Alfa 147 1.6 105cv: Básico pero interesante

Diego Zotes13 jun 2003
Pocos compactos ofrecen una versión de acceso tan satisfactoria como el 147. Al estudiar la cifras de potencia y prestaciones del 1.6 105 cv, no te imaginas que en la práctica las sensaciones vayan a ser tan gratificantes.
Inicio
INTERESANTE OPCION BASICA

a fondo :: Alfa 147 1.6 105cv 1

Pocos modelos compactos del mercado ofrecen en su gama un primer escalón de acceso con resultados tan satisfactorios como en el caso del 147. Lo cierto es que al estudiar la cifras de potencia y prestaciones del Alfa 147 1.6 105 cv, resulta difícil pensar que luego en la práctica las sensaciones que nos proporcionará serán tan gratificantes. Evidentemente no podemos pedir aceleraciones fulgurantes ni notables recuperaciones a un coche de poco más de 100 cv y casi 1.300 kilos de peso, pero gracias a su alegría para "subir de vueltas", sonido, puesta a punto del chasis, dirección, etc, el más modesto de los Alfa 147 consigue un "feeling" de conducción muy destacable que nos permite incluso divertirnos con esos, en teoría, escasos 105 cv.

a fondo :: Alfa 147 1.6 105cv 2

La versión probada por Autocity corresponde a la carrocería de cinco puertas y al nivel de acabado Progression, versión por la cual hay que pagar 17.200 euros. De esta forma, el original modelo italiano se posiciona por precio, prestaciones y equipamiento a mitad de camino entre los más caros Audi A3 1.6 y VW Golf 1.6, y los más económicos Ford Focus 1.6 y Fiat Stilo 1.6, a la vez que en un nivel cercano al Peugeot 307 1.6. Dispuestos a anticipar un veredicto, podríamos decir que frente a estos ocasionales rivales, el Alfa andaría "a la cola" por por habitabilidad y espacio, pero destacadamente "a la cabeza" por agrado de conducción.
Enrique Marco, Autocity.
12 de Junio de 2003.
DISEÑO Y EQUIPAMIENTO

a fondo :: Alfa 147 1.6 105cv 3

Aunque ya lleva varios años en el mercado, el Alfa 147 es uno de esos coches que no pasa desapercibido y, en la gran mayoría de los casos, las críticas referentes a su diseño son muy positivas. La verdad es que últimamente Alfa Romeo está dando en el clavo y todo lo que hace gusta, ya no sólo por su diseño sino también por su calidad. El frontal del 147, la parte más singular y atractiva de su carrocería, está claramente inspirado en legendarias creaciones de la marca en los años 50 mientras que el perfil y la zaga, sin perder la armonía y belleza, resultan mucho más convencionales.
En el interior continúa el ejercicio de estilo. El cuadro de mandos posee una marcada personalidad deportiva y un diseño totalmente opuesto a la austeridad que caracteriza a la mayoría de automóviles de otras nacionalidades. Las dos profundas esferas del velocímetro y cuentavueltas, el deportivo volante con mandos de la radio incluidos y la consola con inserciones en símil de titanio aportan un aire dinámico, exclusivo y muy atrayente. Tanto las plazas delanteras como las traseras son muy cómodas, aunque no excesivamente espaciosas. Igualmente, el acceso a la segunda fila resulta más complicado que en la mayoría de sus rivales, pero son detalles prácticos que hay que pagar en beneficio de la estética. Por el mismo motivo, tampoco el maletero es muy capaz que digamos, quedándose en 280 litros ampliables a 1.030 si se abaten los asientos, una cifra inferior a la de sus rivales más directos.
Respecto al equipamiento de serie de la versión Progression, podemos citar como elementos más representativos los seis airbag -frontales, laterales y de cabeza-, ABS, climatizador automático con zonas independientes de temperatura, ordenador de viaje y equipo de sonido con ocho altavoces entre otras cosas. En una hipotética comparativa en su segmento en cuanto a relación calidad-precio-equipamiento, podríamos decir que el 147 1.6 105 cv Progression sale muy bien parado.
CONDUCCION

a fondo :: Alfa 147 1.6 105cv 4

Al igual que todos sus "hermanos" de gama, el Alfa 147 brilla a gran altura cuando hablamos de comportamiento dinámico. Con un bastidor excelente, una correcta puesta a punto de las suspensiones, buenos frenos y dirección ultraprecisa; las aptitudes del compacto italiano resultan ser de lo mejor del mercado. Eficacia y deportividad pero sin perjudicar apenas la comodidad para viajes relajados.
Pero la duda que nos asaltaba antes de subirnos al 147 de 105 cv era la de si por mucho carácter latino que Alfa imprima a sus modelos, esos 105 cv para casi 1.300 kilos no se iban a quedar escasos. Las prestaciones que declara tampoco nos ayudaban mucho a resolver el enigma, pues si bien nos parecen bastante correctas (11,3 segundos para pasar de 0 a 100 km/h y 185 km/h de velocidad máxima), tampoco nos anunciaban grandes satisfacciones. Pero en la práctica, como hemos dicho al principio, todas nuestras expectativas fueron superadas, y quedamos sorprendidos por el empuje del pequeño Alfa. No obstante, este comentario tiene matices. Primero, que al dejarnos llevar por la alegría de su motor, los consumos, que sobre el papel no son malos (8,1 l/100 km de media), se incrementan significactivamente. Y segundo, que al llevar alto de revoluciones el motor, el sonido que llega al habitáculo a velocidades en torno a 140 km/h comineza a ser demasiado elevado.
Por lo demás, la posición de conducción nos resultó muy cómoda, además de contar con varios reglajes. La visibilidad trasera ya no nos gustó tanto, pues queda limitada por las escasas dimensiones de la luneta trasera. Por último, la calidad general de los elementos que manejamos nos parece de lo mejor del mercado, al nivel de marcas que actualmente se tienen encasilladas como "de primera".