ABT R8 GT-R: La estrella tuning del Salón de Ginebra

a fondo ABT R8 GT-R 1
David Ordás12 mar 2010
El Salón de Ginebra viene siendo año tras año, la cita elegida por los grandes preparadores, en especial los preparadores alemanes, para mostrar sus nuevos modelos al gran público.
Un aumento de potencia de 95 cv, un conjunto 100 kg más ligero que el original, estética de circuito y un comportamiento aún más deportivo, son las claves para que el ABT R8 GT-R alcance el objetivo para el que fue concebido. Este objetivo, que no es otro que llevar el espíritu del R8 GT3, la versión de circuito producida por Audi, a un coche de calle matriculable, se ha alcanzado plenamente con el ABT R8 GT-R que aquí os presentamos.

Prestaciones de Circuito


Una potencia final de 620 cv y un bastidor aligerado con Fibra de Carbono, tienen la culpa de que el ABT R8 GT-R solo necesite 3,2 segundos para acelerar de 0 a 100, y lo que es aún más sorprendente, que sea capaz de alcanzar los 200 km/h en solo 9,9 segundos.

Para que esto haya sido posible, el V10 de 525 cv original, ha sido potenciado gracias a una gestión electrónica optimizada, combinada con un nuevo sistema de admisión y escape, con el que los ingenieros de ABT han logrado la gran mejora en el rendimiento con la que el ABT R8 GT-R llega a los 325 km/h.

Pero para conseguir estos números tan espectaculares, tanto o más importante que la mejora mecánica, ha sido la dieta a la que han sometido al superdeportivo de Audi para conseguir rebajar 100 kg el peso final. Para ello no se han escatimado medios, las piezas de chapa de la carrocería han sido sustituidas por otras de carbono, y todos los cristales a excepción del parabrisas son ahora de Makrolon, un plástico ultraligero habitual en competición con el que se ha realizado también la nueva cubierta del motor.

El comportamiento dinámico también se ha visto mejorado, con un nuevo sistema de suspensión que cuenta ahora con amortiguadores regulables, y con las nuevas llantas ABT de 19 pulgadas en construcción forjada. Gracias a la rebaja de peso de todo el conjunto, el poderoso sistema de frenos cerámicos de Audi para el R8, necesita ahora menos metros para detener el vehículo y no ha sido necesario sustituirlo.

Como podéis ver en la galería fotográfica que os hemos preparado, la estética se inspira claramente en el Audi R8 GT3, y las defensas delantera y trasera, las cuatro aletas, el capó y la tapa del motor, además del alerón trasero regulable, todo ello fabricado en carbono, cambian totalmente y radicalizan el aspecto exterior del GT-R. Si estáis pensando en haceros con uno de ellos no debéis de esperar demasiado, pues ABT solo fabricará 25 unidades de este modelo, que será tan rápido como exclusivo.