Audi en las 24 Horas de Le Mans: El híbrido volador

lm__portadap_d424515f1fb82de165f240cfa.jpg
Enrique Marco18 jun 2013
Audi espera alcanzar el triunfo en la 90ª edición de las 24 Horas de Le Mans, que se disputan del 22 al 23 de junio. El español Gené -que ya ganó con Peugeot en 2009- es uno de los posibles ganadores; aunque no lo tendrá fácil. El duelo híbrido entre Audi y Toyota está servido, aunque los alemanes con diésel y los japoneses con gasolina.
Las retransmisiones de carreras automovilísticas en Internet están en alza, y pueden lograr que cada aficionado elija su disciplina favorita, sin tener que conformarse única y exclusivamente con la F1. Ya anunciamos recientemente que el último fin de semana de junio de celebrará la mítica Pikes Peak, y que se podría ver a través de la red; pero un fin de semana antes, el próximo sábado 23 de junio a las 15.00 horas dará comienzo la 90ª edición de las 24 Horas de Le Mans, carrera que se podrá seguir en directo a través de www.audi-liveracing.com.
El equipo Audi es favorito para lograr su duodécima victoria, aunque en una carrera tan difícil nada está hecho hasta que no se pasa la bandera a cuadros. Si hasta hace dos años la marca de los cuatro eras se batía con los franceses de Peugeot, desde el año pasado el único rival oficial es el equipo japonés de Toyota. Los japoneses debutaron en la edición 2012 sin mucha fortuna, pero este año, con evoluciones en su bólido TS030 Hybrid (eléctrico+gasolina) esperan ganar a Audi, o, la menos, evitar un nuevo triplete del laureado equipo alemán.
Los aficionados españoles tendrán además el aliciente de seguir los pasos de nuestro querido piloto Marc Gené, que se subirá al R18 e-tron quattro (eléctrico+diésel) número 3 y compartirá volante con el brasileño Lucas di Grassi y con el británico Oliver Jarvis. Evidentemente pueden ganar, y de hecho el español ya lo hizo con Peugeot en 2009, pero la experiencia y currículo de los otros dos equipos de Audi Motorsport los hacen parecer todavía más fuertes, ya que bólido nº1 lo conducen Fassler/Lotterer/Treluyer -ganadores de las dos últimas ediciones que aspiran a conseguir una triple corona consecutiva- y el nº2 los veteranos y laureados Kristensen/Duval/McNish.

lm__x_e426280a99550995d8d09c4a5.jpg

Recientemente la normativa ha cambiado a favor de Toyota, ya que es difícil equilibar las fuerzas entre mecánicas distintas, pues si bien los dos son híbridos, el Toyota lleva un V8 de gasolina y el Audi un V6TDI; ambos con unos 500 cv de potencia. En cuanto a la fuente de energía limpia, los dos cuentan con unidades eléctricas que rondan 300 cv. La última modificación ha sido la de permitir a Toyota una capacidad del depósito sustancialmente mayor, ya que como es lógico el V8 de gasolina gasta más que el V6TDI.Ambos son híbridos, pero el Toyota de gasolina y el Audi diésel. El último cambio en las normas le da más capacidad de combustible a Toyota
En Audi están convencidos de que su nuevo R18 e-tron quattro volverá a lo más alto del podio, pues entre otras cosas han ganado las dos carreras de resistencia previsas a Le Mans celebradas en 2013; la de Silverstone y la de Spa. También fueron más rápidos que los Toyota en los tests oficiales disputados el pasado 9 de junio. Las novedades principales del bólido de Audi para este año afectan a la aerodinámica, a la optimización de los motores eléctricos, a la distribución de pesos (el reglamento de este año incrementa el peso mínimo a 915 kilos), o a la mejora del sistema de retrovisor digital estrenado el año pasado. Este sistema es importantísimo para una carrera de 24 horas en la que corren diferentes tipos de coches, y desde este año cuenta con dos cámaras adicionales que capturan los puntos ciegos en el campo visual del piloto

lm__xb_7e8ce55031d5bda35cddce43a.jpg

Ya sabéis, este fin de semana, de las 15.00 horas del sábado a la misma hora del domingo, una de las carreras más famosas del mundo celebrará su 90ª edición. Audi es el favorito, y esperemos que el coche de nuestro piloto Gené sea el más rápido. Para que no se relajen Toyota les meterá presión, por lo que promete ser una carrera de lo más excitante. ¡Animo Gené!