Aparente tranquilidad en Bayamo en las horas previas al juicio de Carromero:

Cuba juzga mañana al español Carromero por el accidente en el que murió Payá 1
Agencia EFE04 oct 2012
El juicio contra el español Ángel Carromero se espera en la ciudad cubana de Bayamo en un clima de aparente tranquilidad, con una visible presencia policial en el entorno del tribunal donde se celebrará la vista y con cautela entre los vecinos de la zona a la hora de opinar sobre el caso.

El juicio contra Carromero, que era el conductor del vehículo siniestrado y para quien el fiscal pide siete años de prisión, se celebrará a partir de las 9:00 hora local (14:00 GMT) en la ciudad de Bayamo, a más de 750 kilómetros al este de La Habana.

Ángel Carromero, dirigente de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Madrid, conducía el vehículo de alquiler que el pasado 22 de julio sufrió un accidente en el kilómetro 724 de la carretera que une las ciudades orientales de Las Tunas y Bayamo al estrellarse contra un árbol.

En ese automóvil viajaban Oswaldo Payá, de 60 años y líder del opositor Movimiento Cristiano Liberación (MCL), y Harold Cepero, miembro de ese grupo opositor, quienes fallecieron a consecuencia del impacto.

Carromero y un cuarto viajero, el sueco Jens Aron Modig, presidente la Liga Democristiana Juvenil de su país, resultaron heridos leves.

Al día siguiente del accidente, Carromero quedó detenido primero en dependencias policiales de Bayamo y desde el 27 de julio ha permanecido internado en el centro del Ministerio del Interior cubano '100 y Aldabó' de La Habana, considerado oficialmente un departamento técnico de investigaciones de la policía.

Según la versión oficial, las causas del accidente fueron el exceso de velocidad y otros errores del conductor del vehículo al circular por una carretera en obras que estaba sin pavimentar pero señalizada al efecto.

Sectores de la disidencia interna y del exilio han cuestionado los argumentos oficiales, mientras que la familia de Paya, que no ha presentado cargos contra Carromero, insiste en reclamar una investigación independiente.

Pocos días después del accidente, las autoridades cubanas mostraron a la prensa nacional y extranjera una declaración de Carromero, grabada durante su detención, en la que confirmaba la versión del accidente y negó que hubiera otros vehículos implicados.

En ese vídeo Carromero pedía 'a la comunidad internacional' que 'se centre' en sacarlo de la isla y 'no utilice' el suceso 'con fines políticos'.

El otro superviviente del siniestro, el sueco Modig, fue autorizado para regresar a su país pero antes compareció en persona ante periodistas y declaró no recordar detalles del siniestro porque estaba durmiendo en el momento del accidente.

En días posteriores al suceso, varios medios oficiales cubanos (todos los son) divulgaron editoriales y reportajes sobre la filiación política de Carromero y Modig -ambos dirigentes de formaciones juveniles conservadoras- y las motivaciones de su viaje a Cuba.

En concreto, el diario Granma, periódico oficial del Partido Comunista cubano, destacó que estos jóvenes llegaron a Cuba con visado de turista y violaron su estatus migratorio para involucrarse en 'actividades netamente políticas contra el orden constitucional' y entregar dinero al grupo disidente que lideraba Payá.

El Gobierno español ha insistido en pedir máxima discreción en el tratamiento de este caso para no dificultar la posibilidad de una futura repatriación de Ángel Carromero.

El ministro de Exteriores de España, José Manuel García-Margallo, habló sobre el caso con su homólogo cubano Bruno Rodríguez durante una reunión celebrada la semana pasada en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York.

En ese encuentro, el canciller cubano trasladó al ministro español que el juicio a Carromero se prevé 'relativamente rápido'.