Audi Nanuk Quattro Concept: Combinando lo incombinable

portadoo_7e8df9dbefe048020b212d760.jpg
Raúl Toledano10 sep 2013
Audi, en colaboración con Italdesign Giugiaro, presenta un nuevo prototipo de nombre Nanuk y con una potencia de 550 cv gracias a un motor diésel V10, combinando las prestaciones y el diseño de un coupé deportivo con las capacidades off road de un todocamino gracias a una suspensión elevada.
La marca de Ingolstadt sorprende con un nuevo prototipo en el Salón de Frakfurt 2013. De nombre Nanuk Quattro Concept, Audi no especifica si de él emanan las líneas de un futuro todocamino o deportivo de producción. Por diseño, dimensiones y, sobre todo, proporciones, recuerda a algunos conceptos "crossover" (cruce, literalmente, en inglés) que brotan entre los fabricantes más exclusivos: véase, el Lamborghini Urus, del que la marca italiana ha confirmado su comercialización allá por 2017. Por su parte, Audi se asocia con Italdesign Giugiaro, que en el último Salón de Ginebra presentó el concept car Giugiaro Parcour, y presenta este Nanuk, el segundo prototipo del fabricante en la feria aleman tras el Audi Sport Quattro.Un cruce de caminos entre carrocerías que no dejará a nadie indiferente
La estructura del Audi Nanuk Quattro Concept está levantada sobre una suspensión modulable en altura con tres niveles, cubriendo un arco de 70 mm de diferencia entre el modo más deportivo (más pegado al suelo) y el modo más campero (la altura libre de la carrocería respecto al suelo crece). Además. el peso se queda en 1.900 kg, que puede parecer mucho, pero que se ha contenido gracias a que la carrocería, además de en aluminio, está forrada en su parte más externa por plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), en un crossover cuyas dimensiones finales podrían ser algo así como un híbrido entre los vigentes Q5 y A5:  una longitud de 4.541 mm, una anchura de 1.990 mm y una altura de 1.337 mm.
Pesa 1.900 kg, y mide 4,54 metros de largo y tan solo 1,33 metros de alto
Aunque por dimensiones y proporciones se aproxima a un SUV, su diseño y silueta nos evocan a los de un coupé. De hecho, está concebido como un biplaza. Y de hecho, sus rodillos de 235/50 en el eje delantero y de 295/45 en el tren trasero, con unas impresionantes llantas de 22 pulgadas, también colaboran a que este extraño cuerpo que Audi ha presentado en Frankfurt sea catalogado como una especie de deportivo sobre elevado. La espectacularidad de este concept car crece gracias unas branquias laterales de grandes dimensiones, unas ópticas estrechísimas con funciones integrales de LED (Audi Matrix LED) en un frontal de morro bajo y con una parrilla amenazante que repite estilo en una zaga con una luenta trasera muy tendida hacia atrás, donde se pone el punto y final con el difusor trasero y la doble salida de escape circular a cada lado de éste.
El cruce de caminos entre conceptos no se detiene aquí. Audi, en un showcar tan deportivo como éste, mantiene el bloque diésel V10 biturbo de 550 cv de potencia del Giugiaro Parcour. Está situado entre el habitáculo y el eje posterior, su cilindrada es de 5 litros y la presión de inyección por sistema de common rail asciende a 2.500 bares. Con estos números siderales para un motor gasoil, las prestaciones están aseguradas: 3,8 segundos de 0 a 100 km/h y una velocidad punta de 305 km/h. Gracias al doble turbo, que en el mejor de los casos concede un estratosférico par motor de 1.000 Nm desde las 1.500 'vueltas', al sistema de distribución variable Audi valvelift System (AVS), y la caja automática de doble embtrague y siete relaciones (S Tronic), el consumo medio se ajusta a 7,8 l/100 km. Audi añade al prototipo las cuatro ruedas direccionables, esto permite que a velocidades bajas las traseras giran hasta nueve grados en dirección opuesta a las delanteras (facilitando las maniobras) y que a altas velocidades las posteriores ofrezcan un ángulo de 2,5 grados en el mismo sentido a las delanteras aportando mayor estabilidad.
Biplaza, motor diésel en posición central-trasera, y las cuatro ruedas direccionables