Audi A6 3.0 TDI: El nuevo Rey de su clase

Diego Zotes07 dic 2004
No hay ruptura, como era de esperar, en esta nueva generación del Audi A6 con respecto a sus antecesores por lo que respecta a calidad, refinamiento y cualidades dinámicas. Visto el éxito de las ediciones anteriores, nada justifica un cambio radical, práctica por otro lado muy poco propia de la firma de Ingolstadt.
Inicio
EL NUEVO REY DE SU CLASE

a fondo :: Audi A6 3.0 TDI 1

No hay ruptura, como era de esperar, en esta nueva generación del Audi A6 con respecto a sus antecesores por lo que respecta a calidad, refinamiento y cualidades dinámicas. Visto el éxito de las ediciones anteriores, nada justifica un cambio radical, práctica por otro lado muy poco propia de la firma de Ingolstadt.
  El nuevo peso medio de Audi, así pues, mantiene inalterados los valores que le han hecho la referencia en el segmento: el diseño exterior, aunque actualizado, se instala en las mismas líneas maestras burguesas, eso sí, algo más deportivas gracias a una línea de capó más marcada y a la nueva imagen frontal de la marca, en la que la rejilla enmarcada en un ribete cromado toma un gran protagonismo y le otorga mayor agresividad.
La zaga redondeada y conservadora de la anterior generación da paso a una cola con un remate más alzado, más agresivo, como esbozando un alerón que imprime carácter al conjunto.
br>Ernest Viñals (Mundo Recambio Y Talleres)
Detalles

DETALLES: ESTABILIDAD POR SISTEMA

a fondo :: Audi A6 3.0 TDI 2



El nuevo A6 se muestra digno sucesor de un automóvil con apodos tan ilustres como la famosa versión hiperdeportiva RS6, un auténtica fiera domesticada (a duras penas). En marcha, el confort es el justo para quienes busquen conjugar una respuesta dinámica convincente y el status propio de una berlina de más de 50.000 €. Si el tarado de serie no satisface, Audi ofrece una suspensión deportiva opcional que rebaja la altura del vehículo, aumenta el diámetro de las estabilizadoras y endurece muelles y amortiguadores; aunque habiendo probado la versión estándar, es ésa una opción sólo recomendada para especialistas, por lo que el coche, a pesar de su tamaño y peso, tiene un comportamiento ágil, noble y muy equilibrado entre los dos ejes.
No sólo el bastidor del A6 es sobresaliente en comportamiento, sino que está apoyado, en esta versión, por la tracción integral Quattro, con la que esta enorme berlina de casi 5 metros dispone de una capacidad de tracción excepcional en cualquier situación. Hoy por hoy, la probada es la opción más poderosa en diesel del modelo y tanto la tracción a las cuatro ruedas como el cambio automático secuencial Tiptronic son de serie.
A propósito del Tiptronic, debemos constatar cómo, después de tantos años de evolución, es una opción muy deportiva y a la vez fácil de usar. La unidad que pudimos probar incorporaba unas levas del cambio en el volante (opcionales), y con ello es posible circular normalmente en modo totalmente automático (cambio en posición "D") pero decidirse por reducir una marcha presionando la leva de reducción de relación, pasando durante unos segundos al modo de cambio secuencial. Esta opción permite satisfacer al mismo tiempo la comodidad y la sensación de dominio del conductor.
Con este equipamiento, podremos aprovechar al máximo las prestaciones de la verdadera joya de este A6: su poderoso propulsor. Un motor 3.0 turbodiesel con alimentación por Common Rail, seis cilindros en V con bloque y culata de aluminio, 225 CV de potencia y 450 Nm de par. Con estas cifras, está casi todo dicho: aceleraciones que pegan al asiento, recuperaciones estratosféricas en cualquier marcha y régimen y unas prestaciones escandalosas, que se cifran en más de 240 Km/h de máxima y tan sólo 7,3 s para alcanzar los 100 Km/h desde parado. Unas cifras que colocan al nuevo A6 en la cúspide de las berlinas del segmento Premium. Y como a la cúspide no se llega en patinete, habrá que pagar un abultado monto para alcanzarla.