ABT Golf VI: Vuelve el número 1

a fondo ABT Golf VI 1
David Ordás19 feb 2009
Desde su lanzamiento en 1974, el Golf ha sido el coche favorito en Alemania, y para el preparador germano ABT siembre ha sido una prioridad dotar al compacto de VW de un plus de deportividad, como queda patente en el nuevo Golf ABT.

Para ABT el Golf representa como tiene que ser un ganador, que desde 1974 ha dominado no solo entre los vehículos de su clase, sino siendo año tras año, uno de los coches favoritos en todo el mundo. Quizás por eso ABT siempre se ha concentrado en ofrecer lo mejor para conseguir un Golf con un punto más de deportividad, echando toda la carne en el asador, para entregar lo mejor de sus diseñadores y técnicos.

Dosis extra de deportividad

Con el kit exterior, formado por la rejilla delantera y el spoiler, junto con las taloneras laterales y el nuevo alerón trasero, el carácter deportivo del Golf se ve más que acentuado. La salida de escape, cuádruple, deja claro cuales son las verdaderas intenciones y capacidad del pequeño deportivo, además de dotarle de un sonido característico.

Además de estos aditamentos exteriores, todas las motorizaciones, tras pasar por las manos de ABT, se ven beneficiadas de una optimización electrónica pensada para aumentar el disfrute de conducción, pero sin penalizar el uso diario ni la fiabilidad. Así el motor de gasolina 2.0 TSI pasa de los 160cv de origen a los 210cv, un aumento más que considerable, al igual que ocurre con su hermano pequeño, el 1.4 TSI que pasa de 122cv a 160cv. Para el económico 2.0 TDI de 140cv, también se han previsto modificaciones, que le dotan de un par motor extraordinario, y de unos nada despreciables 170cv.

Para asumir la nueva caballería sin problemas, y para dotar al Golf de unas reacciones aún más deportivas, los ingenieros de ABT han previsto una nueva suspensión completa, que ha sido afinada al máximo para conseguir un comportamiento óptimo en cualquier circunstancia. Las llantas ABT AR no esconden el potente sistema de frenado, suministrado también por ABT, para que el aumento de potencia suponga una mayor agilidad, pero nunca penalizando la seguridad, que gracias a este equipo de frenos se refuerza con unas distancias de detención más cortas.