Aspid: Fuera de serie

Enrique Marco01 ago 2008
De manos de los catalanes de IRF Automotive llega el Aspid, un biplaza único al estilo roadster británico con una relación peso-potencia sin rival. ¡2,8 segundos de 0 a 100 km/h!
Fuera de serie
De vez en cuando nos toca salir de la rutina y hablar de automóviles fuera de serie, de creaciones prácticamente artesanales concebidas por valientes que no tienen ningún complejo frente a las marcas del mayor prestigio mundial. Para nuestra satisfacción, algunas veces estos “iluminados” son ingenieros españoles que, con sus pequeñas empresas ubicadas en nuestro territorio, se lanzan a un Salón del Automóvil como el de Londres para presentar su criatura, una criatura nacida tras varios años de trabajo y dedicación.

a fondo Aspid 1

El último de estos ejemplos es el Aspid, de los catalanes IRF Automotive, un biplaza al estilo de los rodaster británicos pero combinado con un diseño un tanto futurista y una relación peso-potencia muy favorable. Tienen previsto fabricar el Aspid con una cadencia de una unidad a la semana, y comenzarán a entregar las primeras unidades en verano de 2009. Su precio de partida es 95.000 euros, aunque piensan que es posible que no se produzcan dos Aspid idénticos, por lo que su coste final dependerá de las exigencias de cada cliente.
Parece básico, pero en sus extrañas esconde mucha tecnología y materiales selectos que le ayudan a mantener el peso en sólo 700 kilos. El propulsor es un dos litros de gasolina que desarrolla unos excelentes 270 cv, pero para los inconformistas se puede montar un compresor que levará la potencia hasta los 400 cv. Como cualquiera habrá imaginado ya, con 700 kilos y 400 cv las aceleraciones pueden ser fulgurantes, y de hecho la cifra homolgada es de 2,8 segundos de 0 a 100 km/h ¡Impresionante! La fuerza se transmite, como no, a las ruedas traseras y, en este caso, a través de un cambio manual de seis velocidades.
Con el Aspid, ya son unos pocos los automóviles deportivos de altísimas prestaciones nacidos en España, pues hace sólo unos meses presentamos el GTA, mientras que el año pasado hicimos lo propio con el Tramontana. No obstante, por concepto el nuevo Aspid se parece más a otros modelos no nacionales como el austriaco KTM X-Bow o el británico Caterham. A todas estas creaciones arriesgadas e inusuales, les deseamos desde aquí el mayor de los éxitos, con el fin de que puedan seguir fabricando espectaculares automóviles y delietarnos con sus impactantes diseños y planteamientos.