Audi A3 1.4 TFSI, conservadurismo comprensible:

Audi A3 1.4 TFSI, conservadurismo comprensible 1
Agencia EFE25 sep 2012
Llama la atención el fuerte conservadurismo del que se impregnan los modelos de éxito del Grupo Volkswagen cuando tienen que abordar el cambio generacional. Ha ocurrido con la sexta edición del Golf y ya se anticipa en la séptima, mientras que otro de sus referentes en la marca premium Audi, como el A3, ha hecho lo mismo con su tercera creación.

El argumento a este conservadurismo está cargado de razones lógicas: para qué cambiar lo funciona bien, y la realidad es que este nuevo Audi, aún con serias dificultades para distinguirlo de su antecesor, tiene todos los boletos para seguir la senda de éxito.

Queda también en el macuto de los razonamientos que este segmento compacto premium o de alta gama empieza a tener una competencia abigarrada con modelos, a punto de salir, que van a endurecer la competencia. Jugar al rupturismo, tal como está la oferta y el mercado, puede ser una apuesta al todo o nada muy peligrosa.

Entendidas, pues, las poderosas razones por las que Audi no quiere riesgos innecesarios con uno de sus modelos emblemáticos, resaltar que el tercero de los A3 en el mercado sella sus señas de identificación con una continuidad traducida en el mantenimiento de las cotas (longitud y altura) y sólo se permite una mínima corrección de dos centímetros en la anchura y en la distancia entre ejes que, pese a su cortedad, sí tiene una ligera influencia en la habitabilidad del coche.

En su visión general, el nuevo A3 adopta una figura de coupe más realzada, a lo que contribuye un leve desplazamiento del pilar C hacia atrás y una conexión casi seguida con el spoiler de la zona.

Por partes, en la delantera asume la parrilla hexagonal propia de las berlinas de la marca de los cuatro aros, en complemento con unas visibles entradas de aire. Los faros adoptan una figura muy lisa rodeada de una especie de pespunte ondulado. Todo ello gratificante para la vista.

Audi oferta los faros LED asociados a la luz diurna como opción, un recurso comercial que se explica en la confianza ciega de la marca en el modelo, porque esta posibilidad viene de serie en casi toda su competencia y es la punta de lanza de un equipamiento opcional excesivamente amplio que encarece el coche.

Siguiendo con el recorrido visual, el trazado lateral no deja a la vista una alta línea de cintura, bastante rectilínea y regular en su recorrido de adelante hacia atrás. Hay una superficie acristalada adecuada para la visión en el interior desde los distintos ángulos, y en la parte baja se deja ver una línea en relieve que le da un toque aerodinámico.

Por detrás, buena proporción acristalada de la ventanilla, robustez en el portón, acrecentada en su visión conjunta con las defensas y el desplazamiento de los pilotos tomando buena parte de ese portón.

Configurado el escenario externo queda la vida a bordo casi en el mismo plano que se ha hecho familiar en este modelo. Sobresaliente la posición de conducción, excelente la comodidad y textura de las plazas delanteras, y de las virtudes, tampoco se desmarca la sujeción. Se añade la facilidad que se da para acceder manual y visualmente a la instrumentación y dispositivos.

Los asientos traseros admiten tres viajeros de no excesiva envergadura y las separación entre filas tiene la suficiente medida como para permitir un viaje largo sin penar con entumecimientos. Estas plazas son abatibles en la relación 60/40, con lo que su abatimiento deja un espacio de carga de suelo plano que puede llegar a los 1.100 litros.

La decoración interior puede que sea lo que más ha cambiado y es que ha ganado enteros en un entorno más juvenil. El salpicadero acoge ahora unas tomas de aire acondicionado circulares y con un amplio ángulo de orientación para recibir el fresquito. Los relojes frente al conductor adoptan una visión más deportiva, si bien el recurso digital en los indicadores de temperatura y depósito se despistan algo a la vista.

El maletero, que ha ganado unos 15 litros de capacidad, se caracteriza por un suelo plano y por guardar en su parte inferior una rueda de repuesto de emergencia.

La movilidad ha tocado con un motor gasolina de inyección directa (TFSI) de cuatro cilindros 1.4 litros y 122 CV, que en este ciclo, es el escalón de entrada en la gama. Esa característica no le disminuye ni le minusvalora y, como punto de partida, se puede decir que es una opción plena de interés.

El refinamiento del motor está en todo lo alto. Con un silencio que realza el confort de marcha, propiedad cualitativa inherente del A3, pues se deja llevar con extraordinaria suavidad. Empuja desde abajo y ya a las 2.000 vueltas adopta un considerable grado de respuesta en las recuperaciones.

Demuestra elasticidad con una progresiva entrada de par hasta pasadas la 5.000 revoluciones, prueba de ello es que a 120 km/h en sexta, y con mucho desahogo, marca en el tacómetros 2.500 vueltas. Es bastante rápido en alcanzar ritmos de alta velocidad. Tiene muchas similitudes con un diesel.

Del consumo se puede decir que la media que ha dejado en prueba ha sido de unos 6,5 litros, algo por encima de la homologación del constructor en el ciclo mixto. Examinando los consumos instantáneos por ordenador es muy sensible a dispararse al más leve toque de acelerador.

La caja de cambios manual, de seis velocidades, tiene un muy amplio recorrido en cuarta y quinta, mientras que la sexta, engranable desde muy abajo, queda como recurso de optimización del consumo.

En el apartado aerodinámico, un pequeño adelantamiento del tren trasero ha reforzado su poder de estabilidad, porque, desde siempre, ese ha sido atributo del A3. El coche pisa sencillamente sensacional y apoyado por una dirección precisa en todo momento traza con pasmosa exactitud. Circula sobre raíles y, ni en el caso, de un recorrido exigente en cuanto a curvas, rompe esa uniformidad, apoyada también en unas suspensiones que declinan con perfección los conceptos de seguridad y confort. Para ahondar en la sensación de seguridad que transmite, los frenos responden rápido y con potencia.

El nuevo A3 se ayuda de elementos de serie de control como el Audi drive select, de regulación electromagnética de la amortiguación y que regula el régimen de dureza de este componente en milisegundos, en función del firme en que se desplace.

La vida a bordo cuenta también en esta tercera generación A3 con la pantalla MMI de cinco, seis o siete pulgadas, en función del acabado, y que ahora emerge del tablero de instrumentos al arrancar el coche, al tiempo que ha reducido su grosor a solo once centímetros, lo que contribuye a una estética muy de vanguardia.

Audi presume de su carácter de firma premium líder en el mercado y ese puesto se lo ha ganado con precios de venta acorde a su condición. Si el A3 nuevo no ha cambiado mucho, por actitud meramente conservadora, razonable vuelve a ser, que en cuestión económica, siga por ese sendero que no le ha ido nada mal. El coche está alto en precio nominal y no se recata en dejar a las opciones del cliente una amplia prosapia de equipamiento. Le va bien. Sobran disquisiciones.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

------------------------

Longitud 4,237 m

Anchura 1,777 m

Altura 1,421 m

Distancia entre ejes 2,601 m

Vía delantera 1,542 m

Vía trasera 1,514 m

Peso 1.175 kgs

Capacidad depósito 50 l.

Capacidad maletero 365/1.100 l.

Coef. aerodinámico N.D.

Posición motor Delantero, transversal

Alimentación Inyección directa electrónica de

gasolina con acelerador

electrónico

Cilindros 4 en línea (16 válvulas)

Cilindrada 1.390 c.c.

Potencia máxima 122 CV a 5000-6.000 r.p.m.

Par máximo 200 Nm entre 1.400 y 4000 r.p.m.

Velocidad máxima 203 km/h

Aceleración 0-100 9,3 seg.

Consumo medio 5,2 l./100 kms

Emisiones CO2 151 g/km

Impuesto de Matriculación 4,75 %

Dirección Electromecánica. Asistida

Diámetro de giro 10,7 m

Frenos Discos ventilados (DEL.)

Discos (TRAS.)

Suspensión delantera Brazo telescópico McPherson

con brazos triangulares

transversales inferiores, chasis

auxiliar de aluminio y

estabilizador tubular transversal

Suspensión trasera Eje de cuatro brazos con

disposición separada del muelle

y amortiguador, chasis auxiliar y

estabilizador tubular transversal

Tracción Delantera

Neumáticos 205/55 R 16

225/45 R 17

Transmisión Manual de seis velocidades

Equipamiento de serie ABS con EBD, sistemas de control

de estabilidad y de tracción,

airbag frontales, laterales, de

cortina y de rodilla (nueve en

total), climatizador automático

bi-zona, Audi drive select

Precio 24.020 euros (Attraction)

26.480 euros (Ambition)

26.480 euros (Ambiente)

RESTO DE GAMA (Gasolina)

-------------

Versión Cilindrada Potencia PVP

----------------------------------------------------------------

A3 1.4 TFSI S.tronic Attraction 1.390 c.c. 122 CV 26.170

A3 1.4 TFSI S.tronic Ambition 1.390 c.c. 122 CV 28.630

A3 1.4 TFSI S.tronic Ambiente 1.390 c.c. 122 CV 28.630

A3 1.8 TFSI Attraction 1.798 c.c. 180 CV 27.430

A3 1.8 TFSI Ambition 1.798 c.c. 180 CV 29.990

A3 1.8 TFSI Ambiente 1.798 c.c. 180 CV 29.990

A3 1.8 TFSI S.tronic Attraction 1.798 c.c. 180 CV 29.660

A3.1 8 TFSI S.tronic Ambition 1.798 c.c. 180 CV 32.220

A3 1.8 TFSI S.tronic Ambiente 1.798 c.c. 180 CV 32.220

A3 1.8 TFSI S.tron.quattro Attr 1.798 c.c. 180 CV 31.900

A3 1.8 TFSI S.tron.quattro Amb 1.798 c.c. 180 CV 34.460

A3 1.8 TFSI S.tron.quattro Ambi 1.798 c.c. 180 CV 34.460

COMPETENCIA DIRECTA

--------------------

Modelo Cilindrada Potencia PVP

----------------------------------------------------------------

Alfa Romeo Giulietta 1.4 1.368 c.c. 120 CV 22.800

BMW 116 3p 1.995 c.c. 122 CV 24.550

Citroen DS4 1.6 1.598 c.c. 120 CV 22.800

Lancia Delta 1.4 1.368 c.c. 120 CV 20.800

Mercedes A180 1.595 c.c. 122 CV 25.800

VW Golf 1.4 TSI 1.390 c.c. 122 CV 24.500

Angel Alonso