Adif podrá reducir un 8 por ciento el consumo energético con las recargas a coches:

Agencia EFE24 sep 2011
La energía liberada por los trenes en las frenadas podrá usarse para recargar vehículos eléctricos a través de un plan de puntos de suministro en instalaciones de Adif, que permitirá además reducir en un 8 % el consumo eléctrico del sistema ferroviario.

En la presentación del prototipo del proyecto, denominado "Ferrolinera", el presidente de Adif, Antonio González Marín, y el ministro de Fomento, José Blanco, destacaron el potencial de poder contar con puntos de recarga en más de 1.500 instalaciones de Adif.

No obstante, reconocieron que la puesta en marcha de estos puntos se irá acompasando al desarrollo del vehículo eléctrico en España, muy reducida por el momento, dado que, según los datos del Instituto de Estudios de Automoción, entre enero y agosto se han matriculado únicamente 197 vehículos eléctricos en España.

"La demanda por ahora no es muy alta pero estamos preparándonos para cuando llegue", señaló González Marín.

Los primeros puntos se instalarán en la estación de Málaga antes de que termine este año.

El ministro de Fomento, José Blanco, señaló que se trata de un proyecto "pionero" en todo el mundo y que forma parte de la apuesta del Gobierno por la movilidad sostenible, la innovación y la eficiencia y el ahorro energético.

"No ha habido ningún Gobierno tan sensible con la política medioambiental", dijo.

Los puntos de recarga funcionarán gracias a la energía que vierten a la red los trenes en cada frenada, una cantidad que varía entre los 5.000 y los 10.000 vatios (W) dependiendo del tipo de maquina.

De esa cantidad, una parte vuelve a la red eléctrica, mientras que otra se redirige a estos puntos, que cuentan con placas fotovoltaicas de apoyo, y alimentan un sistema basado en tecnología cinética para luego pasar a los postes de recargas, cuyo coste oscila entre los 5.000 y 6.000 euros.

Con cada frenada se pueden recargar entre 10 y 20 vehículos dependiendo del tipo de tren, explicó González Marín, que apuntó que el coste para los futuros usuarios será muy competitivo.

El proyecto ha contado con una subvención de 1,4 millones del Ministerio de Ciencia e Innovación y se ha desarrollado en el Centro de Tecnologías Ferroviarias (CTF) de Adif en Málaga.