Audi A8: Retoques y 2.8 FSI 210 cv

Enrique Marco09 ago 2007
Audi presenta diversas novedades en la gama A8 a la vez que informa de la llegada de un nuevo motor de acceso en gasolina: el 2.8 FSI de 210 cv.
Retoques y 2.8 FSI 210 cv
Audi presenta diversas novedades en la gama A8 a la vez que informa de la llegada de un nuevo motor de acceso en gasolina: el 2.8 FSI de 210 cv. Con esta nueva mecánica la firma de los cuatro aros lanza una atractiva versión para los interesados en las berlinas de representación que no quieran gastar mucho dinero, ya que costará menos que sus rivales de BMW Serie 7, Jaguar XJ o Mercedes Clase S. Además, ahora que las emisiones de CO2 se tienen en cuenta y tendrán repercusión en los precios a partir de 2008, Audi sorprende en este segmento con un vehículo que baja de los 200 g/km.

a fondo Audi A8 1

Los cambios estéticos son mínimos, aunque modifican ligeramente la parrilla delantera, los retrovisores con intermitencias integradas y los pilotos traseros. Igualmente se presentan nuevos diseños de llantas, distintas tonalidades de carrocería y otros tonos en los interiores. Técnicamente se ha retocado la dirección y el sistema de suspensión neumática para hacer la conducción del A8 más precisa, así como el sistema de insonorización, para hacerlo todavía más silencioso. En materia de seguridad, los sistemas side assist y lane assist informan al conductor mediante sensores y cámaras, y a través de leds o vibraciones, de los posibles riesgos de cambio de carril o de vehículos muy cercanos a nosostros.
La principal novedad, el motor 2.8 FSI, se encontraba ya disponible en la gama A6. En el caso de A8 destaca por unas cifras de consumo y emisiones inferiores a las de sus rivales. Con este V6 gasolina de 210 cv y 280 Nm, el A8, que para esta motorización vendrá asociado al cambio Multitronic y tracción delantera, puede alcanzar los 238 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 8 segundos, siendo su consumo medio de 8,3 l/100 km y las emisiones de CO2 de 199 g/km, excelentes registros para los cuales influye positivamente tanto el escaso peso (1.690 kilos) como la cuidada aerodinámica.