Audi A3: Nueva cara

Diego Zotes25 abr 2005
Nuevos colores, nuevos diseños de llantas de aleación y un volante identificado con la parrilla de marco único completan los cambios introducidos en el primer restyling que experimenta la actual generación del A3.
Inicio
NUEVA CARA

a fondo Audi A3 1

Audi mostrará el próximo mes en el Salón de Barcelona la nueva cara de su A3, que adopta la ya típica parrilla delantera de marco único que caracteriza a la mayoría de los modelos de la marca de los aros. A partir de ahora será algo más difícil diferenciar desde un plano frontal a los dos A3 –el modelo de tres puertas y el Sportback- ya que era precisamente la parrilla lo que les diferenciaba vistos de frente.
  Nuevos colores, nuevos diseños de llantas de aleación y un volante identificado con la parrilla de marco único completan los cambios introducidos en el primer restyling que experimenta la actual generación del A3, la cual fue presentada en primavera de 2003. Aunque la gama de motores o cajas de cambio no experimenta modificaciones, por lo que a equipamientos se refiere sí observamos más opciones: el paquete S Line y el Exclusive Line.
El paquete deportivo S Line –que ya estaba disponible en el A4- se pone ahora también como opción en el A3. Creado por Quattro GmbH, estas modificaciones afectan a la estética y al comportamiento, volviendo el carácter del A3 más deportivo en ambos casos. La otra opción, el Exclusive Line, va por otro camino, siendo en este caso elementos refinados los que visten al deseado compacto del segmento premium.
Técnicamente sólo se advierten dos cambios, uno en la electrónica y otro en la suspensión, ahora más confortable. En electrónica se mejora el asistente para arrancar en pendiente, con el fin de ofrecer una mayor garantía para impedir que el vehículo se deslice hacia atrás en una rampa muy inclinada. Y del mismo modo, una nueva función se integra en el avanzado ESP, mecanismo que Audi explica de la siguiente forma: “El nuevo sistema ayuda al conductor en situaciones críticas, a través de la asistencia de la dirección. Si la parte trasera del vehículo comienza a deslizar y el conductor opta correctamente por corregir su estabilidad con la dirección, la resistencia sobre el volante se reduce. Sin embargo, si hay riesgo de que la situación crítica se vea agravada por una maniobra de ajuste incorrecta por parte del conductor sobre la dirección, la resistencia se incrementa”.
Enrique Marco, Autocity.
25 de Abril de 2005