Audi A8 L 6.3 W12 Quattro, un buque abrumador:

Agencia EFE13 sep 2011
Las marcas de automóviles poseen en su catálogo lo que llaman el buque insignia, habitualmente un modelo de alta gama que reúne el mejor saber hacer de la compañía, en algunos casos de forma abrumadora, aunque no contenga todo lo que el departamento de ingeniería es capaz de hacer.

Este es el caso de Audi y de su A8 y especialmente en su formato de carrocería larga (L). Es un buque insignia abrumador en tecnología embarcada, sin tener en cuenta el exquisito refinamiento de construcción en el que la marca de los aros se ha esmerado especialmente.

Con cinco motorizaciones diferentes, la que nos ocupa es la más selecta y exagerada, porque se trata del motor de 12 cilindros en arquitectura W estrenada hace tiempo por Volkswagen, capaz de entregar una potencia de infarto, porque con sus más de dos toneladas es capaz de marcar un poco más de cuatro segundos en cubrir el 0-100 km/h.

A estas prestaciones le corresponde una puesta en escena de lujo majestuoso. La imagen del A8 largo es majestuosa, aunque corresponde a un estilo elegante y clásico, de líneas suaves y estilizadas que depuran el diseño tradicional de Audi en las últimas décadas.

El estilo está marcado por la arquitectura y tecnología empleada en los grupos de iluminación delantero y trasero, dotados de tecnología LED. Merece la pena disponer de un equipo de iluminación LED para las luces de carretera.

Los faros en tecnología LED realizan todas las funciones de iluminación mediante diodos luminosos, lo que supone, a la vista de los resultados nocturnos, un gran avance técnico en materia visual y de seguridad, porque conducir con la potencia de visión de estas luces supone en la práctica un incremento exponencial de la seguridad.

El Audi A8 L está fabricado en aluminio, de acuerdo con el método de construcción Audi Space Frame (ASF), cuyo resultado es un ahorro de peso de alrededor de un 40 % menos que uno equivalente fabricado en acero.

La estructura de esta gran berlina se compone de perfiles extrusionados y de piezas de fundición de aluminio, en las que van integradas mediante unión a presión las chapas de aluminio, como las del techo o los laterales.

El material se utiliza únicamente allí donde se precisa y siempre con unas propiedades hechas a medida, de forma que en el A8 L se utilizan 13 aleaciones de aluminio diferentes.

En los componentes de alta resistencia para la carrocería del A8 largo, la resistencia ha sido aumentada hasta un 25%, con un espesor y peso del material que ha disminuido cerca de un 20%.

El A8 largo, en comparación con la versión normal, nos presenta una longitud y una distancia entre ejes que ha aumentado 13 centímetros, por lo que mide 5,27 metros.

Este aumento de cotas tienen una traducción directa en el espacio puesto a disposición de los pasajeros de la zona trasera, que se acomodan en dos asientos individuales con regulación eléctrica y calefacción que en esta unidad de prueba disponen también de ventilación y masaje.

Pantallas para el visionado de televisión o cine, mesas plegable y una nevera entre otros elementos, como los reposapiés, hacen la vida muy placentera en la zona trasera del coche, mientras en la delantera el conductor tiene trabajo para dominar la multitud de dispositivos de control de los abundantes sistemas de la berlina, los de conducción, los de seguridad y los de entretenimiento multimedia.

Se esté en la delantera o en la trasera, todos los pasajeros pueden disfrutar de un sistema de sonido de la firma Bang & Olufsen de una ejecución acústica brillante.

Catorce altavoces, incluido un subwoofer, distribuidos por todo el habitáculo, unidos a un amplificador digital con más de 600 vatios de potencia sumergen a los oyentes en los estudios y salas de conciertos.

Además, el A8 de carrocería larga suma entre su abrumador equipamiento servicios en línea, es decir, que es el primer automóvil del mundo que está disponible con un punto de acceso inalámbrico WLAN y un módulo UMTS que establece la conexión con Internet.

Todo el habitáculo exhibe acabados artesanales. Lujo elegante que no resulta recargado y además es funcional, porque está al servicio del conductor y del pasajero.

El conductor dispone de un sistema de información llamado FIS, que se muestra a través de un monitor central de 7 pulgadas de diagonal, en el que se muestran todas las funciones mediante un concepto de menú muy fácil de entender que combina dos campos principales con dos barras independientes. El manejo del FIS se realiza a través del volante multifuncional.

El sistema Multi Media Interface MMI de Audi incorpora en este modelo una novedad, la que permite la utilización táctil de los controles e incluso dibujar con el dedo las letras para introducir el destino de navegación.

En el A8 L, el MMI está estrechamente interconectado con los sistemas de asistencia y de seguridad, de forma que lee la ruta con antelación y suministra los datos necesarios a los dispositivos de control del cambio automático, de los faros y del Adaptive cruise control con la función de parada y arranque Stop & Go.

Esta nuevo nivel de inteligencia permite a los sistemas detectar escenarios complejos y asistir al conductor tomando decisiones de manera anticipada. En muchas situaciones, el nuevo sistema de seguridad "Audi pre sense" es capaz de reducir la gravedad de un accidente y de sus consecuencias, como lo hace también el asistente de visión nocturna con función de marcado de los peatones detectados.

Audi segura que el sistema más complejo de los de asistencia de este A8 es el de regulación automática de la distancia, asistido por el radar, el denominado Adaptative Cruise Control (ACC) con función Stop & Go.

El sistema regula la velocidad y la distancia con respecto al vehículo precedente entre los 0 y los 250 km/h mediante intervenciones en el acelerador y en los frenos, y es además capaz de decelerar automáticamente dentro de unos determinados límites.

El sistema es muy cómodo metido en la circulación densa de ciudad, que puede decelerar el coche hasta detenerlo por completo sin necesidad de que el conductor intervenga.

Cuando la parada es breve, el vehículo vuelve a ponerse en movimiento automáticamente, y si el periodo es más largo, se deberá pisar el acelerador o pulsar la palanca del regulador de velocidad.

El ACC Stop & Go utiliza dos sensores de radar, que envían ondas de radar en la frecuencia de 76,5 GHz, que abarcan un campo cuneiforme con un ángulo de 40 grados y una longitud de 250 metros y un ordenador detecta con ellas los vehículos que circulan por delante.

El conductor puede fijar en cuatro niveles el intervalo de tiempo con respecto al vehículo precedente y en tres la dinámica de la regulación. La deceleración está limitada a 4 metros por segundo.

Otra ayuda, el cambio de carril "Audi side assist", entra en acción cuando se alcanzan los 30 km/h de velocidad. Dos sensores de radar ubicados en la parte trasera del vehículo, que funcionan en la frecuencia de 24 GHz, vigilan lo que sucede detrás y al lado de la berlina hasta una distancia de 70 metros, mientras que un ordenador procesa los datos registrados.

Y más ayuda para el conductor. El asistente de visión nocturna con función de marcado de los peatones detectados es otro de los sistemas de alta tecnología del Audi A8 L.

El sistema gira alrededor de una cámara termográfica que se encuentra en la parrilla delantera, con un ángulo de registro de 24 grados, protegida por un cristal que se limpia cuando está sucio y se calienta cuando hace frío.

La cámara reacciona al calor que emiten los objetos y un ordenador transforma la información en imágenes en blanco y negro, que son mostrada en el display del sistema de información al conductor. Personas y animales, detectados a 100 metros, aparecen en color amarillo en el monitor, mientras el resto de los objetos es oscuro.

Dependiendo de la velocidad de crucero, el sistema de visión nocturna tiene un alcance de unos 300 metros, mucho más que la luz de carretera, y la cámara no se ve afectada por el deslumbramiento de faros o fuentes luminosas similares.

Ante la abrumadora tecnología embarcada en el A8 L, el motor queda ensombrecido, aunque se trate de otra joya tecnológica, eso sí, desmesurada en los tiempos que corren. Doce cilindros y 500 caballos capaces de lanzar los casi 5,3 metros de coche en tiempos de un deportivo GT son los argumentos motrices de la versión probada.

El portento es gobernado por una caja automática tiptronic de ocho relaciones que trata de que el consumo no se dispare a cifras sonrojantes. La caja está unida a la tracción integral permanente quattro que funciona con predominancia en el eje trasero, que tiene instalado, además, un diferencial que distribuye el par entre las ruedas traseras.

La combinación, además de explosiva, es sorprendente para un conductor normal por la sencillez de manejo y la agilidad de las más de dos toneladas del A8 largo.

La suspensión neumática adaptativa, junto con la electrónica de seguridad, se encarga de mantener a raya las fuerza laterales y transversales que genera un coche de esta talla.

En las curvas rápidas, el coche va sobre raíles y en las lentas se nota la gran distancia entre ejes del coche. Es menos ágil que una berlina media, pero no desentona y hasta puede tener una mayor velocidad de paso por curva si se sabe llevar.

Parar dos toneladas de peso no es fácil y en este apartado el A8 L cumple sobradamente. La frenada es potente y resiste el uso intensivo. Proporciona mucha confianza al conductor.

El Audi A8 L es un automóvil especial, que se ubica en un segmento selecto, en el que es probablemente el líder es atractivo, discreción, tecnología y dinámica de conducción. Por sus característica especiales está destinado a usos muy concretos, por los que hay que pagar una factura de muchos millones de las antiguas pesetas.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

------------------------

Longitud 5,267 m.

Anchura 1,949 m.

Altura 1,471 m.

Distancia entre ejes 3,122 m.

Ancho de vía delantera 1,644 m.

Ancho de vía trasera 1,635 m.

Peso 2.055 kg.

Coeficiente aerodinámico N.D.

Capacidad depósito 90 l.

Capacidad maletero 510 l.

Posición del motor Delantero, longitudinal

Alimentación Inyección directa FSI

con 130 bares de presión

del sistema

Cilindros 12 en W (48 válvulas)

Cilindrada 6.299 c.c.

Potencia 500 CV a 6.200 rpm

Par máximo 625 Nm a 4.750 rpm

Transmisión Tiptronic de 8 etapas

con DSP y programa

deportivo adicional

Embrague Por convertidor hidráulico

de par con embrague puente

Velocidad máxima 250 km/h (Limitada)

Aceleración 0-100 4,7 s.

Consumo mixto 12,4 l.

Emisiones de CO2 290 g/km

Impuesto de matriculación 14,75%

Dirección Cremallera, de asistencia

variable

Diámetro de giro m.

Frenos delanteros Discos ventilados ( mm)

Frenos traseros Discos ventilados ( mm)

Suspensión delantera Neumática. Eje de 5 brazos,

brazos trapezoidales

inferiores y superiores,

estabilizador tubular.

Suspensión trasera Neumática. Eje de brazos

trapezoidales con brazos

transversales, estabilizador

tubular

Tracción Integral permanente quattro

Neumáticos 255/45 R 19

Equipamiento de seguridad ESP / ABS / EBV

Precio 153.310 euros

RESTO DE GAMA

-------------

Versión Cilindrada Pot. PVP

----------------------------------------------------------------

Gasolina:

A8 L 3.0 TFSI quattro tiptr. 8 vel. 2.995 c.c 290 CV 91.540

A8 L 4.2 FSI quattro tiptr. 8 vel. 4.163 c.c. 371 CV 108.310

Diesel:

A8 L 3.0 TDI quattro tiptr. 8 vel. 2.967 c.c. 250 CV 87.280

A8 L 4.2 TDI quattro tiptr. 8 vel. 4.134 c.c. 351 CV 110.06

COMPETENCIA DIRECTA

--------------------

Modelo Cilindrada Pot. PVP

----------------------------------------------------------------

BMW 760 Largo 5.972 c.c. 544 CV 163.260

Jaguar XJ 5.0 Supercharged Largo 5.000 c.c. 510 CV 161.450

Lexus LS 600h Largo 4.969 c.c. 445 CV 152.900

Mercedes-Benz S600 Largo 5.513 c.c. 517 CV 176.150

Volkswagen Phaeton 6.0 W12 Largo 5.998 c.c. 450 CV 147.490

Fernando A. Marqués