Audi A1 Sportback 2.0 TDI S-Line: Pequeño deportivo y de lujo

gen_rep_asportback_86c505acf3c75caf7e12b6879.jpg
Diego Zotes12 nov 2013
Audi completa su gama A1 con la llegada de la versión Sportback de cinco puertas, que aporta algo más de practicidad y un mejor acceso a las plazas posteriores en un espacio reducido muy similar. Eso sí, esta versión S-Line con motor TDI de 143 cv nos dejará pegados al asiento y al asfalto.
Audi, la marca de lujo del grupo alemán Volkswagen, está apostando por crecer en todos los segmentos, con lo que la última cucada que ha presentado es la versión 5 puertas del pequeño utilitario Premium A1, denominado A1 Sportback, con una ligera mayor habitabilidad que la versión de tres puertas gracias a su relativa mayor anchura y altura aunque manteniendo el aspecto juvenil y atractivo de aquel.
a favor-Estilo y lujo interior en menos de 4 metros-Motor diésel potente de bajo consumo-Diseño exterior coqueto y refinadoen contra-Espacio interior muy justo-Precio muy elevado, cerca de 30.000 euros-Suspensión y dirección del paquete S-Line muy duro
Por ello se coloca directamente en la zona más alta del segmento y en el epicentro de los colosos del segmento, donde pelean el Mini, el Citroën DS3, el Abarth 500 o el Alfa Mito, acercándose ahora más con esta versión algo mayor de tamaño a los más grandes Volkswagen Polo, Seat Ibiza o Peugeot 208.La versión Sportback alarga ligeramente la carrocería para dejar exclusivamente mejor acceso a las plazas traseras
Atractivo y algo más capaz…
De este Audi A1 Sportback llama fundamentalmente la atención el lujo y el estilo que es capaz de ofrecer en una carrocería de casi 4 metros, algo inconcebible, con un equipamiento y unos acabados excepcionales propios de una berlina de gama alta como cualquiera de sus hermanos mayores A3 o A4, que se refuerzan en nuestra unidad con cantidad de elementos opcionales donde encontramos la tapicería mixta piel y tela, el navegador o el sistema de entrada y arranque sin llave, extras muy de agradecer para aumentar el lujo en un coche pequeños.
El habitáculo es algo más espacioso que el de su hermano pequeño, aunque sigue siendo muy escueto y casi imposible para transportar a 5 pasajeros con cierta comodidad. De hecho un niño en su sillita de retención infantil tocará fácilmente con el respaldo delantero aunque éste esté en una posición muy adelantada. Con esa realidad, opcionalmente y sin coste Audi ofrece un habitáculo para cuatro pasajeros, con la plaza central trasera a anulada. El maletero ofrece 270 litros bastante justitos, que se pueden ampliar hasta 920 si se abaten los respaldos traseros.El aspecto interior es exquisito, con detalles deportivos y lujoso, propio de berlinas de mayor tamaño
El aspecto del interior es realmente atractivo, luminoso y ligero, gracias a un salpicadero escalonado bien terminado que transmite espacio y no agobia, así como alberga unas difusores de aire circulares con cromados muy elegantes y atractivas e integra en la zona media la consola central con la gran pantalla del navegador retráctil manualmente en la zona superior ligeramente orientada hacia el conductor. Gracias a la terminación S-Line, exhibe varias molduras en el color rojo exterior del coche que dibujan un habitáculo mucho más coqueto.
El diseño exterior sigue manteniendo una línea tan juvenil y deportiva como la de su hermano pequeño de tres puertas, sobre todo en esta versión con acabado deportivo S-Line, con un techo ligeramente alargado para adoptar las puertas traseras y terminado con un spoiler, consiguiendo con esta silueta algo más de espacio para las plazas traseras, pero eso sí, siempre muy limitado. El techo va integrado en negro, algo que ofrece Audi en opción, así como los grupos ópticos son ultramodernos, delante con luz diurna por led e iluminados por xenón, y detrás iluminada íntegramente por led´s con efecto tridimensional.
Nuestra unidad con acabado Ambition y acompañado de la terminación más deportiva S-Line presume de detalles exclusivos en los paragolpes con grandes aberturas y panel de nido de abeja negro, spoilers laterales, doble salida de escape cromada, techo en color negro y llantas de aleación de 18 pulgadas con un diseño propio de los modelos S y RS, algo más pequeñas con cinco radios en color oscurecido y cromado en las puntas. ¡Preciosas! Además, entre los elementos de confort encontramos climatizador automático, llave inteligente, así como el sistema de navegación MMI Navigation Plus o el sistema de audio Bose Surround Sound de gran potencia.
Exquisito motor potente y poco gastón
Para probar este pequeño utilitario Premium, repleto de diseño y buen gusto hemos elegido un motor no menos exclusivo, el 2.0 TDI de inyección directa por common rail de 143 cv y un par motor de 320 Nm combinado con un cambio manual de 6 velocidades, que mueve a este A1 Sportback con una agilidad sorprendente. Lanza a este pequeño matagigantes hasta los 100 km/h en sólo 8,3 segundos y le permite alcanzar los 217 km/h, consumiendo una media homologada de sólo 4,1 litros a los 100 km y con unas emisiones de tan sólo 108 gr/km de CO2, lo que le exime completamente de pagar impuesto de matriculación.
En el comportamiento las claves de la buena estabilidad de nuestro A1 Sportback S-Line son dos fundamentalmente, una suspensión bastante rígida y una dirección muy directa, que sujetan la carrocería concienzudamente al suelo y en conducción deportiva se agradece, mientras resulta demasiado seca cuando circulamos a velocidades suaves o en un entorno con el asfalto irregular, y un chasis rígido y aligerado por principio mediante el empleo de aceros ligeros de alta resistencia, que dejan el peso del conjunto en poco más de una tonelada.