40º aniversario del 911 Turbo: El Porsche más deseado

portada_turbo_89a19b2db19b06005530113d2.jpg
Enrique Marco25 mar 2014
Uno de los deportivos más deseados del mundo, el Porsche 911 Turbo, cumple 40 años. La marca de Stuttgart lo va a celebrar esta semana en la Techno Classica de Essen (Alemania), donde se exhibirán las seis generaciones de este modelo que se pudo ver por primera vez en el Salón de París de 1974 con un motor 3.0 de 260 cv.
Desde el próximo miércoles día 26 y hasta el domingo 30 de marzo se celebra en Essen (Alemania) la feria de coches clásicos más importante de Europa: la Techno Classica. Este salón va ya por su 26ª edición, y en los últimos años ha rozado la mágica cifra de los 200.000 visitantes y ha superado los mil expositores repartidos entre los más de 100.000 metros cuadros y 20 pabellones. Si en 2013 Porsche celebró ahí el 50ª aniversario del 911, este año va a festejar otro cumpleaños igualmente importante: el 40º aniversario del 911 Turbo. Vamos a repasar brevemente la historia de este mítico modelo.
Porsche 911 Turbo (930), de 1974 a 1989.
El origen del Porsche 911 Turbo se remonta al Salón de París de 1974, lugar donde se presentaba un superdeportivo que ha sido y es uno de los automóviles más deseados del mundo. El modelo inicial (código 930) tenía ya una potencia de 260 cv y podía alcanzar más de 250 km/h, acelerando de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos. Su carrocería no pasaba desapercibida debido a su característico capó delantero, las abultadas aletas y el típico alerón posterior. Con un equipo de frenos heredado de la competición y un cambio de cuatro velocidades, el Porsche 911 turbo era, sin lugar a dudas, uno de los automóviles más eficaces del mercado. También su mecánica, con un par motor de 342 Nm a 4.000 rpm, sorprendía y destacaba por lograr unos valores que parecían inalcanzables para un motor sobrealimentado.

turbo_x__56b7c6a356c484196b72f93c2.jpg

Tres años después se presentaba una evolución que introducía numerosas novedades tecnológicas, como la adopción de un intercambiador de calor. En esta ocasión, el motor crecía 300 centímetros cúbicos hasta los 3,3 litros para desarrollar 300 cv y mejorar la elasticidad de su predecesor, además de aumentar ligeramente las prestaciones. Esta versión se comercializó invariable hasta 1982, fecha en la que se mejoró la preparación de la mezcla rebajándose el consumo de combustible, mientras que en 1986 aparecían las variantes Cabrio y Targa. El cambio de cinco velocidades llegó en 1988, y fue dos años después de la última modificación, en 1990, cuando el 911 turbo original tras 15 años de vida pasó a una nueva carrocería.Del Porsche 911 Turbo código 930 algunos lo dividen en dos generaciones, pero es más justo referirse a él como único
Porsche 911 Turbo (964), de 1990 a 1995.
Chasis de nueva estructura, frenos ABS, aletas posteriores todavía más ensanchadas o llantas de aleación de 17 pulgadas fueron algunas de sus modificaciones más destacadas. La potencia se elevó a 320 cv y las prestaciones continuaban en ascenso: 270 km/h y cinco segundos para pasar de 0 a 100 km/h. La última evolución del 911 turbo con un solo turbocompresor nació en enero de 1993. Con 3,6 litros de cilindrada y un sistema de inyección mejorado se consiguieron 360 cv. Las prestaciones evolucionaron en consonancia, se llegó hasta los 280 km/h de velocidad punta y se rebajó la barrera de los cinco segundos en aceleración de 0 a 100 km/h

turbo_x__08422b636caf4a68f831fa44c.jpg

Porsche 911 Turbo (993), de 1995 a 1999.
En la cuarta generación del 911 y tercera del 911 Turbo, presentada en 1995 (carrocería 993), se contaba con el mismo motor boxer de seis cilindros y 3,6 litros, pero ahora por primera vez con dos nuevos turbocompresores. El incremento de potencia fue significativo, llegando a 408 cv de potencia máxima y 540 Nm de par motor. Las dos turbinas permitían que, además del disponer de más empuje, la respuesta fuera más suave. La gran novedad de 1995 radicaba en la introducción del sistema de tracción integral del Carrera 4 con embrague multidisco viscoso, dando un paso adelante en materia de seguridad. Las prestaciones no defraudaban a nadie, acercándose peligrosamente a los 300 km/h de velocidad máxima. Antes de dar paso a la siguiente versión actual, en 1999 se cumplían los 25 años del 911 turbo, del que se habían vendido nada menos que 32.223 unidades.

turbo_x__5d64844aae69c6300b68b2481.jpg

Porsche 911 Turbo (996), de 2000 a 2005.
Ya en el siglo XXI llegó el primer Porsche 911 Turbo refrigerado por agua, mientras que la tracción integral a las cuatro ruedas venía como dotación estándar. La polémica estética del 911 (996) se veía mejorada con los elementos del Turbo, pues las generosas tomas de aire le proporcionaban un aspecto mucho más agresivo. Disponible con caja de cambios manual o Tiptronic, las mejores prestaciones se lograban con el cambio convencional, pues registraba una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos y una velocidad máxima de 305 km/h. Los primeros años homologó una potencia de 420 cv, pero ésta creció a partir de 2004, cuando se situó en 450 cv gracias a la utilización de dos turbos más grandes.

turbo_x__9a82a45725fe2396b8792aa08.jpg

Porsche 911 Turbo (997), de 2006 a 2012.
En junio de 2006 comenzaban las ventas del 911 Turbo correspondiente a la generación 997, igualmente con tracción 4x4 y dos turbos que le llevaban en esta ocasión hasta los 480 cv. Por primera vez, si se equipaba con el cambio opcional Tiptronic no sólo se mantenían las prestaciones sino que se mejoraban, de modo que este 911 Turbo aceleraba de 0 a 100 km/h con el cambio automático en 3,7 segundos (dos décimas menos que si se equipaban con la caja manual convencional). Los turbos de geometría variable (y una par motor de 680 Nm) junto a una electrónica mucho más evolucionada mejoraban su comportamiento. Estéticamente crecía todavía más en anchura mientras que en los grupos ópticos incorporaba los leds. En noviembre de 2009 esta generación del 911 Turbo recibía un restyling y un nuevo incremento de potencia muy trabajado, ya que tras varios años con el bloque de 3,6 litros crecía a 3,8 litros y metía la alimentación por inyección directa. Resultado: llegaba por primera vez en configuración estándar a la mítica barrera de los 500 cv. Pero aún había más, ya que si el último cambio Tipctronic ya había comenzado a funcionar bien, este año se introducía el todavía más eficaz PDK (de doble embrague). Así las cosas, bajaba los consumos y mejoraba las prestaciones hasta los 312 km/h de velocidad máxima y 3,4 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h.

turbo_x__26e1f106231acdc659615b50f.jpg

Porsche 911 Turbo (991), de 2013 a la actualidad.
El actual 911 Turbo (991) todavía no lleva ni un año en el mercado, pues fue el pasado mes de septiembre cuando llegaron las primeras unidades. Por primera vez se ofrece con dos evoluciones mecánicas -Turbo de 520 cv y Turbo S de 560 cv- y ya no está disponible con caja manual, pues el efectivo cambio PDK viene de serie. La base mecánica sigue siendo la misma 3,8 litros 6 cilindros bóxer que se introdujo al mitad de la anterior generación, así como la tracción integral a las cuatro ruedas; todo ello debidamente evolucionado y perfeccionado. Su mayor anchura y las enormes llantas de 20 consiguen ahora un conjunto todavía más impresionante combinado con los nuevos grupos ópticos de leds y diseño más fino y afilado. Los consumos siguen descendiendo e incluso monta el sistema Start&Stop de serie para homologar un gasto medio de combustible inferior a los 10 l/100 km. En cuanto a las prestaciones, la nueva generación del mítico 911 Turbo es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en sólo 3,1 segundos y de alcanzar los 318 km/h.

turbo_x__3143ce26efb82c7ee7e1b6a6a.jpg