Audi A5 3.0 TDI quattro: Coupé espectacular

Raúl de San Antonio22 feb 2008
En Autocity probamos el último dos puertas de Audi. El A5 se perfila como un deportivo lujoso y con carácter, gracias a los 240 cv del motor V6, sin dejar de lado el confort. ¡Súbete al heredero del Audi Coupé!
Audi da un vuelco a su rivalidad con el resto de marcas premium, lanzando la pelota fuera de su tejado. Modelos como el BMW Serie 3 Coupé, Jaguar XK o el Mercedes CLK ya no serán los únicos para repartirse a los conductores de coupés. El Audi A5 se presenta como la alternativa más espectacular por su tamaño, que le sitúa entre el citado coupé medio de BMW y su hermano mayor, el Serie 6. Este nuevo Audi es sólo una parte de la nueva ofensiva de la marca de los cuatro aros que se completará con el nuevo A4, ya a la venta, y su inminente carrocería Avant.

a fondo :: Audi A5 3.0 TDI quattro 1

a favorDiseño espectacular.Motor brutal.Interior de lujo.en contraPrecio elevado.Visibilidad trasera escasa.Plazas de atrás justas.
Si hay algo que la marca de los cuatro aros sabe hacer, son los coupés. Recordamos con nostalgia aquellos Audi Coupé quattro vencedores de mundiales de rallys en los 80 y sus sucesores, de líneas más redondeadas -derivados del Audi 80/90-, que llegarían a finales de esa misma década.
El éxito de esa última generación duró hasta aproximadamente mediados de los 90, para dejar paso al revolucionario A3 -también preparado ya para recibir su restyling-.

Con el nuevo compacto alemán la marca de Ingolstadt se olvidó de los coupés derivados de berlinas medias y se centró en modelos de medidas más compactas como el TT.

Durante la segunda generación del A4 se desarrolló un nuevo Audi Cabrio que dejaba la puerta abierta a un coupé. Este nunca llegó y ha habido que esperar a esta nueva cuarta generación del afamado 4 puertas para que el sueño de los amantes del Audi Coupé se haga realidad.
Y lo mejor de todo es que esta vez la carrocería de 2 puertas del A5 se ha adelantado al A4, tanto es así que este toma la plataforma del primero como base.

Si eres un apasionado de este tipo de carrocerías y echabas de menos un representante dentro del grupo alemán, estás de enhorabuena.
¡Súbete con nosotros al heredero del Audi Coupé!
Cierra la boca
El diseño de nuestro protagonista llama la atención por donde pasa. Sus líneas fluidas y suaves no pierden la identidad Audi. La delantera, muy moderna, se fija en la del superdeportivo R8, con la parrilla de la familia y los agresivos faros con leds de luz diurna -detalle que vuelve locos hasta a los menos entendidos-. Atrás la tapa del maletero se hunde e integra elementos nuevos como los faros traseros, muy estilizados y expresivos, que delatan el aire dinámico del modelo.

a fondo :: Audi A5 3.0 TDI quattro 2

En conjunto el A5 presenta una imagen contundente, realzada por unos retrovisores de gran tamaño y unas cotas destacables -4.625 mm de largo, 1.854 de ancho y 1.372 mm de alto-. A esto hay que sumar una carrocería pegadísima al suelo y las líneas aerodinámicas que cruzan las puertas. ¡No podemos dejar de mirarlo! Y los demás tampoco. El Audi A5 es uno de esos coches de los que te sientes orgulloso de conducir. Vamos dentro.
El interior mantiene la calidad esperada de la marca, con todos los elementos de confort y seguridad imaginables en un coche de su categoría. Si pensamos en viajar, hay espacio para cuatro personas y su equipaje. Los 455 litros de capacidad del maletero no son despreciables -conducimos un coupé-, aunque las dos plazas de atrás son las perjudicadas, y resultan justas para ocupantes de talla media -1,75 mm-, sobre todo por la distancia al techo.
El equipamiento de nuestra unidad incluía una larga lista de opciones: asientos de cuero con ajustes eléctricos, faros bixenón, freno de mano automático con asistente en pendiente, retrovisor interior antideslumbrante, sistema multimedia MMI con navegador y cargador de 6 CDs, equipo de sonido Bang & OlufsenŠ
Pero la seguridad no se descuida, los controles de tracción y estabilidad, junto con el mítico sistema quattro de Audi, combinado de serie con esta motorización hacen del A5 una auténtica lapa, y no lo decimos por la facilidad que tendrás con él para llevarte todas las miradas.
Poderoso ahorrador
En plena época de apogeo de las mecánicas diésel, una marca como Audi, precursora en el desarrollo de altas prestaciones en este tipo de propulsores, no puede resistir la tentación de incluir a casi cualquier modelo de su gama -recordemos que el TT, de momento, no ha recibido su anunciada variante de gasóleo- una versión impulsada con este tipo de carburante. Y la verdad es que no defrauda, aunque seguro que lo haría menos el automático.

a fondo :: Audi A5 3.0 TDI quattro 3

El motor V6 3.0 TDI, con tecnología de conducto común -common rail- , consigue una potencia de 240 cv a 4.000 rpm. Esto significa que el dos puertas alemán es capaz de alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima, pasando por los 100 km/h en sólo 5,9 segundos gracias a los 500 Nm de par motor que ofrece desde las 1.500 revoluciones. El consumo no te asustará después de desvelar su potencial: 9,9 litros en ciudad, 5,7 en carretera y 7,2 litros en recorrido combinado, todos después de recorrer 100 km.
La dirección es más dura que en otros hermanos de gama, pero no gana exactitud exigiéndonos más volante al entrar en curva. En este momento el A5 se mantiene pegado al suelo gracias, además, a la tracción permanente que reparte el par motor entre los dos ejes -un 40 por ciento va al delantero y un 60 por ciento al trasero-, haciendo de los virajes sólo una anécdota más.
El cambio manual de 6 velocidades tiene un tacto difícilmente superable por confort, aunque para una conducción puramente deportiva no sería tu primera opción ya que sus relaciones son largas y, sus 1.610 kg de peso necesitan que el conductor hunda -literalemente- el pie derecho para sacarle el genio a esta bestia en V.
El Audi A5 3.0 TDI quattro ofrece fuerza bruta y diésel para un coupé de comportamiento deportivo -sin llegar a ser extremo- y espectacular, en el que el suelo sólo será un aliado más para que las sensaciones al volante surjan como la excusa perfecta para comprártelo.
El precio de la distinción empieza en los 47.350 euros, pero seguro que si el A5 se te ha metido entre ceja y ceja no te conformarás con la versión básica.