Audi A1 Quattro: ADN de competición

gen_rep_aquattro_f0050b89aeb78aa7710a383b1.jpg
Diego Zotes08 jul 2014
Nos ponemos al volante de un auténtico capricho con una evidente herencia de conmpetición, como indica su apodo Quattro. Se trata de un A1 vitaminado que movido con el motor 2.0 TFSI entrega 256 cv y todos sus elementos mecánicos están diseñados para conseguir las máximas prestaciones.
Probamos a fondo una de las versiones deportivas más especiales del fabricante alemán Audi, el nuevo Audi A1 Quattro, una edición limitada del urbano A1 del que sólo se van a fabricar 333 unidades de las que sólo 5 llegarán a España y que resulta el coche urbano más potente del mercado.
a favor-Espectacular diseño-Prestaciones de competición-Lujo interior con detalles deportivosen contra-Precio prohibitivo-Asientos de piel con ¡regulación manual!
Pues nos hemos subido en una de ellas y podemos confirmar que se trata de un auténtico matagigantes, gracias a la incorporación del motor de cuatro cilindros de 2.0 litros turbo que rinde para el efecto 256 cv de potencia. No hay nada igual ni que se acerque en el segmento, tan sólo la alegre futura versión del Mini John Cooper Works que parece que entregará más de 220 cv, su primo hermano Volkswagen Polo R WRC, también de 220 cv o incluso la réplica realizada en serie de nuestro protagonista, el nuevo Audi S1 de 231 cv.

detalle_diseo_e69b0c375d1808ee486bc2fe8.jpg

El motor, la clave...
A parte del diseño que no puede resultar más espectacular, sin duda lo más destacado de este pequeño “avión” es el motor que lo mueve, el conocido cuatro cilindros de 2.0 litros turbo proveniente de su hermano más deportivo TTS que desarrolla 256 cv de potencia y 350 Nm de par disponible en un amplio régimen, lanzándole hasta los 245 km/h de velocidad máxima y le permite acelerar como un cohete hasta los 100 km/h en sólo 5,7 segundos. Pero las sensaciones son aún mayores de lo que nos dicen las cifras puras, que ya son de quitarse el sombrero… Toda esta aceleración en un coche “miniatura” de poco más de cuatro metros, con una agilidad que hace pesada a cualquier berlina y una tracción total Quattro que le cede su apellido y lo pega al asfalto como una lapa.A pesar de acelerar en 5,7 segundos, su consumo medio homologado se queda en 8,5 litros
En el A1 Quattro todo lo que rodea al motor está concebido para extraer el máximo rendimiento con el mínimo consumo de combustible, gracias al empleo de sistemas como la inyección directa, la distribución variable del árbol de levas de admisión o el turbocompresor con intercooler, consiguiendo una cifra de consumos homologada de 8,5 litros a los 100 km.
Este A1 Quattro sólo está disponible con una rapidísima caja de cambios manual de 6 velocidades que transfiere la potencia a las cuatro ruedas de forma permanente, gestionado mediante un embrague multidisco ubicado en el eje trasero que funciona de forma hidráulica. En conducción normal el embrague envía la mayor parte de la potencia a las ruedas delanteras, transmisión que altera cuando detecta pérdidas de tracción derivando fuerza al eje trasero en la proporción necesaria. Esto se ayuda además de un diferencial de deslizamiento limitado electrónico XDS en el eje trasero y el sistema Torque Vectoring que garantiza el mantenimiento de la trazada deseada en curva frenando las ruedas interiores, con lo que se consigue una agilidad máxima con una precisión de guiado absoluta.

detalle_llanta_d8a88a4ef13e32d3213f77727.jpg

La colocación del embrague de la tracción Quattro en el eje trasero favorece y equilibra notablemente el peso, con todo el chasis adaptado a las nuevas características de deportividad del A1 Quattro, con unas suspensiones mucho más firmes que las de los A1 de producción en serie y una dirección de asistencia electrohidráulica más directa y deportiva. En el tren trasero en lugar de la barra de torsión que emplea el A1 convencional, se ha adoptado una suspensión independiente de cuatro brazos reforzados y con muelles y amortiguadores separados, que salvo por una anchura de vía algo más estrecha, es idéntica a la del Audi TTS. De hecho, nada menos que más de 600 componentes lo diferencian de cualquier A1 convencional, para adaptar el nuevo eje trasero, el nuevo motor y la tracción total.
El equipamiento mecánico Audi A1 quattro se completa con unas llantas de aleación de 18 pulgadas pintadas en color Blanco Glaciar, con un exclusivo diseño de turbina y calzadas con neumáticos 225/35. Los discos de freno delanteros autoventilados de 312 milímetros están mordidos por grandes pinzas de color negro. El sistema ESP de control de estabilidad incluye un modo deportivo, pudiéndose desconectar por completo si se rueda al límite en un circuito. El sistema XDS permanece siempre activo, y mejora la agilidad y la precisión incluso bajo condiciones de conducción extremas.
Impresionante aspecto
El diseño exterior del pequeño A1 Quattro resulta espectacular se mire por donde se mire, con unos tremendos paragolpes delantero y trasero muy prominentes hasta casi el asfalto lleno de entradas de aire atómicas, una exclusiva parrilla en color negro brillante, que se acompaña de unas ópticas delanteras exclusivas con detalles en su interior de color rojo, un tremendo alerón sobre la luneta trasera o el agresivo difusor trasero que alberga un doble sistema de escape separado con salidas de 100 mm, coronado todo ello con las características llantas de aleación de 18 pulgadas de tipo turbina pintadas en color blanco como toda la carrocería. El portón trasero, con la zona media pintada en negro, haciendo destacar en mayor medida las ópticas traseras led polarizadas.
El interior no se queda atrás en lo que a diseño se refiere, emanando estilo y buen gusto con un importante toque de deportividad. El protagonista absoluto es el color negro. Los asientos están realizados en cuero napa seda de primera calidad con costuras rojas, a juego con todas las costuras del habitáculo. Los delanteros S Sport son deportivos y de gran recogimiento del cuerpo con pronunciados refuerzos laterales, reposacabezas integrados y la insignia Quattro en el respaldo, aunque incomprensiblemente de ajuste manual. El pomo del cambio en aluminio, al estilo de su hermano mayor R8, el volante achatado en su parte inferior con el número específico de nuestra unidad el reloj del cuentarrevoluciones en el cuadro de mandos en color rojo con las agujas en blanco o los detalles en aluminio y acero cepillado que recorren los pedales, la consola central y el habitáculo ponen la guinda a un conjunto muy atractivo. La tecnología de vanguardia viene de la mano del completo sistema MMI de infoentretenimiento y navegación en el centro de la consola y del sistema de audio Bose Surround Sound de alta calidad con 14 altavoces y 465 vatios.

detalle_interior_b0c6dd8563cad57567dd5ffc4.jpg

El equipamiento de este A1 Quattro realizado únicamente en carrocería de tres puertas es realmente muy exclusivo, incluyendo de serie elementos tomados de modelos de lujo, como los faros Xenón Plus, iluminación interior led, sensores de luces y lluvia, sistema de ayuda al aparcamiento trasero, climatizador automático, alarma, control de crucero, así como conexión a internet mediante un acceso integrado de WLAN.
En definitiva un pequeño deportivo tremendamente caro sólo apto para coleccionistas con la cuenta bancaria muy solvente, puesto que tiene un precio de nada menos que 53.600 euros