Audi extiende su gama de motores diesel limpios al A8:

Audi extiende su gama de motores diesel limpios al A8 1
Agencia EFE20 ago 2012
Audi ha extendido sus motores diesel limpios, reconocidos con la acepción Clean, a la gama de su berlina de superlujo A8 y A8 L (batalla larga), informó la filial española del fabricante automovilístico alemán.

Los motores Clean Diesel de Audi, gracias a un tratamiento especial de los gases de escape, se caracterizan por el cumplimiento ya de la normativa Euro 6, que está previsto entre en vigor en 2014.

El motor 3.0 TDI de seis cilindros que, a partir de ahora incorporarán los A8 y A8 L, ya está disponible en otros modelos de la marca de los cuatro aros, como el A4, el A6, el A7 Sportback y el todoterreno SUV Q7

Las versiones clean diesel, realizadas sobre la base del motor 3.0 TDI, introducen una serie de mejoras para reducir las emisiones nocivas de óxidos de nitrógeno e hidrocarburos sin quemar.

En una primera fase estas mejoras consisten en modificaciones en el sistema de recirculación de gases de escape, la adopción de un sistema de regulación integral de la presión en los cilindros y la optimización del sistema de sobrealimentación.

El protagonista del sistema clean diesel de Audi es un catalizador específico junto con un aditivo para la depuración de los gases de escape denominado AdBlue.

Las medidas operadas no modifican las potencia final ni las prestaciones, y tampoco afectan al consumo del vehículo, que incluso mejora en algunas versiones.

Adicionalmente al catalizador de oxidación y al filtro de partículas diesel que incorporan los motores TDI de Audi, el motor 3.0 TDI en su variante clean diesel figura un catalizador SCR especial encargado de neutralizar los óxidos de nitrógeno.

El aditivo AdBlue se almacena en uno o dos depósitos (en función del modelo) adicionales al depósito convencional de combustible, que no ve alterada su capacidad, al aprovecharse para el depósito principal de AdBlue la zona de los bajos del vehículo.

El o los dos depósitos de AdBlue, conectados entre sí, suman una capacidad de unos 23 litros de agente reductor, y su repostaje se puede realizar mediante una toma y un manguito adicional junto a la boca de llenado para el depósito de combustible del motor.

El sobreprecio de las versiones clean diesel es de 1.500 euros.