Audi A4 FSI: Con inyección directa

Diego Zotes31 jul 2002
Audi apuesta claramente por la inyección directa de gasolina asegurando que consigue un rendimiento mecánico superior y, al ya existente A2 1.6 FSI, se suma ahora el nuevo A4 2.0 FSI con 150 cv.
Inicio
CON INYECCION DIRECTA

a fondo :: Audi A4 FSI 1

Audi apuesta claramente por la inyección directa de gasolina y, al ya existente A2 1.6 FSI, se suma ahora el nuevo A4 2.0 FSI con 150 cv. Si bien otras marcas, después de intentarlo, han ido desechando la idea de montar este sistema de alimentación para motores de gasolina, la marca de los aros no duda en asegurar que consigue un rendimiento mecánico superior, y que incluso ha comprobado los resultados en competición.

a fondo :: Audi A4 FSI 2

El A4 2.0 FSI se encuentra ya disponible en las versiones Berlina y Avant, con caja de cambios manual y tracción delantera. Más adelante, en diciembre, se podrá solicitar este modelo también con cambio Multitronic. Su precio de salida es de 28.660 euros, y la cifras de prestaciones y consumos que anuncia (218 km/h y 7,1 l/100 km como media) son sensiblemente mejores que las del 2.0 de 130 cv y sistema de alimentación convencional, aunque no superiores (sí en consumos) a las del recientemente remodelado 1.8 Turbo de 163 cv.
Enrique Marco, Autocity.
1 de Agosto de 2002.
Detalles
DETALLES

a fondo :: Audi A4 FSI 3

Datos en mano, y comparado con el anterior motor 2.0 de gasolina, es justo decir que el trabajo que ha realizado por Audi en su motor FSI ha sido muy satisfactorio, pues mejora todas las marcas posibles (potencia, par, aceleración, velocidad y consumos). El nuevo A4 2.0 FSI, con sus 150 cv y 200 Nm de par, consume sólo 7,1 l/100 km como media y obtiene unas prestaciones de 218 km/h de velocidad máxima (214 km/h el Avant) y 9,6 segundos en el 0 a 100 km/h (9,9 segundos el Avant). Respecto al 1.8 Turbo de 163 cv, versión de precio casi idéntico, el FSI se muestra menos bebedor, aunque también bastante menos rápido.
Este complejo sistema de inyección directa de gasolina, en el que la electrónica cobra gran importancia, fue probado por Audi en competición durante las pasadas 24 Horas de Le Mans, con tal éxito que logró la victoria. El prototipo R8, con motor FSI, fue, además de muy rápido, poco "bebedor", gracias a lo cual los pilotos pudieron prolongar los periodos entre repostaje y repostaje, con la consiguiente ganacia de tiempo. Asimismo, según los comentarios vertidos por los pilotos oficiales, el motor FSI permite dosificar la potencia de forma mucho más gradual que otros propulsores de competición de similares características.