. Su carrocería exclusiva en cinco puertas compacta le confiere un grado de habitabilidad inexistente en su eterno rival bávaro, que incluye tracción trasera y cambio manual de manera innegociable, mientras que los chicos de Ingolstadt añaden su cambio automático de doble embrague S Tronic y sobre todo una tracción integral fundamentada en un embrague multidisco controlado electrónicamente y situado en la parte trasera, posibilitando, ante situaciones extremas de conducción, redistribuir el par motor del eje delantero al trasero en cuestión de pocas milésimas. Además incopora una dirección electromecánica sumamente precisa y con un nivel ideal de resistencia y obediencia que no olvida que también este RS 3 puede ser confortable si aminoramos la marcha.En situación normal, el 100% de la fuerza se transmite a las ruedas delanteras, y es al perder adherencia cuando se puede llegar a producir un reparto del hasta 50-50% entre ambos ejes
De que el agarre, la motricidad y la tracción sea todavía más efectiva se encargan unos neumáticos de 235 milímetros en los delanteros y 225 milímetros en las gomas traseras, al revés de como suele ser habitual, asentados sobre unas llantas colosales (¡qué pasada de diseño!) de 19 pulgadas, con un negro mate muy agradecido y definidas en color rojo eléctrico en los extremos de los cinco radios y en el aro que los circunscribe. Los discos de freno autoventilados tienen un diámetro de 370 mm delante y 310 mm detrás. En el eje delantero, las pinzas son de cuatro pistones, de grandes dimensiones y se diferencian por su color negro brillante con las letras RS grabadas sobre la parte exterior. El tren de rodaje deportivo rebaja la altura de la carrocería en 25 mm en comparación el A3, apoyándose en un esquema de amortiguaciones y muelles rígido, que lee precisamente las características del asfalto y que evita cualquier balanceo transversal de la carrocería de 4,30 metros de longitud.
Estéticamente una de las mayores novedades reside en la eliminación de las luces antinieblas delanteras para que su motor de 2.5 litros respire mejor. El diseño del frontal es continuista en comparación al resto de la gama, predominando la imponente parrilla trapezoidal invertida, que en esta versión RS está hecha de una sola pieza y sus pequeñas entradas de aire toman la forma de diamante. Los paragolpes delanteros y traseros han sido fabricados en fibra de carbono. Las taloneras que asoman en el lateral son más pronunciadas y en la zaga reposa un gran spoiler, un difusor escoltado por una protección cromada y más abajo, a la izquierda, la salida doble de escape. De la iluminación se encargan los faros de xenón plus. En total, un cojunto que transmite dinamismo y potencia por todos sus poros. Para los más puristas, las cinco puertas pueden restar encanto, pero ahí están los portentosos Evo e Impreza STI para demostrar que un coche deportivo no siempre tiene que apoyarse en una carrocería de tres puertas.

a fondo Audi RS 3 Sportback 2

El equipamiento de serie se redondea con un volante multifuncional deportivo de cuero achatado en su parte inferior, un climatizador automático de confort de dos zonas, el equipo de radio chorus y los citados faros xenón plus con luz diurna en tecnología LED. Si se desea, Audi ofrece elementos opcionales como por ejemplo ruedas de aleación ligera de 19 pulgadas en color negro con borde de llanta rojo (foto de la derecha) y por dentro un habitáculo que resulta de lo más familiar a la par que agresivo; asientos anatómicos, inserciones en el nuevo material Aluminium Race y paquetes ópticos de color negro o aluminio mate.

a fondo Audi RS 3 Sportback 3

"340 cv le convierten en el compacto deportivo más rápido del mercado, con 4,6 segundos de aceleración de 0-100 km/h"Asociado de serie al cambio automático de doble embrague S Tronic, el RS 3 está impulsado por un motor gasolina de 2.5 litros inyección directa y turbosobrealimentación que proporciona una potencia de 340 cv y unas prestaciones fulminantes, inalcanzables para sus otros rivales, gracias a la configuración Launch Control: con 4,6 segundos, por los 4,9 del Serie 1, los 5,2 del Impreza, los 5,4 del Evo X y los 5,9 del Focus. Además su velocidad punta está controlada electronicamente en los 250 km/h, aunque puede alcanzar los 280 km/h. La fuerza se extiende a lo largo del régimen motor, en los bajos, medios y altos, dominando con un par máximo de 450 Nm la curva que va desde las 1.600 a las 5.300 revoluciones por minuto (rpm). Este cinco cilindros además viene acompañado de la sofisticación tecnológica de la marca de los cuatro aros, con unos arreglos electrónicos en su centralita ya añadidos en el Audi TT RS. De tal manera que si el conductor pulsa el botón Sport el sonido de escape se intensifica, es más bronco, gracias a la instalación de un flap, y la curva del pedal del acelerador es más marcada. Además, el sistema de estabilización ESP integra un modo deportivo y puede desconectarse completamente.340 cv le convierten en el compacto deportivo más rápido del mercado, con 4,6 segundos de aceleración de 0-100 km/h