500 km en Motorland: Lorenzo, mejor que Alguersuari

a fondo 500 km en Motorland 1
Enrique Marco13 dic 2010
La última carrera automovilística del año a nivel nacional se disputó en tierras aragonesas, en concreto en el circuito que este año se estrenó como escenario del mundial de Moto GP: Motorland Aragón.
Lorenzo, mejor que Alguersuari
La última carrera automovilística del año a nivel nacional se disputó en tierras aragonesas, en concreto en el circuito que este año se estrenó como escenario del mundial de Moto GP: Motorland Aragón (Alcañiz, Teruel). Esta temporada ya estuvimos ahí el pasado mes de abril, cuando se celebró la primera carrera de las World Series by Renault, pero en esta ocasión quisimos repetir para ver cómo se desenvolvían en la disciplina de Resistencia dos grandes estrellas mediáticas: Jorge Lorenzo y Jaime Alguersuari. Lo cierto es que a ninguno de los dos le fue especialmente bien –mejor al campeón de Moto GP que al piloto de F1- aunque la carrera resultó de lo más divertida, a pesar del frío y la niebla reinante.
Unos 500 kilómetros y cuatro horas de carrera al volante de turismos de competición, pudiendo participar dos o tres pilotos por coche. Así se lleva a cabo una carrera de resistencia, disciplina que ya tiene campeonato nacional y que se está mostrando como una de las fórmulas más exitosas últimamente. De hecho, en este tipo de carreras ("hermanas pequeñas" de las 24 Horas de Le Mans) se viven todas las emociones que se pueden dar en las carreras: piques en la pista, cientos de adelantamientos, algunos accidentes, repostajes, cambios de neumáticos, cambios de pilotos, reparaciones de urgencia…
Pero vayamos a lo que nos trajo a esta carrera, la actuación de dos grandes estrellas, una de las motos y otra de la Fórmula Uno. Jorge Lorenzo repetía experiencia con un Abarth 500 copa, pues semanas atrás ya tomó parte en la prueba de Montmeló, aunque en aquella ocasión diversos problemas le retrasaron en la clasificación final. Por su parte Jaime Alguersuari ejercía de “embajador” de Seat y se subía a uno de los numerosos “Leones” de la copa. Aunque algunos titulares de la prensa generalista se empeñaron en vender esta carrera como un duelo entre Lorenzo y Alguersuri, nada más lejos de la realidad, ya que ni el nivel de pilotaje de uno y otro es similar, si sus máquinas se podían comparar: 300 cv el León y 200 cv el Abarth.
Aunque los casi 50 coches salieron a pista todos a la vez y evidentemente existía una clasificación final general, nada menos que 7 categorías les separaban para otras tantas clasificaciones independientes. El Seat León de la copa que Alguesuari compartía con Arnau Merlos se catalogaba como D1, mientras que el Abarth 500 que Lorenzo compartía con De los Milagros y Echegoyen participaba en D5. El objetivo del piloto de F1 no era otro que el de obtener la victoria absoluta, mientras que el del campeón de Moto GP pasaba por imponerse en su categoría, en la cual se enfrentaba a los Mini Challenge.
La fría mañana comenzaba con problemas mecánicos para el Seat de Alguersuari, los cuales le obligaron a salir desde boxes. En principio, para una carrera tan larga ésto no debería haber sido un gran impedimento para llegar arriba, pero numerosos incidentes como trompos, toques y pichazos relegaron al dúo Alguersuari-Merlos a posiciones muy retrasadas. Finalmente, 4ª posición de su categoría y 17ª de la general; un resultado nada meritorio para el piloto de Toro Rosso. No obstante, la intención de Alguesuari no era otra que divertirse, y al final de la carrera declaraba que: "Lastima del problema que nos ha impedido tomar parte en los entrenamientos clasificatorios. El salir en la última posición nos ha impedido luchar por la victoria o el podium, pero hemos rodado cuatro horas a fondo, recuperando muchas posiciones. Las sensaciones al volante han sido magníficas y la experiencia, pese a todo, ha sido excitante y positiva. Pilotar a fondo un Seat León Supercopa ha sido lo mejor”.
Por su parte Lorenzo fue el primero de su equipo en salir a pista, y la verdad es que no podía seguir el ritmo de los Mini Challenge, que le iban tomando ventaja poco a poco, pero debido a la superior autonomía del coche italiano éstos jugaban con la baza de hacer una parada menos para repostar, lo cual, si no perdían muchos segundos, les podía propiciar que recuperasen puestos. El Abarth 500 dio lo mejor de sí cuando el campeón 2010 de las copas Clio y Mini, José Manuel De los Milagros, se puso al volante, quien rodaba entre uno y dos segundos por vuelta más rápido que Jorge Lorenzo y situó al Abarth en primera posición de su categoría (incluso llegaron a ir un buen rato por delante del León de Alguersuari). Durante el último turno de pilotaje en el equipo Abarth, ocupado por el zaragozano Anchel Echegoyen, la mayor velocidad de uno de los Mini (Gómez-Sepúlveda) le permitió recortar tiempo e impidió al trío del Abarth 500 mantener la primera posición. Finalmente el equipo de Lorenzo fue segundo de la categoría D5 y 22º de la general; un buen resultado y un lugar en el podio.
No fueron los únicos nombres conocidos que se inscribieron en Motorland, pues el mundialista de 125, Efrén Vázquez, y su manager y ex-piloto, Herri Torrontegui, también quisieron participar al volante de un Peugeot 207 Copa, con el cual finalizaron en la 2ª plaza de su categoría D6 y en la 33ª de la general. Y en cuanto a los verdaderos protagonistas de la carrera, aunque menos conocidos para el público general, debemos citar a la pareja compuesta por Kanarogrou y Campos, con un espectacular deportivo Ginetta G-50 que se mostró inalcanzable para el resto de los participantes. Sólo el KTM X-Bow de Serra-Alvarez parecía inquitarles al principio, pero los catalanes pronto tuvieron que retirarse. Tras el Ginetta, toda una colección de “Leones” de diferentes evoluciones y años, pero todos ellos muy competitivos. El mejor de ellos fue el de la pareja Marc Carol y David Sánchez, el primero un excampeón de la copa León y el segundo un piloto alcañizano que ya sabe lo que es ganar en su tierra. Por último, decir que la categoría más disputada fue la D4, en la que participaban nada menos que 15 “Clios” de la copa. El mejor de ellos fue el de Bossy-Millán, 10º de la general.
Clasificación final 500 km
1º--Kanarogrou/Campos (Ginetta G-50): 4 horas, 1 minuto y 47 segundos (106 vueltas)
2º--Carol/Sánchez (Seat León): a 3 vueltas
3º--Recuenco/Cortizo (Seat Leon): a 3 vueltas
4º--Cano/Olive (Seat León): a 3 vueltas
5º--Vescovi/Lepoutre/López (Seat León): a 4 vueltas
17º--Alguersuari/Merlos (Seat León): a 9 vueltas
22º--Lorenzo/De los Milagros/Echegoyen (Abarth 500): a 10 vueltas
Hasta 36 clasificados; y 13 equipos que no completaron la carrera.