Aston Martin Rapide: El rival británico del Panamera

a fondo Aston Martin Rapide 1
Enrique Marco17 sep 2009
Ahora es Aston Martin quien se une a las berlinas deportivas de lujo con su nuevo Rapide, un automóvil de gran belleza y altísimo nivel que tendrá listo a principios de 2010.
Ya hemos comentado en algunas ocasiones el éxito que ha obtenido Mercedes con su coupé de cuatro puertas CLS, un éxito que evidentemente no ha pasado desapercibido para el resto de fabricantes. Audi acaba de lanzar el A5 Sportback, Porsche ha hecho lo propio con su Panamera, otras marcas más minoristas como Maserati ya contaban con una berlina muy deportiva como el Quattroporte, y otras aún más elitistas tienen planes todavía por definir como Lamborghini con su Estoque. Ahora es Aston Martin quien se une a las berlinas deportivas de lujo con su nuevo Rapide, un automóvil de gran belleza y altísimo nivel que tendrá listo a principios de 2010.
El Aston Martin Rapide mide 5,02 metros de largo y sólo 1,36 metros de alto, por lo que resulta una de las berlinas más bajas del mundo. El que su línea sea la más deportiva le beneficia en imagen pero también le perjudica en espacio, tanto para las plazas traseras como para el maletero. En la segunda fila del Rapide encontramos dos asientos individuales tipo backet, mientras que el espacio para la carga tiene un volumen de 301 litros, ampliables a 750 litros si se abaten los asientos.
Estéticamente el Rapide destaca por su brillante realización y su enorme similitud con los deportivos de la gama DBS, DB9 y Vantage- así como por su elevado nivel de lujo. Luces de leds, cueros de calidad, pantallas integradas tras los asientos delanteros, equipos de música de hasta 1.000W son sólo algunas de las exquisiteces que podrá incorporar el único Aston Martin de cuatro puertas de la gama actual.
Mecánicamente no se presentan soluciones revolucionarias, ya que se cuenta con un propulsor V12 6.0 de 470 cv similar al de los DBS y DB9. En el Rapide se obtienen un par motor de 600 Nm, lo que combinado con un peso bastante contenido le permite lograr unas prestaciones sobresalientes. Y es que para no llegar a las dos toneladas de peso se han tenido que emplear materiales ligeros como el aluminio y el magnesio en muchas partes de su chasis y carrocería; al final en la báscula el Rapide da 1.950 kilos.
Con una velocidad máxima de 303 km/h se convierte en una de las berlinas más rápidas, aunque su cifra de aceleración no logra bajar de la barrera de los 5 segundos: 5,3 segundos de 0 a 100 km/h. La caja de cambios del Rapide es automática de seis velocidades y tipo Touchtronic 2, mientras que el sistema de tracción lleva la potencia las ruedas traseras. En cuanto al tren de rodaje este coche viene muy bien equipado, con unas enormes llantas de 20 pulgadas que dan cabida a unos neumáticos de 245/40 R20 delante y 295/35 R20 detrás. Finalmente, esta gran medida sirve también para que quepan los voluminosos discos de freno, de 390 mm delante y de 360 mm detrás.