Audi Q7: Restylilng y ahorro de combustible

a fondo Audi Q7 1
Enrique Marco15 abr 2009
Después de tres años del lanzamiento del Q7 llega el momento de efectuar pequeños retoques estéticos y revisar las mecánicas de este tremendo SUV. ¡Los diésel entregan más potencia y consumen menos!
Restyling y ahorro de combustible
Han pasado tres años desde el lanzamiento del Audi Q7, por lo tanto es el momento ideal para efectuar unos ligeros retoques estéticos y revisar la gama mecánica. No se presentan ahora motores totalmente nuevos, pero sí modificaciones, los cuales en algunos casos permiten aumentar la potencia y disminuir los consumos. Este Audi Q7 sigue siendo uno de los SUV de lujo más deseados del mercado, pues con sus 5,09 metros, habitáculo de siete plazas y maletero de hasta 2.035 litros; se encuentra muy bien posicionado frente a los Mercedes GL, Volkswagen Touareg, BMW X5, Porsche Cayenne, etc.
Estéticamente los retoques son los habituales, con unos paragolpes, rejilla y grupos ópticos modificados. Los faros pueden ser halógenos o de xenón, incluyendo estos últimos las luces adaptativas con función de giro en curva y haz de luz diurna mediante leds en forma de U. Del mismo modo, tanto los intermitentes delanteros como los pilotos traseros están formados por pequeños leds. Por lo demás, algunos retoques en el salpicadero, nuevas tapicerías y nuevas tonalidades para la carrocería identifican a este Audi Q7 modelo 2010. Las llantas, según versiones serán de entre 18 y 21 pulgadas.
No obstante, cabe destacar que la versión tope de gama –que sigue siendo el Q7 V12 TDI de 500 cv- posee una imagen diferente al resto de la gama. De las mecánicas restantes, las que menos cambian son las de gasolina -3.6 FSI de 280 cv y 4.2 FSI de 350 cv- ya que los diésel 3.0 TDI y 4.2 TDI han experimentado más modificaciones.
El Q7 4.2 TDI pasa de 326 a 340 cv, mientras que su consumo medio se reduce de 11,1 a 9,9 l/100 km. Por su parte, el Q7 3.0 TDI, que mantiene su cifra de potencia en 240 cv, se divide en dos versiones: “normal” y “Clean Diesel”. Si ya el “normal” reduce el consumo casi un litro respecto al 3.0 TDI actual, el “Clean Diesel” lo baja dos décimas más hasta situarlo en 8,9 l/100 km, una cifra excelente para un modelo de su tamaño y peso. Además, este modelo más limpio rebaja los niveles de óxidos de nitrógeno y cumple ya la normativa Euro 6 que entrará en vigor en 2014.