Audi A1 1.4 TFSI 185 CV S Tronic, el valor de lo pequeño:

Agencia EFE11 oct 2011
Hace mucho tiempo que en el amplio y multipolar mundo del automóvil, la proporcionalidad de las dimensiones dejó de vincularse a prestaciones de alto nivel y hoy coches de cotas muy reducidas y de cilindradas medias presentan una muy atractiva filosofía deportiva.

Lo pequeño también ha dejado de ser terreno vedado a las marcas premium que han encontrado en las tallas más reducidas del segmento compacto un banco de pruebas de mucho rigor para sus modelos si merma alguna de prestigio. Un ejemplo es el de Audi y su A1 que tiene ahora en la versión 1.4 TFSI con 185 CV de potencia un ejemplo muy bien definido de que no se tiene que recurrir a lo grande para generar valor.

Este A1 1.4 TFSI tiene indiscutibles puntos de comparación con el estilo GTi que, desde el Volkswagen Golf, hace ya casi cuatro décadas, imprimió afanes deportivos a modelos de calle, y que se ha extendido hoy como un reguero de pólvora entre las preferencias de la juventud, tanto en firmas de alta gama como en generalistas.

El Audi A1 más veloz por el momento no se ha encuadrado en la línea S, identificativa de los modelos deportivos de la marca, pero sí hace guiños a semejante exclusividad con un logotipo identificativo en la carrocería con la terminología S Line, que es toda una declaración de intenciones y una apuesta bien medida por su ubicación en la parcela GTi. No en vano, el Volkswagen Polo GTi, equipa el mismo motor que este Audi, con cinco caballos menos de potencia.

La versión es la última en incorporarse a la relación de versiones del más pequeño de los Audi. Evidentemente, asumir un motor de los registros de potencia que impone éste, conlleva importantes, aunque sutiles, modificaciones externas y dinámicas.

Por fuera el ADN A1 está presente en más de las tres cuartas parte de la carrocería, pero se dejan ver reflejos exclusivos como un chasis ligeramente más bajo, un alerón trasero más prominente, las ruedas multirradio y una combinación de colores externos y llamativos fiel reflejo de su filosofía rácing. Conserva la identidad de la gama en los cortos voladizos.

En el interior hay continuidad respecto a la buena calidad y terminación de los materiales y, en coherencia con esa adjudicación S Line, un sinfín de sugerencias deportivas en forma de recursos muy clásicos como los pedales de aluminio, forros en piel cosida en volante y pomo de palanca.

Al margen de estas concesiones casi obligadas el interior del A1 puede parecer angosto y limitado, pero ya hay sorpresas desde el mismo momento del acceso que se hace con facilidad, incluso a las plazas traseras que se tiene que hacer desde la puerta delantera por recibir el formato de tres puertas.

La estancia en las plazas delanteras se acomoda enseguida, pues hay bastante campo de acción para regular los asientos en altura, longitud y respaldo. La presencia en las traseras queda discreta para dos personas, que no tienen que contraer en exceso las piernas, por la justa separación entre filas de asientos, pero ocupantes de alta estatura tendrán que soportar la incomodidad de una altura reducida por la fuerte caída del tercer pilar en la zona de los respaldos.

En los casi 4 metros de longitud del coche hay lugar también para una instrumentación muy justa y comedida en sus botones, de manejo muy intuitivo, bien distribuida para el acceso visual y manual. Al mismo tiempo la amplia proporcionalidad de la superficie acristalada induce a un ambiente interior luminoso. Por último, el maletero está bastante bien dimensionado respecto a las cotas del coche, si bien peca de no alojar rueda de repuesto, recurriendo al kit antipinchazos, pero con el agravante de que esta versión no cuenta con sistema de información relativo a la presión de los neumáticos. De este modo, un simple pinchazo tiene las trazas de una avería gorda.

Las muy agradables insinuaciones de todo el escenario de este A1 de 185 CV quedarían incompletas sin el buen resultado que en todo momento ha ofrecido el motor. Se parte de un sonido levemente ronco, pero sin las estridencias de otros modelos de la competencia. El sistema de inyección directa de gasolina acentúa su refinamiento, pero compagina todo ese estadio de confort con el elemento práctico de unas aceleraciones y recuperaciones de primer orden, incluso partiendo de regímenes de giro notablemente bajos.

La salida en parado llega a ser incluso demasiado rotunda y obliga a jugar con algún tacto en la pisada del acelerador, al tiempo que se impone un fuerte agarre de volante para evitar pérdidas de tracción. No se ha podido experimentar por la meteorología, pero en firmes mojados y deslizantes se impone extremar la precaución.

La ingeniería del motor puede presumir de virtudes como su ligereza y escaso tamaño para ahondar en los condicionantes de necesaria ligereza que se traducen en sorprendentes registros de consumos y emisiones.

La gran respuesta a los requerimientos del acelerador son producto de la combinación de un compresor volumétrico y de un turbocompresor. El primero opera ya desde muy bajos regímenes, unas 1.500 r.p.m. y culmina su acción a las 2.400. El turbocompresor entra en acción, como muy tarde, a las 3.500, y es el que se encarga de mover el coche desde ese mismo momento.

El concurso en este sistema motriz de una caja de cambios S Tronic, inspirada en las leyes del doble embrague (dos ejes de transmisión funcionando a través de dos embragues) es un perfecto complemento. Responde al arquetipo de una discrecionalidad muy adaptada al estilo del conductor en el modo de manejo manual, con la ayuda de levas en el volante, y de un comportamiento mucho más estándar si se opta por la función automática total.

De una finura casi excelsa en las transiciones, tiene la virtud añadida de una relación de escalonamientos muy acertada, pues opera en la séptima relación por debajo de las 2.000 revoluciones, con lo que la órbita del consumo del más potente, por ahora, de los A1, queda en registros más que aceptables, concretamente, durante la prueba, en el entorno de los 8,5 litros a los cien kilómetros, un nivel de gasto factible teniendo en cuenta el escaso volumen de carga del depósito.

Este A1 de hechuras deportivas circula de forma muy compensada por el asfalto, aunque la dureza de las suspensiones puede dejarse notar en exceso a la hora de discurrir por carreteras de calzada descuidada. La toma de curvas se puede llevar hasta el límite sin notar apenas pérdidas de tracción o adherencia. La dirección, junto a un punto muy equilibrado de resistencia en función de la velocidad, tiene mucha complicidad con los movimientos de volante.

Audi ha conseguido una alta eficiencia dinámica en esta versión con la combinación de la estructura McPherson en el tren delantero y el eje de torsión posterior con muelles y amortiguadores separados en el trasero.

Otro elemento de seguridad, como los frenos, responden con plenitud de garantías, pues la mordedura es instantánea y la fatiga sólo se percibe tras un abuso de pedal, pero dejan ver el inconveniente de una actuación demasiado intrusiva del sistema ABS.

De precio, parte de un precio nominal ajustado y tirando a la baja, pero el equipamiento de serie obvia instrumentación que hoy forma parte obligatoria incluso en versiones paralelas de marcas generalistas. Queda un poco en mal lugar a este respecto.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

------------------------

Longitud 3,954 m

Anchura 1,740 m

Altura 1,416 m

Distancia entre ejes 2,469 m

Vía delantera 1,477 m

Vía trasera 1,471 m

Peso 1.190 kgs

Capacidad depósito 45 l.

Capacidad maletero 270/920 l.

Coef. aerodinámico N.D.

Posición motor Delantero, transversal

Alimentación inyección directa gasolina con

con regulación lambda adaptable

Cilindros 4 en línea (16 válvulas)

Cilindrada 1.390 c.c.

Potencia máxima 185 CV a 5.000 r.p.m.

Par máximo 250 Nm entre 2.000 y 4.500 r.p.m.

Velocidad máxima 227 km/h

Aceleración 0-100 6,9 seg.

Consumo medio 5,9 l./100 kms

Emisiones CO2 139 g/km

Impuesto de Matriculación 4,75 %

Dirección Electrohidráulica asistida en

función de la velocidad

Diámetro de giro 10,6 m

Frenos Discos ventilados (DEL.)

Discos (TRAS.)

Suspensión delantera Eje de brazo telescópico

McPherson con brazos

transversales triangulares

inferiores y barra estabilizadora

Suspensión trasera Eje trasero de cuatro brazos con

disposición independiente de

muelles y amortiguadores

Tracción Delantera

Neumáticos 215/40 R 17

Transmisión Automática-manual secuencial de

siete relaciones

Equipamiento de serie ABS con EBD, sistema de control

de estabilidad ESP, airbag

frontales, laterales y de

cortina, automatismos de luces y

limpiaparabrisas

Precio 27.300 euros

RESTO DE GAMA (Gasolina)

-------------

Versión Cilindrada Potencia PVP

----------------------------------------------------------------

A1 1.2 TFSI Attraction 1.197 c.c. 86 CV 15.770

A1 1.2 TFSI Ambition 1.197 c.c. 86 CV 18.520

A1 1.4 TFSI Attraction 1.197 c.c. 122 CV 18.600

A1 1.4 TFSI Attraction Stronic 1.197 c.c. 122 CV 19.600

A1 1.4 TFSI Ambition 1.197 c.c. 122 CV 21.460

A1 1.4 TFSI Ambition Stronic 1.197 c.c. 122 CV 22.350

COMPETENCIA DIRECTA

--------------------

Modelo Cilindrada Potencia PVP

----------------------------------------------------------------

Alfa Romeo MiTo 1.4 T-Jet 1.368 c.c. 160 CV 21.510

BMW 120i 1.995 c.c. 170 CV 28.550

Citroen DS3 1.6 THP 1.598 c.c. 202 CV 30.386

Skoda Fabia RS 1.4 TFSI 1.390 c.c. 180 CV 20.400

VW Polo GTi 1.4 TFSI 1.390 c.c. 180 CV 23.750

Volvo C30 2.5 T5 2.521 c.c. 235 CV 31.110

Angel Alonso