Alfa Romeo MiTo 1.4 T-Jet: Deportividad comprimida

a fondo Alfa Romeo MiTo 1.4 T-Jet 1
Autocity08 abr 2009
Alfa Romeo ha dado con la tecla para que su nuevo Mito esté a la altura de las expectativas: un utilitario con alma de deportivo, sin ningún complejo cuando se hunde el pie en el acelador, y con una línea exterior emocionante.
Deportividad comprimida
Objetivo cumplido. Alfa Romeo ha dado con la tecla para que su nuevo Mito esté a la altura de las expectativas: un utilitario con alma de deportivo, sin ningún complejo cuando se hunde el pie en el acelador, y con una línea exterior emocionante y que no dejará a nadie indiferente. Con dos versiones diésel, la mayor de estas motorizaciones, un 1.6 JTD que alcanza los 120 CV de potencia, se comporta con contundencia en carretera, haciendo real cualquier exigencia del conductor, que tendrá mejores sensaciones si apura hasta la sexta velocidad. En definitiva, un MiTo con buenas prestaciones que destaca por la elegancia en sus acabados y una línea exterior mucho más adelgazada que su versión anterior.
Con cambio manual, el MiTo tiene un precio más contenido que sus rivales más directos en el segmento de pequeños utilitarios. Comparándolo por ejemplo con el Mini, su precio es mucho más económico. La versión probada tiene un precio de 18.900 euros en el mercado, correspondiente a la gama Distinctive, mientras que el acabado Progression tiene un precio 1.000 euros inferior. Alfa Romeo ha mantenido su seña de identidad, sin obligar al cliente a un mayor desembolso. La marca italiana compite así con sus rivales más directos: confort y deportividad a un precio razonable.
Por dentro, el Mito es agradable y todos los detalles están razonablemente bien cuidados. A pesar de que emplea materiales plásticos, la posición de conducción es muy acertada. En la zona delantera falta un poco de espacio. Circunstancia que se nota cuando intentamos alcanzar el cinturón de seguridad. Sin ser muy holgado en la parte trasera del habitáculo, el Mito se iguala en este apartado con el resto de sus rivales, a excepción del siempre reducido Mini: es cómodo, aunque sin presumir; en los viajes largos, el asunto se complica. Detalles como el cuero en el volante o en el freno de mano, la opción de incluir el Bluetooth o navegador, hacen de este Alfa Romeo un coche preocupado por los pequeños detalles. Lastrado por su línea extremádamente deportiva, la visibilidad trasera no es nada buena. Sin ambargo, el maletero es más grande de lo habitual en este segmento.
Gestionado por el sistema electrónico DNA, las prestaciones del MiTo Diésel 1.6 JTDm de 120 CV son excepcionales, sobre todo cuando se elige el modo Dynamic o Deportivo. Los consumos, tanto en ciudad como en carretera, son contenidos; acorde con el que ofrecen sus rivales más directos: Ibiza, Fiesta o 207. El consumo real, entre ciudad y carretera, se fija en los 6,1 litros a los 100 km. Con el modo Normal responde muy bien en recuperaciones bajas, aunque en ciudad obliga a hundir más de la cuenta el acelerador. Muestra lo mejor de sí mismo a alta velocidad, tanto en modo Normal como Dynamic, cuando su caja de seis velocidades y su buen par se manifiestan al cien por cien. Debido a su tracción delantera y a sus reducidas dimensiones, se muestra algo inestable en carretera, aunque nada extraordinario para un coche que apenas supera los cuatro metros de longitud.