Audi A5 Sportback 2.0 TDI ultra: Cómodo, refinado y ahorrador

audiaultraportada_0b0854c04b5090468c5fb02ae.jpg
Raúl Toledano28 sep 2015
Probamos la siempre elegante berlina de estilo coupé Audi A5 Sportback, acompañada en esta ocasión del motor 2.0 TDI de 163 CV y cambio manual que con especificaciones ultra ahorra un buen puñado de litros de carburante, especialmente en largos trayectos, donde brilla por lo cómodo y silencioso que rueda.
Como marca alemana de lujo que es, Audi ofrece una diversificada gama de modelos; una especie de buffet libre de turismos y todoterrenos al gusto del potencial cliente. Este gran catálogo tiene en el Audi A5 uno de sus mejores exponentes: nació como coupé y cabrio, para después rendirse a las necesidades del mercado con una práctica carrocería alargada de cinco puertas denominada Sportback, y que a la postre sería la alternativa exclusiva al más conservador Audi A4.
a favor- Consumos- Equilibrio diseño/espacio- Calidad de rodaduraen contra- Precio final con extras- Pesado en conducción deportiva- Altura plazas traseras
Si fuésemos totalmente racionales, el A5 Sportback no aporta mucho más que el vigente A4 (su nueva generación es inminente). El Sportback no se comporta mejor, tampoco cambia nada en su presentación interior, y el acceso y el espacio de la fila trasera es más limitado que el del A4 por el diseño del techo. Y sobre todo es más caro, concretamente, igualando versiones, el A5 Sportback TDI ultra supone un sobrecoste de 3.500 euros (39.590 por los 36.090 € del A4 TDI ultra).
Dicho lo cual, el A5 Sportback es una berlina que, asumiendo los peajes a pagar por su particular silueta, es difícil no sentirte atraído por ella. Sus dimensiones (4,71 metros de longitud) y su marcada caída de techo hacia la zaga congenian de lo lindo con la integración de uno de sus grandes secretos: contar con el auxilio de un portón trasero y no tapa de maletero que hace más aprovechable los 480 litros de cofre.

audiaultraapoyo_0ed6643ae319b7d28dfd799ed.jpg

Una de las grandes ventajas del A5 Sportback es lo fácil que resulta depositar y extraer objetos del maletero. Más allá de un borde de carga algo elevado, sus formas regulares y su profundidad facilitan, por ejemplo, la tarea de introducir carritos y sillas infantiles. Además los respaldos traseros se pueden abatir (60:40), consiguiendo 1.283 l de capacidad total; y cuenta con soluciones como ganchos o argollas. Una de las grandes ventajas del A5 Sportback es lo fácil que resultar depositar y extraer objetos del maletero
CONCEPTO EXCLUSIVO
Por dimensiones, diseño y número de puertas, tiene como principal (y casi único) rival al BMW Serie 4 Gran Coupé, con el que comparte idéntica altura, 1,39 metros, muy inferior al de las berlinas clásicas. No hay que olvidarse de su primo Volkswagen CC, más grande y sin portón; ni de los sedán del segmento D premium de siempre, los Lexus IS, Mercedes Clase o BMW Serie 3, que en sus últimas generaciones han apostado por diseños más atrevidos con cabinas en posiciones más retrasadas camuflando sus intrínsecos tres volúmenes.
Nuestra unidad de prueba incluye el paquete exterior de personalización deportiva S line (1.955 euros) con paragolpes delantero y trasero específicos, así como faldones laterales, y los emblemas S Line en las aletas delanteras y los umbrales de las puertas. Completa el conjunto la suspensión deportiva (310 euros), que rebaja la altura libre de la carrocería respecto al suelo, las llantas de cinco brazos y 18 pulgadas de diámetro (1.145 euros) con neumáticos de 245/40 R18 y la pintura metalizada Azul Utopma (940 euros).

audiaultraapoyo_8e7036d31c62b51825ff65be7.jpg

Después de haber desembolsado más de 4.000 euros en decorar su exterior, el Audi A5 ultra nos recibe con un habitáculo a la altura de lo esperado. La tapicería en cuero Napa Fina (2.650 euros) en unos asientos de corte deportivo con ajustes eléctricos y extensión de la banqueta es un auténtico deleite para la vista y sobre todo para largos trayectos. En la instrumentación, y los mandos de gestión del volante, se nota el paso del tiempo y una menor carga tecnológica que en otros Audi recientemente renovados (A3, TT o Q7).
De cualquier manera la ergonomía de la que dispone el conductor es excelsa, haciendo muy rápido y sencillo el proceso de adaptación frente al volante. Además, el mando giratorio MMI de la consola ha reducido el número de botones, haciendo más fácil el manejo de la pantalla central del salpicadero que en nuestra unidad incluye el sistema de navegación MMI plus (2.875 euros).
Como veis esto es Audi, y los extras se pagan, y bien. Al A5 Sportback ultra que pasó por el garaje de Autocity no se detiene en elementos opcionales de diseño y confort, como el climatizador de tres zonas (680 euros); también incluye los últimos asistentes en conducción y seguridad como los Audi Parking System Plus (con cámara posterior incluida), Audi drive select (programas de conducción), Audi side Assist (sensor de ángulo muerto) o los faros de xenón con cambio automático de luces de cruce y carretera englobados en el Paquete Técnico (1.515 euros).50.000 euros de Audi A5 Sportback ultra con los extras de nuestra unidad
Mecánicamente la unidad probada monta el bloque de cuatro cilindros turbodiésel de dos litros de cilindrada y 163 CV de potencia, combinado siempre con el cambio manual de seis velocidades y la tracción delantera para la versión ultra. ¿Y qué es ultra? Básicamente son una serie de medidas destinadas a cumplir la normativa Euro 6 del motor 2.0 TDI que consiste en, desarrollos de transmisión más largos en las últimas marchas, neumáticos de baja resistencia a la rodadura, altura de la carrocería rebajada y modificaciones aerodinámicas.
Estas especificaciones no le hacen perder ni un ápice de rendimiento, acorde a la potencia que declara. Destaca por la buena respuesta a bajo régimen, con un suculento par motor de 400 Nm entre 1.750 y 2.750 rpm, pero también por lo bien que estira hasta pasadas las 4.000 ‘vueltas’. A partir de ahí, y con una quinta y sexta velocidades de desahogo, lo que Audi ha buscado es mantener unas velocidades crucero altas (221 km/h de punta) sin comprometer la capacidad de reacción (por ejemplo al realizar un adelantamiento rápido) ni tampoco el consumo que en la prueba no fue tan bajo como el homologado (4,3 l/100 km.) pero se mantuvo siempre por debajo de los 6,5 l/100 km. en un coche que pesa en vacío 1.660 kg. y es capaz de acelerar de 0 a 100 en 8,6 segundos.

audiaultraapoyo_d01317b64fe4ea635d13d2087.jpg

Dinámicamente, el A5 Sportback destaca por un aplomo sobresaliente y una calidad de rodadura al nivel del automóvil lujoso que es. Como por rendimiento de motor, en la puesta a punto del chasis Audi ha buscado un coche cómodo, rutero, impecable por insonorización: en definitiva, una berlina de alto standing. Sin ser especialmente ágil, sí que es dócil y transmite una buena dosis de confianza (la excelente dirección eléctrica y el tarado de la suspensión tienen la culpa) al trazar curvas rápidas y al mismo tiempo aísla a los ocupantes de las irregularidades del asfalto. Impecable en insonorización, el A5 Sportback no es un turismo destinado a una conducción deportiva
De cualquier manera, se puede endulzar o radicalizar su carácter con el programa de conducción Audi Drive Select, que ajusta en distintos niveles (Confort, Auto, Dynamic o Efficiency) la asistencia de la dirección, la respuesta del acelerador, la intensidad de la climatización y la intervención de los controles electrónicos.