Audi A2 1.4 TDi: Puesta de largo

Diego Zotes25 jul 2001
El A2, el coche más pequeño de Audi, es todo un prodigio de soluciones pero también una sólida apuesta por la calidad y el abolengo habituales de la casa.
Inicio
PUESTA DE LARGO

a fondo :: Audi A2 1.4 TDi 1

El A2, el coche más pequeño de Audi, es todo un prodigio de soluciones pero también una sólida apuesta por la calidad y el abolengo habituales de la casa.

Una de las novedades que pasarán desapercibidas a la gran mayoría del público (y eso también tiene un valor) es la construcción de la carrocería completamente en aluminio. Este metal, especialmente ligero y totalmente inoxidable, aunque más maleable y caro que el acero, permite que la reducción de peso del A2 respecto a un vehículo de similares características sea notable (arroja en báscula unos escuetos 990 kilos.
Ernest Viñals

a fondo :: Audi A2 1.4 TDi 2

Diseño
DISEÑO

a fondo :: Audi A2 1.4 TDi 3

Los ingenieros germanos han logrado reducir tamaño sin restar glamour. El A2 es tan Audi como cualquiera y el lujo espartano característico de la marca de Ingolstadt se vive en su interior. Las compactas dimensiones del A2 son la característica principal de su diseño: 3,8 metros de largo y 1,6 de ancho no dan para grandes alegrías, aunque en Audi han sabido sacarle el máximo partido para crear un habitáculo en el que caben cuatro personas con bastante comodidad, aunque con poco maletero. La particular forma de la zaga, con una luna trasera que invade el techo y partida por un alerón (detalle éste que resta mucha visibilidad al retrovisor interior), recorta la altura libre tras el pilar B y provoca una cierta sensación de claustrofobia que nos recuerda a la que ya experimentamos en el TT.
Conducción
LUJO TECNOLOGICO

a fondo :: Audi A2 1.4 TDi 4

El propulsor del A2 TDI 1.4 es un verdadero escaparate de soluciones vanguardistas. Sobre un bloque motor tricilíndrico se monta una culata con conjuntos bomba-inyector de alta presión accionados por un árbol de levas en cabeza. El turbo de geometría variable y la gestión electrónica ponen el resto para conseguir una potencia de 75 CV muy aprovechables y económicos en cuanto a consumo.

Al motor, por cierto, no se accede directamente por el tradicional capó delantero (desmontable, no escamoteable como es habitual), sino por un módulo de mantenimiento que a modo de trampilla se abre donde habitualmente encontraríamos la rejilla delantera del radiador. A través de este módulo se puede controlar el nivel de aceite del motor y añadir líquido lavaparabrisas y aceite al motor.

La calidad de rodadura del A2 es sobresaliente en cuanto a comodidad, pero el centro de gravedad tan alto (el vehículo es alto y estrecho) desmejora la estabilidad. Ni qué decir tiene que su terreno natural son los desplazamientos de medio recorrido y el ámbito urbano.

Visto lo visto, vale la pena analizar si este Audi vale lo que cuesta, que no es poco: 3,6 millones de precio base, que en la unidad probada aumentaron hasta rayar los 5 millones. Seguramente, su exorbitado precio es la causa de la escasísima aceptación del modelo en nuestro mercado.

a fondo :: Audi A2 1.4 TDi 5