Alpina Roadster S: 300 cv para el Z4

Diego Zotes04 mar 2004
Alpina es sin duda el preparador de BMW más cercano a la marca y con más peso específico dentro del sector, excluyendo lógicamente las creaciones de la filial BMW Motorsports. De hecho el nuevo motor que monta el BMW Alpina Roadster S es ensamblado junto con el resto de elementos mecánicos, durante el proceso de montaje en las factorías de BMW.
Inicio
ALPINA ROADSTER S

a fondo Alpina Roadster S 1

Alpina es sin duda el preparador de BMW más cercano a la marca y con más peso específico dentro del sector, excluyendo lógicamente las creaciones de la filial BMW Motorsports. De hecho el nuevo motor que monta el BMW Alpina Roadster S es ensamblado junto con el resto de elementos mecánicos, durante el proceso de montaje en las factorías de BMW.Es por eso que las realizaciones que cuentan con el distintivo de Alpina están tremendamente valoradas, tanto en el mundo de los clásicos donde sus codiciados deportivos no faltan en los eventos más importantes, como en la actualidad, con unas preparaciones con estilo propio y claramente prestacionales, capaces de elevar un punto la exclusividad de los deportivos de la marca bávara.

a fondo Alpina Roadster S 2

  Bajo la denominación Alpina Roadster S, se esconde un Z4 único, capaz de impresionar no sólo por sus 300 cv. y sus cualidades dinámicas, sino por la línea elegante de una preparación única, tan sugerente como lujosa.
Prestaciones puras
El nuevo motor rinde 300cv de potencia a 6300 rpm y entrega un 90% del par máximo, 362 Nm, entre 3000 y 6500 rpm, que combinados con una nueva caja manual de seis velocidades desarrollada específicamente para este modelo, son más que suficientes para proporcionar sensaciones de infarto en un roadster de apenas 1320kg.
Las aceleraciones son propias de un súper deportivo, parando en 5,3 segundos el cronómetro cuando ejecutamos el 0 a 100 km/h, y lo que es más significativo, empleando tan sólo 24,6 segundos para hacer el kilómetro lanzado.
Equipamiento de lujo
Los modelos que llevan el sello de Alpina, se distinguen no sólo por su estética deportiva, o sus prestaciones abrumadoras, sino que también son una referencia en cuanto a equipamiento, ofreciendo todo un lujo de accesorios y dejando en realidad pocos detalles fuera del equipamiento standard.
Así el BMW Alpina Roadster S, cuenta con detalles como el volante de cuero multifunción, sensores de aparcamiento, control de velocidad de crucero, navegador GPS, preinstalación para teléfono móvil, cargador de seis CDs y por supuesto, un tapizado de cuero especialmente diseñado por Alpina, para coronar tan extraordinario proyecto.
David Ordás (Autocity)
5 de marzo de 2004.