Alonso dice que hasta la bandera de cuadros todo puede pasar:

Alonso dice que hasta la bandera de cuadros todo puede pasar 1
Agencia EFE24 jun 2012
El español Fernando Alonso (Ferrari), doble campeón del mundo de Fórmula Uno y que hoy, domingo, ha recuperado el liderato del Mundial 2012 al lograr una victoria épica después de haber arrancado en el puesto undécimo declaró tras su triunfo que 'hasta la bandera a cuadros todo puede pasar'.

Alonso, que hoy logró se convirtió en el primer piloto en repetir victoria esta temporada al lograr su vigésimo noveno triunfo en F1 y el octavo con Ferrari, ya había advertido el sábado de que, a pesar de que su puesto en la calificación no había sido bueno y de que sus principales rivales -el alemán Sebastian Vettel (Red Bull) y el inglés Lewis Hamilton (McLaren)- salían desde los dos primeros puesto, los puntos se repartían 'el domingo'.

Recordado por Efe en la rueda de prensa oficial de la FIA por la predicción hecha un día antes de su primera victoria en Valencia -la segunda en España, después de la de Barcelona 2006-, Alonso indicó que 'hasta la bandera arlequinada, todo puede pasar'.

'Es otro ejemplo de lo que pasa los viernes y los sábados puede no tener nada que ver con el domingo. Al final, los entrenamientos del viernes son una cosa, en la que todos probamos diferentes partes del coche', explicó.

'Y el sábado, está bien y siempre es mejor lograr salir desde el primer puesto de la parrilla, para tener una carrera más limpia. Pero hasta la bandera arlequinada, cualquier cosa puede pasar', contestó a Efe el líder del Mundial hoy, domingo, en Valencia.

'Hoy hasta las dos de la tarde, el fin de semana estaba siendo malo. Ahora el fin de semana es muy bueno. Es algo que debemos recordar siempre. Que hasta la última vuelta en una carrera hay que ser positivo y creer en uno mismo', comentó el doble campeón mundial asturiano, que lloró de emoción en el podio.

Alonso explicó que eso fue 'algo más' por sus 'propios sentimientos'. 'Sobre todo me emocioné por la gente de las gradas. España no está pasando por su mejor momento, con la crisis y todos los problemas que tiene la gente. Gente que si quiere venir a un Gran Premio debe hacer un esfuerzo extraordinario'.

'Hay gente que hace viajes largos para venir aquí. Algunos tienen que dormir en sus propios coches o caravanas o donde puedan, porque quieren disfrutar de la carrera como sea. Y no es que ayer me sintiera triste, pero ayer a esa gente no le ofrecimos lo que esperaban', indicó Alonso.

'Por eso creo que hoy les devolvimos sólo un poco de lo que ellos nos dan, teniendo en cuenta todos los problemas que tienen y las preocupaciones que deben afrontar. La gente española está atravesando momentos difíciles', comentó el campeón asturiano.

'Ayer, gracias a la selección española de fútbol vimos banderas en las ventanas y en las calles, etcétera. Se nota un sentimiento de orgullo del pueblo español hacia sus deportistas. Hacia (Rafael) Nadal, hacia la selección de fútbol. Sentía la necesidad de hacer algo yo también hoy', comentó Fernando tras su espectacular victoria en Valencia, que le posiciona bien en su afán de lograr un tercer título mundial este año.

'Luchar por la victoria es el fin último de Ferrari en cada uno de los campeonatos en los que participa. El título debería ser siempre el objetivo, si se tiene en cuenta la historia y el nivel del equipo. Pero ayer éramos el once y el trece (tras la sesión de calificación). Necesitamos seguir trabajando día y noche', opinó Fernando.

'Es cierto que creemos y que nunca nos rendiremos. Que tenemos confianza en nosotros mismos. Y que afrontaremos con optimismo cada Gran Premio. Pero al mismo tiempo, al margen de haber ganado o si hubiéramos sido sextos hoy, aún no estamos en la posición que queremos, porque hay unos cuantos coches que son más rápidos que nosotros. Necesitamos trabajar más todavía', advirtió Alonso.

'Durante la carrera no hubo sólo un momento decisivo. Seguramente hubo cuatro o cinco que pudieron haber cambiado nuestro resultado. Probablemente la salida y la primera vuelta fueron realmente agresivas. Casi toque, en la primera curva y en la cuarta, a dos coches', dijo.

'Tuvimos suerte ahí y en algunos adelantamientos, sobre todo en el de (Pastor) Maldonado (Williams, venezolano); en el de (Mark) Webber (Red Bull, australiano)... también en el de Michael (Schumacher, alemán, de Mercedes) al salir del 'pit'; y, por supuesto, en el de (Romain) Grosjean (Lotus), después de la reanudación (tras la marcha del coche de seguridad que había salido), que fue muy arriesgado. Nos tocamos después de las dos primeras curvas', explicó.

'Ahí piensas que ha podido pasarle algo al coche, como pasa siempre que te tocas con alguien. Piensas que ha podido pasar algo, pero una vuelta más tarde ves que no te ha pasado nada. Esos momentos fueron cruciales. También, en la última tanda tuvimos que controlar los neumáticos, más la presión de Grosjean... no hubo un momento de relax', explicó Alonso, que admitió que no sabía que el inglés Lewis Hamilton (McLaren) había tenido un problema.

'Ha sido una victoria tremenda, ganar en tu país. Quizá la más emocional, porque una ceremonia en el podio en tu país no tiene parangón con nada. Recuerdo la victoria en Barcelona, en 2006. Siempre nos apoya el público a muerte cuando corremos en España. La victoria de hoy es aún difícil de explicar para mí. Aunque en términos de conducción o pilotaje puede que las haya habido mejores que esta', indicó.

'Lo intentamos a tope, pero hoy en día las carreras se deciden por factores pequeños. Hoy tuvimos las retiradas de Grosjean, la de (Sebastian) Vettel (Red Bull, alemán)... las ruedas, el 'safety car' que nos permitió parar, aunque lo hicimos todos. Quizás en cuanto al pilotaje en sí, puede que valore más la de este año en Malasia, por ejemplo', concluyó Fernando.