Audi Q3 2.0 TDI quattro S tronic Ambition, pleno de argumentos:

Audi Q3 2.0 TDI quattro S tronic Ambition, pleno de argumentos 1
Agencia EFE10 ene 2012
El mercado lo dirá, pero a priori, el Q3, el crossover más joven de Audi que, por cierto se fabrica en España, está pleno de argumentos para ser una compra razonable frente a sus bien situados competidores, incluso dentro de la propia marca, porque puede canibalizar a su pariente más cercano, el Q5.

Los primeros argumentos son los estéticos. El Q3 marca un estilo más afinado y más deportivo, en consonancia con su naturaleza de todocamino de asfalto.

Con rasgos tomados del concepto Cross Coupé quattro presentado en el año 2007 el Q3 es poderosamente atractivo frente al "superior" Q5.

El Q3 tiene unas dimensiones que son superiores a las de un A3 Sportback y algo inferiores a las de un Q5. Es 24 centímetros más corto que el Q5 y sin embargo logra habitabilidad para cinco pasajeros y un maletero que ofrece 460 litros de capacidad que puede ser configurado con un sistema de división en dos espacios.

La altura al suelo también es inferior. Sólo 17 centímetros frente a los 20 del Q5, pero estamos ante un vehículo eminentemente de uso cotidiano sobre asfalto que puede entrar en contacto con la tierra siempre y cuando los caminos no estén excesivamente rotos.

El frontal del vehículo muestra un modelado pronunciado, caracterizado por la característica parrilla Singleframe de la marca, pero retocada en las esquinas superiores, que son oblicuas. En los laterales hay dos líneas ascendentes que se extienden a lo largo del capó.

Las grandes entradas de aire en el frontal proporcionan una imagen potente al Q3 y en ellas se integran los faros antiniebla de serie.

Los faros, como en todos los Audi, marcan una personalidad propia que descubre la identidad del modelo. El diseño es en forma de cuña y están embutidos en la carrocería de forma muy marcada.

La luz diurna es característica del modelo y en el caso de la versión probada, equipada con luces de xenón, la luz de día esta generada por dos diodos de muy bajo consumo que transmiten la luz a través de un dispositivo fotoconductor que forma una banda estrecha en forma de U abierta hacia el exterior.

La versión probada también incorporaba el asistente para luces de carretera, capaz de reconocer a otros vehículos con ayuda de una pequeña cámara y cambiar automáticamente de luz de carretera a luz de cruce. Otro equipamiento opcional es el sistema de iluminación dinámica en curva.

La silueta del Q3 está marca por la línea del techo y la fuerte inclinación de los montantes traseros, que configuran una línea coupé muy deportivo, realzado, además, por unos pasarruedas musculosos, con arcos de color distintos al de la carrocería. El trazo general tiene forma de cuña, marcada por una línea de cintura marcada por dos trazos, el de la base de las ventanillas y la línea de carácter dibujados unos centímetros más abajo.

La trasera del Q3 está definida por un portón envolvente que pronuncia la anchura del vehículo. Las luces también proporcionan personalidad propia con una forma similar a la de los faros delantero, con forma de V en lugar de U, también iluminados con dos LED y las barras fotoconductoras. La luz de los intermitentes está formada por 21 diodos luminosos amarillos y la luz de freno por 18 LED rojos.

El plano trasero está rematado con un protector de bajos que acentúa la deportividad del Q3 y que contribuye a mejorar la aerodinámica del vehículo, con un índice Cx de 0,32, inferior a la del Q5.

La arquitectura y diseño interiores sigue los patrones de Audi. La instrumentación es muy similar al resto de los modelos. El confort para los ocupantes y la buena calidad de los materiales y de los ajustes crean una percepción de muy elevado nivel.

El tablero de a bordo ha sido creado con un diseño concentrado en el entorno del conductor. La consola central pone al alcance del conductor todos los dispositivos y está rematada en la zona superior con un pantalla escamoteable con la que se controlan los sistemas de entretenimiento y algunos ajustes del vehículo, además de la navegación por satélite.

El Q3 es otro ejemplo del sistema de construcción ligera de Audi. Ha sido construido con aceros de alto rendimiento que le proporcionan una elevada rigidez estática y dinámica, aunque algunos elementos son de aluminio, como el capó y el portón trasero, lo que reduce el peso de estos elementos en alrededor de un 50 %.

Desde el puesto de conducción, en esta versión, se controla el motor diesel más potente de la gama, el 2.0 TDI de 177 caballos de potencia, asociado de serie a la transmisión de doble embrague S tronic, que en este caso incorpora una novedad, un modo "efficiency" en el sistema Audi drive select, que permite que el vehículo ruede libremente en las fases de deceleración para reducir el consumo.

Además del modo eficiente, el Audi drive select ofrece otros tres estilos de ajuste: comfort, auto y dynamic

También se incrementa la eficiencia con el sistema de recuperación de energía, de serie con todos los motores. El Q3 recupera energía en las fases de frenado y deceleración para almacenarla provisionalmente en la batería. Cuando el vehículo vuelve a acelerar se retroalimenta a la red de a bordo, restando así trabajo al alternador y al motor.

Otro elemento eficiente es el de parada y arranque. En el caso del S tronic, el conductor debe mantener pisado el pedal de freno cuando se detiene. El motor vuelve a arrancar cuando se suelta el pedal.

El potente motor de esta versión se conforma oficialmente con un promedio de consumo de 5,9 litros de combustible cada 100 kilómetros, una cifra que en la prueba dinámica, con un recorrido variado y también variados estilos de conducción, subió a los 7 litros.

Sorprende de este motor el bajo nivel de ruido exterior y el transmitido al interior del vehículo y es que con este modelo la ingeniería de Audi ha esmerado el trabajo para mejorar el comportamiento vibratorio, adaptando las frecuencias de resonancia de la carrocería a las piezas de montaje y a las piezas accesorias.

El trabajo ha sido especialmente cuidadoso en la zonas en las que el los pasajeros, especialmente el conductor y el acompañante, tienen contacto con el vehículo, como los asientos, algunas partes del suelo y el volante.

Y el esfuerzo se percibe claramente cuando se conduce el Q3. Se puede asegurar que en este campo es difícil de superar por sus competidores e incluso algunos modelos superiores de la familia Audi.

La principal característica de este motor y su combinación con la caja S tronic de siete velocidades es el dinamismo. El conductor recibe sensación de ligereza en las respuestas, no en vano es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en 8,2 segundos y de llegar a una punta de 212 km/h.

El cambio S tronic ofrece dos programas de conducción: D y S. En el modo D, el motor gira, siempre que es posible, a bajas revoluciones, y en el S el cambio de marcha se produce de manera deportiva y a revoluciones más elevadas.

El cambio S tronic de siete velocidades se compone de dos engranajes parciales y dos embragues multidisco. El embrague uno, ubicado en la parte exterior y de mayor tamaño, envía el par motor a través de un árbol macizo a los engranajes de las marchas impares 1, 3, 5 y 7. Alrededor del árbol macizo gira un árbol hueco, que está unido al segundo embrague, de menor tamaño, que está integrado en el interior del primer embrague, y acciona los engranajes de las marchas pares 2, 4 y 6, así como de la marcha atrás.

Los dos engranajes parciales están permanentemente activos, pero sólo uno de ellos está unido al motor, de modo que cuando se está en una relación, por ejemplo la segunda, la tercera ya está engranada y lista para conectarse en unas centésimas de segundo y prácticamente sin interrupción de la fuerza motriz.

Para redondear el sistema, esta versión, como la más potencia de gasolina (2.0 TFSi de 212 CV), incorpora de serie la tracción quattro, consistente en un embrague multidisco de control electrónico y accionamiento hidráulico que reparte la fuerza de tracción entre los dos ejes. En conducción la mayor parte del par está desviado al eje delantero.

La combinación mecánica es alto refinamiento. Todo funciona con suavidad y está integrado de tal forma que el conductor no necesita poner especial atención en el desarrollo mecánica.

La Gestión electrónica se encarga de todo y con tal eficiencia que, por ejemplo, la utilización automática del S tronic es difícil de superar por la utilización del sistema en modo manual.

De hecho, el cambio S tronic de doble embrague logra tan buenos rendimientos que es capaz de ahorrar alrededor de un litro de carburante sobre la caja manual de seis relaciones.

En movimiento la dinámica de chasis y suspensiones es muy aplomada. En línea recta es consistente y en curva nos premia con una estabilidad equivalente a la de un turismo de ajustes deportivos.

Los movimientos de la carrocería están limitados, especialmente en el modo de conducción Sport del sistema Audi drive, gracias a un endurecimiento de la amortiguación que impide que el desplazamiento de las masas en curva quede bajo control.

En el modo normal aparece cierto efecto de mullido en las frenadas y en los cambios de apoyo, pero por sólo unos instantes, hasta que el sistema de la suspensión encuentra su sitio, lo que se percibe claramente y crea confianza.

El conductor tampoco tiene que hacer nada fuera del asfalto, únicamente cuidar que la rodadura discurra por superficies lo más lisas posibles para evitar encontrar los límites de esos 17 centímetros de altura libre al suelo.

Una de las razones del buen comportamiento dinámico del Q3 es al sistema de estabilización ESP, de nuevo desarrollo, que en las frenadas sobre superficies con diferentes valores de fricción previene la desviación unilateral; en caso de riesgo de derrape respalda las correcciones para controlar la situación.

Algunas de sus funciones se han concebido específicamente para el SUV compacto, entre ellas la prevención "roll over", que en caso de maniobras extremas evita el posible despegue de las ruedas que circulan por el interior de la curva mediante intervenciones rápidas con una elevada deceleración.

Además, el ESP incorpora una estabilización del conjunto tractor-remolque y una función para mantener los frenos secos.

Otro sistema de gama alta que incorpora el ESP es el bloqueo transversal electrónico, que actúa sobre los dos ejes. El sistema detecta que la rueda motriz del interior de la curva se descarga demasiado y ejerce sobre ella una leve intervención controlada de los frenos. Gracias a esta intervención el par sobrante se envía a la rueda que circula por el exterior de la curva.

Al mismo tiempo, la diferencia entre las fuerzas de propulsión genera un determinado par de guiñada; el vehículo se cierra con suavidad en la curva, lo que resulta de gran ayuda para el conductor.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

------------------------

Longitud 4,385 m.

Anchura 1,831 m.

Altura 1,590 m.

Distancia entre ejes 2,603 m.

Ancho de vía delantera 1,571 m.

Ancho de vía trasera 1,575 m.

Peso 1.660 kg.

Coeficiente aerodinámico 0,32

Capacidad depósito 64 l.

Capacidad maletero 460 1.365 l.

Posición del motor Delantero

Cilindros 4 en línea (16 válvulas)

Cilindrada 1.968 c.c.

Alimentación Inyección directa

por "common rail",

turbocompresor variable

e intercambiador de calor

Potencia 177 CV a 4.200 rpm

Par máximo 380 Nm a 1.750 2.500 rpm

Transmisión S tronic de 7 velocidades

Embrague Dos multidisco

Velocidad máxima 212 km/h

Aceleración 0-100 8,2 s.

Emisiones de CO2 156 g/km

Consumo mixto 5,9 l.

Dirección Asistencia electromecánica

Diámetro de giro 11,8 m.

Frenos delanteros Discos ventilados (312 mm)

Frenos traseros Discos sólidos (282 mm)

Suspensión delantera Independiente.

Paralelogramo deformable

de cinco brazos.

Amortiguadores de gas

a presión de doble tubo,

muelles helicoidales

y barra estabilizadora

Suspensión trasera Independiente. Brazos

trapezoidales.

Amortiguadores de gas

a presión de doble tubo,

muelles helicoidales

y muelle de tracción

con tope.

Tracción Integral permanente quattro

Neumáticos 215/65 R 16

Impuesto de matriculación 4 %

Equipamiento de seguridad ABS con asistente

de frenada SAFE.

Distribución electrónica

de la fuerza de frenada EBV

Precio 35.290 euros

RESTO DE GAMA

-------------

Versión Cilindrada Pot. PVP

-----------------------------------------------------------------

Diesel

------

2.0 TDI Advance 1.968 c.c. 140 CV 29.900

2.0 TDI quattro Advance 1.968 c.c. 140 CV 32 090

2.0 TDI Ambiente 1.968 c.c. 140 CV 32 950

2.0 TDI Ambition 1.968 c.c. 140 CV 32 950

2.0 TDI quattro Ambiente 1.968 c.c. 140 CV 35 140

2.0 TDI quattro Ambition 1.968 c.c. 140 CV 35 140

2.0 TDI quattro S tronic Adv. 1.968 c.c. 177 CV 36 900

2.0 TDI quattro S tronic Amb. 1.968 c.c. 177 CV 39 950

2.0 TDI quattro S tronic Amb. 1.968 c.c. 177 CV 39 950

Gasolina

--------

2.0 TFSI quattro Advance 1.984 c.c. 211 CV 33 420

2.0 TFSI quattro Ambiente 1.984 c.c. 211 CV 36 590

2.0 TFSI quattro Ambition 1.984 c.c. 211 CV 36 590

2.0 TFSI quattro S tronic Adv. 1.984 c.c. 211 CV 39 300

2.0 TFSI quattro S tronic Amb. 1.984 c.c. 211 CV 42 470

2.0 TFSI quattro S tronic Amb. 1.984 c.c. 211 CV 42 470

COMPETENCIA DIRECTA

--------------------

Modelo Cilindrada Pot. PVP

-----------------------------------------------------------------

BMW X1 2.0d xDrive 1.995 c.c. 177 CV 35.800

Ford Kuga 2.0 TDCi Tutanium 4WD 1.997 c.c. 163 CV 34.150

Range Rover Evoque SD4 Dynamique 2.179 c.c. 190 CV 46.800

SsangYong Korando D20T Limited Plus 1.998 c.c. 175 CV 29.990

Volkswagen Tiguan 2.0 TDI Excellence 1.968 c.c. 170 CV 34.630

Fernando A. Marqués