Audi LeMans Quattro: Dos turbos y 610 cv

Diego Zotes12 sep 2003
El Audi LeMans Quattro es un biplaza que reune un diseño futurista y la más avanzada tecnología, tanto para su chasis como para su mecánica. De hecho adopta una buena parte de órganos mecánicos desarrollados en el R8 de competición en diferentes circuitos.
Inicio
DOS TURBOS Y 610 CV

a fondo Audi LeMans Quattro 1

Aprovechando la experiencia que posee en carreras de sport prototipos -reciéntemente ha sido tres veces vencedor en las 24 Horas de Le Mans con el R8- Audi presenta en el Salón de Frankfurt uno de los deportivos más impactantes y de mayor potencial. Se trata del Le Mans Quattro, un biplaza que reune un diseño futurista y la más avanzada tecnología, tanto para su chasis como para su mecánica. De hecho, el Le Mans Quattro adopta una buena parte de órgnanos mecánicos desarrollados por el coche de competición -el R8- en diferentes circuitos.

a fondo Audi LeMans Quattro 2

Construido siguiendo el procedimiento Audi Space Frame (ASF), su base es una carrocería de aluminio y componentes de fibra de carbono. Gracias a ello se logra una excelente rigidez torsional y un contenido peso, que es este caso se queda en 1.530 kilos. Las medidas son de 1,90 metros de ancho, 4,37 metros de largo y 1,25 metros de alto; con una distancia entre ejes de 2,65 metros. Su aspecto no puede ser más agresivo, pues el afilado frontal y la robusta zaga delatan su enorme poder.
El motor va montado en disposición central, tras los asientos del piloto y pasajero. Estamos hablando de un "corazón" de 5,0 litros de cilindrada 10 cilindros en V y alimentado por dos turbos y sistema de inyección directa de gasolina FSI. La potencia que desarrolla este "monstruo" es de 610 cv y el par máximo de 750 Nm, que además se mantiene constante entre 1.750 y 5.800 rpm. Por supuesto, para transmitir semejante caballaje al suelo se cuenta con el sistema de tracción Quattro; mientras que para el cambio se recurre a una caja secuencial de seis velocidades.
Desde el amplio habitáculo para dos personas se contempla un puesto de conducción similar al de un coche de competición. Todas la información está orientada hacia el conductor, y se cuenta con elementos como la pantalla TFT, que se puede utilizar para diversas funciones. Desde dicho puesto se podrá observar en el cuadro de mandos como el Audi Le Mans es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 3,7 segundos; a 200 km/h llegará en 10,8 segundos, y poco después se parará por órdenes electrónicas cuando la aguja alcance los 250 km/h, aunque de no estar limitado el Le Mans Quattro podría haber llegado a los 345 km/h.
Enrique Marco, Autocity.
11 de Septiembre de 2003.