Audi crea un sistema para que los coches aparquen solos: Revolución técnica

audisistemaaparcamiento_2c5439b165b59c66fa9021d8a.jpg
Autocity23 mar 2012
Audi se ha querido sumar a las grandes marcas que están trabajando para facilitar todos los procesos de conducción. Con el 'Audi Garage Parking Pilot', la compañía alemana cumple el sueño de más de un conductor; crear un sistema automatizado por el que los vehículos son capaces de buscar plaza de aparcamiento en un parking y estacionar por sí mismos, mientras que el conductor se limita a confirmar la orden desde su 'smartphone'.
Los avances tecnológicos en el mundo del motor se suceden a un ritmo vertiginoso. Las marcas están apostando con claridad en crear diferentes soluciones que faciliten el ejercicio de la conducción. La mayoría de los conductores agradecen todo este tipo de innovaciones y si facilitan una función tan tediosa como la de aparcar, el agradecimiento es doble.
Algunos expertos del sector automovilístico habían afirmado que este nuevo sistema de Audi se basaba en el conocido 'Park Assist', sistema que marcas como Ford o Volkswagen llevan desarrollando desde hace años. Nada más lejos de la realidad. Comparar el nuevo 'Garage Parking Pilot' con el sistema existente desde hace años es como equiparar la técnica de las películas mudas a las desarrolladas en 3-D.
De este modo, Audi ha conseguido crear una verdadera revolución en el mundo del parking. La tecnología 'Park Assist', precisaba del contacto directo del conductor -que tenía que accionar los pedales de acelerador y freno- con el vehículo, mientras que ahora con este 'Garage Parking Pilot' el contacto entre el piloto y el coche puede ser indirecto permitiéndo al conductor bajarse y terminar la operación de estacionamiento mediante su 'smartphone'.Con este 'Garage Parking Pilot' el contacto entre el piloto y el coche puede ser indirecto
La tecnología utilizada se basa en fusionar lo mejor del sector automovilístico con el sector de las comunicaciones. un usuario comprueba la disponibilidad de plazas libres en los aparcamientos más próximos a su destino, utilizando para ello el sistema de navegación.

A la entrada del parking, el conductor puede salir del vehículo, cerrarlo y utilizar su 'smartphone' para emitir una señal que active el sistema. El garaje debe contar con una unidad central para gestionar el aparcamiento pilotado.

De esta forma, un ordenador central localiza la plaza de aparcamiento adecuada más cercana y transmite un mapa esquemático del recorrido de un vehículo. El coche se pone en marcha y, a una velocidad de entre cinco y diez kilómetros por hora, se dirige hacia la plaza y aparca. El coche se pone en marcha y, a una velocidad de entre cinco y diez kilómetros por hora, se dirige hacia la plaza y aparca
Si existe algún riesgo de colisión, el proceso se interrumpe, del mismo modo que si se interrumpe el contacto con el ordenador central. Para volver a utilizar el coche, el conductor realiza una llamada al equipo del garaje, e incluso puede solicitar que el automóvil acuda a la salida a una hora determinada.

Audi sostiene que esta desarrollo es un paso más en el objetivo de hacer realidad la conducción pilotada, que tiene por objeto evitar al automovilista las maniobras que no son de su agrado y permitirle conducir en situaciones que le proporcionen mayor satisfacción.