Abarth 500C esseesse: Caprichoso y muy divertido

a fondo Abarth 500C esseesse 1
Enrique Marco20 abr 2011
Uno de los modelos más lúdicos del mercado es el Abarth 500, el cual, si lo solicitamos en su configuración descapotable y con el kit esseesse, se sitúa al nivel de todo un Mini Cabrio Cooper S
CONTACTO
Si alguno de nuestros lectores está pensando en darse un capricho para el verano que tome nota: el Abarth que hoy probamos en Autocity es una de las mejores opciones. Este Abarth 500 C con el Kit esseesse es muy chic y muy divertido en su conducción, además de poseer el encanto de pertenecer a una marca de larga tradición deportiva, algo que los verdaderos aficionados al automovilismo sí valoramos. La verdad es que este coche prácticamente no tiene rival en el mercado, pues sólo uno de los que encontramos en las listas de precios reúne unos ingredientes similares, otro capricho que también probamos en Autocity: el Mini Cooper S Cabrio. El de BMW es algo más potente y casi 6.000 más caro, pero ambos calcan el tiempo registrado en aceleración de 0 a 100 km/h: 7,6 segundos (tiempo con la caja de cambios automática en el Mini, en el Abarth es la única posibilidad).
Antes de comenzar a hablar de los detalles y las sensaciones del Abarth 500 C vamos a mencionar su precio, pues aunque está justificado para lo que ofrece, sin duda será un freno para algunos potenciales clientes. El coste del modelo básico (con 140 cv) es de 21.590 , al que si le añadimos el Kit esseesse que eleva la potencia a 160 cv e incluye algunos elementos deportivos, deberemos sumar 3.200 . Finalmente, para tener una unidad tan coqueta y completa como la que probamos en Autocity, tendríamos que contemplar los 850 de la pintura bitono y los 1.000 de la preciosa tapicería de cuero. En total: 26.640 de capricho.

a fondo Abarth 500C esseesse 2

Hasta aquí los impedimentos para acceder a un coche como este, porque si podemos afrontar este presupuesto estaremos preparados ya para ponernos al volante de uno de los coches más lúdicos y glamourosos del momento. Si bien ya probamos el Abarth 500 cerrado con el Kit esseesse, esta versión descapotable es más caprichosa todavía. No se trata de un descapotable convencional, pues mantiene la estructura de un coche con techo, pero posee una capota de lona que una vez abierta por completo deja todo el techo al aire libre. La sensación de conducir a cielo abierto con este 500C puede que no sea idéntica a la que se obtiene haciéndolo con un descapotable convencional, pero sin lugar a dudas es muy placentera y mucho más agradable que la que podamos percibir en cualquier coche cerrado con un techo solar, por muy grande que éste sea.Descapotable del todo no, pero casi
Además, con este sistema, que se manipula fácilmente y de forma totalmente eléctrica, tenemos la ventaja de poder abrir o cerrar sin necesidad de detener el vehículo. Es posible dejar el techo en posiciones intermedias, y una vez cerrado la insonorización es francamente buena. Otra particularidad es que el maletero no se ve alterado en función de la posición de techo, ya que este es totalmente independiente y se abre mediante una pequeña tapa. El problema es que es pequeño, con 185 litros de capacidad. En cuanto a habitabilidad, en las plazas traseras hay espacio suficiente para que dos personas de talla media viajen sin problemas. Evidentemente no son dos plazas muy cómodas, y si éstos superan el 1,80 metros de estatura más vale que circulen con el techo abierto para que no vayan tocando el techo con su cabeza. El último pero que le podemos encontrar a este coche es la posición de conducción, que para tratarse de un vehículo de vocación tan deportiva tiene una banqueta que no puede regularse en una posición baja, y para el gusto de muchos conductores siempre quedará demasiado alta.
Por detalles y equipamiento, este coche es un excelente modelo para sibaritas. Llama la atención su salpicadero, con una consola central que carece de palanca de cambios. Son solo unos botones para manipular el funcionamiento del cambio, el cual, si deseamos utilizar en modo secuencial, deberá ser exclusivamente a través de las palancas que se ubican tras el volante. Su diseño, la calidad de los materiales, y extras como la tapicería de cuero aportan una imagen general de coche Premium, y podemos asegurar que el resultado de su habitáculo no defraudará ni a los clientes más exigentes. Por equipamiento, se incluyen de serie el mencionado cambio automático, los controles electrónicos de ayuda a la conducción con sistema Hill Holder para el arranque en pendientes incluido, los airbags frontales y laterales o incluso el de rodillas para el conductor, el volante deportivo de piel, el sensor de ayuda al parking, las llantas de aleación (con el kit de 17 pulgadas y con neumáticos 205/40 ZR17), etc.

a fondo Abarth 500C esseesse 3

Llega la ahora de arrancar el coche y aunque su sonido sea inicialmente discreto su ronroneo ya permite intuir algo de lo que esconde. Existe una importante tecla Sport que varía sustancialmente el comportamiento del coche, pues esta actúa en diversos parámetros y se nota especialmente en la dirección, cambio y entrega de potencia. En modo normal el Abarth se desplaza con suavidad y tratando de obtener la contenida cifra de consumo homologado: 6,5 l/100 km. No obstante, en este modo el paso de una marcha a otra no es nada rápido, y hace que añoremos el eficaz funcionamiento de las cajas de doble embrague (como la que estrenó hace unos meses el Grupo Fiat con el Alfa Romeo Mito TCT)."En modo Sport el Abarth 500 C con kit essesse proporciona al afortunado conductor unas sensaciones de lo más excitantes"En modo Sport el Abarth 500 C con kit essesse proporciona al afortunado conductor unas sensaciones de lo más excitantes
Pero este es un coche para llevarlo con la tecla Sport, y en ese momento comienzan las altas dosis de diversión. Aceleramos a fondo y el reloj analógico de presión de turbo sube como loco, pero lo más excitante llega al pasar de una marcha a otra a regímenes altos, momento en el que se escucha un sonoro petardeo que pone los pelos de punta a los conductores más racing. El empuje es muy notable, pues acelera de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos; pero lejos del nerviosismo que mostraban los coches tan potentes y tan pequeños de hace unos años, la seguridad y la precisión con la que este coche con el kit esseesse transmite la potencia al suelo es fabulosa. A ésto evidentemente ayuda el mencionado kit, que incluye neumáticos más grandes y unos amortiguadores koni más deportivos. Pero no sólo tracciona de forma sobresaliente, pues su impresionante paso por curva y su potente frenada hacen que este coche sea uno de los más rápidos en tramos muy revirados.
Y es que con sólo 930 kilos de peso y 2.300 mm de distancia entre ejes, combinados con una fuerza tremenda y una efectividad ejemplar a la hora de traccionar, la agilidad con la que se puede mover este coche es asombrosa. Para no desentonar, el cambio de marchas ya funciona mejor con la tecla Sport activada, pues resulta más rápido, aunque también más brusco. En definitiva, el Abarth 500 C con el kit esseesse es uno de los coches más apetecibles del mercado, pues gusta por su estética y detelles a la vez que enamora por su divertidísimo comportamiento. Su precio, lógicamente, no es bajo, pero sigue siendo más económico que su único rival directo: el Mini.