Audi A2 1.6 FSI: Inyección directa gasolina

Diego Zotes23 abr 2002
Este nuevo motor, dotado de una moderna tecnología derivada de la competición, consigue un consumo similar a un 1.4 litros al tiempo que una potencia de 110 caballos.
Inicio
EL PRIMER AUDI DE CALLE CON INYECCION DIRECTA DE GASOLINA

a fondo :: Audi A2 1.6 FSI 1

Este nuevo motor, dotado de una moderna tecnología derivada de la competición, consigue un consumo similar a un 1.4 litros al tiempo que una potencia de 110 caballos. El consumo ponderado es de 5,9 litros de gasolina sin plomo 98 octanos cada 100 kilómetros, lo que supone una cifra baja comparada con otros utilitarios de similar cilindrada y potencia.

a fondo :: Audi A2 1.6 FSI 2

Además de la incorporación de este nuevo motor que Audi pretender posicionar como la versión deportiva del A2, pequeños retoques de equipamientos y acabados se generalizarán en el resto de versiones del A2.
Carlos Lera, Autocity
23 de abril de 2002
TECNOLOGIA DE COMPETICION

a fondo :: Audi A2 1.6 FSI 3

La tecnología básica empleada en el A2 FSI superó con sobresaliente su primera prueba de fuego en el mundo de la competición, venciendo en las 24 horas de Le Mans. El coche encargado del éxito fue el R8, un Sport Prototipo que logró demostrar cómo un motor de estas características es capaz de ofrecer la potencia necesaria para competir por el oro al tiempo que un consumo inferior al de sus rivales, y por tanto las paradas necesarias para repostar fueron inferiores resultando un factor decisivo de cara a la victoria. El motor FSI del A2 tiene cuatro cilindros y 16 válvulas y la inyección puede funcionar mediante dos sistemas de alimentación diferentes: económico y convencional. En el modo económico la inyección de combustible se produce de forma estratificada.
Esto quiere decir que el aire entra en la cámara antes de la gasolina vaporizada y cuando esta lo hace es en una proporción muy baja, la justa para producir una explosión adecuada y por tanto ajustar al máximo el aprovechamiento del combustible. El modo normal inyecta una mezcla homogénea aire-gasolina mediante la cual se libera más energía a costa de un consumo algo superior.
Estos dos modos de inyección se alternan de forma automática, es decir, según las necesidades la gestión electrónica interpreta cual es el modo de funcionamiento correcto. Por motivos de emisiones contaminantes el modo estratificado o económico no puede funcionar de forma constante durante un largo período de tiempo, debido a que en el escape genera una alta temperatura que limita la capacidad del catalizador. Esta es la razón por la que cada cierto tiempo y de forma automática se varía el modo para refrigerar el sistema de emisiones.
Detalles
DETALLES

a fondo :: Audi A2 1.6 FSI 4

La autonomía del A2 FSI llega a los 700 kilómetros, un alcance considerable para un coche de gasolina y con un depósito de 42 litros. En marcha nada hace pensar que llevamos un motor tan especial, y la aceleración y recuperación son muy buenas, sin vacíos ni titubeos.
Los registros de prestaciones son excelentes, a lo que también ayuda el bajo peso que ofrece el A2 gracias a su chasis de aluminio. La aceleración en el 0 a 100 kilómetros por hora es de 9,8 segundos, mientras que la velocidad máxima supera ligeramente los 200 km/h (202).
El carácter dinámico de esta nueva versión del A2 se nota inmediatamente por los ajustados desarrollos de la caja de cambios, que permiten buenas aceleraciones y recuperaciones aunque perjudican el confort acústico interior debido al notable ruido procedente del motor.
En la toma de contacto nos pareció destacable la estabilidad otorgada por los nuevos amortiguadores, más firmes sin llegar a ser secos ni duros, así como el buen tacto de los frenos ahora compuestos por discos en las cuatro ruedas. Teniendo en cuenta que las novedades genéricas incorporadas en este FSI se trasplantarán al resto de la gama de forma inmediata, es evidente que en cualquier forma el A2 mejorará en el plano dinámico.
Otros detalles que se han visto modificados han sido los complementos aerodinámicos. El alerón trasero característico del pequeño Audi crece en el FSI para adaptarse a las mayores prestaciones mientras que los pasos de ruedas delanteros se ven ensanchados por unos aletines algo más abultados.